7 jun. 2014

Uncion solo para algunos?


¿Uncion solo para algunos?
Por: Dr. Félix Muñoz

"Dios no da el Espíritu por medida - Jn 3:34 (RVR)".


De todos los dones dados por Dios a la humanidad, no hay uno más grande que la presencia del Espíritu Santo en la vida del creyente.



La palabra (medida/medir) viene del griego (metron) la cual significa: calcular, refrenar, cantidad limitada, denota: No solo aquel que lo tiene lo ha de tener en una medida o cantidad, sino que todos obtienen la misma cantidad exacta.

Como creyentes tenemos una (Uniformidad) con Cristo Jesús, Él nos comprate Sus cualidades perfectas, eternas y gloriosas, todo lo que Él tiene lo obtenemos nosotros como creyentes al depositar nuestra confianza en Él (Gál 4:4-7, Rom 8:17, Tit 3:7), esa similitúd la adquirimos mediante el Espiritu Santo el cual mora en el corazón del creyente (Rom 5:5, Gál 5:22-23), el Espíritu Santo tiene muchas funciones y actividades celestiales aqui en la tierra. Él trabaja en el corazón del hombre, en todas partes (Jn 16:7-11). Todos tienen una (conciencia de Dios), ya sea que lo admitan o no, porque el Espíritu manifiesta la existencia de Dios en la propia mente o en la conciencia del hombre para convencerlo por medio de Sus justos argumentos de que es pecador (Rom 5:12). La respuesta a esa convicción lleva al hombre a la salvación. El Espiritu no solamente convence de pecado al hombre natural sino que aplica las verdades Biblicas en las vidas de aquellos que creen en Cristo Jesús.

Una vez que somos salvados y pertenecemos a Dios, el Espíritu hace su morada en el corazón del creyente para siempre, sellándolo así con la confirmación, certificación y seguridad de la promesa del nuevo estado eterno como Sus hijos (Jn 14:16, Efe 1:13). La palabra griega traducida como (Consolador) es (parakletos) y significa: alguien que es llamado al lado de, denota: la funsión de un abogado defensor o ayudador. Tiene la idea de: alguien que anima y exhorta, esto tiene que ver con Su residencia permanente en los corazones de los creyentes (Rom 8:9; 1 Cor 6:19-20; 12:13). La presencia del Espíritu Santo dentro del creyente le permite comprender e interpretar la Palabra de Dios clara e inconfudiblemente (Jn 16:13). Él revela a la mente del creyente todo el consejo de Dios y así (tenemos la mente de Cristo - 1 Cor 2:16), Él ilumina al creyente en todo lo relacionado con la verdad de Cristo Jesús en Su totalidad, no parcialmente sino plenamente.

Él es el guía fundamental, que va delante del creyente, mostrando el camino, removiendo obstáculos, abriendo el entendimiento y haciendo todas las cosas claras y evidentes. Él nos conduce por el camino que debemos andar en todas las cosas espirituales. Sin tal guía, estaríamos expuestos a caer en el error (Rom 8:14). Una parte crucial de la Verdad que Él revela, es que Jesús es quién Él dijo Ser (Jn 15:26; 1 Cor 12:3). El Espíritu nos convence de la deidad de Cristo, Su encarnación, Su identidad, Su muerte, resurrección y ascensión, Su exaltación a la diestra de Dios, y Su función como Juez de todo. Él da gloria a Cristo en todas las cosas, y nos muestra todo lo concerniente a Él en Su caracter y naturaleza perfecta (Jn 16:14).

El Espíritu hace Su función como productor del fruto (vida) de Cristo en la vida del creyente. Cuando Él habita en el corazón, Él comienza a trabajar para cosechar Su fruto glorioso (Gál 5:22-23), es decir, que todas las cualidades santas y perfectas de Cristo Jesús, Su plenitud, y Su naturaleza divina las graba vivible y visiblemente y las expresa en las vidas de los creyentes en Él. Estas no son las obras de nuestra carne, la cual es incapaz de producir tal fruto (Gál 5:19-21), sino que es el producto de la presencia del Espíritu en nuestras vidas, ya que son cualidades sobresalientes de Cristo en Su propia naturaleza, no nuestras. Conforme a nuestra (Uniformidad) con Jesucristo, recibimos todo lo que Cristo Mismo es. Porque como en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad (Col 2:9), de la misma manera los creyentes somo hechos completos en él (Jesucristo), que es la cabeza de todo principado y potestad (Col 2:10). Al fin y al cabo, todo esto nos da a entender que toda riqueza, sabiduria, justificación y perfección, si alguna de estas cualidades tenemos, no es en nosotros mismos o en nuestros meritos propios, sino en los meritos y la persona de Cristo, el cual vive en nosotros (Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención - 1 Cor 1:30).

Cuidado con aquellos que proclaman ser los unicos que tienen la uncion (los supuestos ungidos) de Dios como personas unicas.

Porque de su plenitud tomamos todos (creyentes), y gracia (dada por Cristo) sobre [abundante] gracia (derramada por el Espiritu) - Jn 1:16 (RVR)".

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com