9 jul. 2014

EL DOMINIONISMO O “REINO AHORA”

EL DOMINIONISMO O “REINO AHORA”
POR: MIGUEL ROSELL.


<<El Dominionismo (Reino Ahora) es escatología post-milenial y militante, que enseña que la única manera para que el mundo pueda ser rescatado, debe ser a través del poder temporal y terrenal previamente incautado por la Iglesia. Sólo después de que de este modo el mundo haya sido rescatado, podrá entonces regresar el Señor Jesús>> 1

Algunos dominionistas creen que dicha incautación o confiscación de los poderes terrenales será como resultado de las señales, maravillas y milagros por parte de los “ministros muy ungidos” que convencerán al mundo.

Otros creen que será como resultado de una política de conquista militar básicamente, podría entenderse esto como el llamado Reconstruccionismo. La mayoría lo ven como una combinación de ambas.

Esta posición absolutamente postmilenarista (veremos más acerca de este término), es la enseñanza histórica de la iglesia católico-romana.

Muchos creyentes, y muchos de corte pentecostal, son dominionistas aun y sin saberlo.

1. ¿¡REINO AHORA!?
Bajo la bandera del Dominionismo (teología del Dominio o Reino Ahora, Latter Rain Movement, Manifest Sons of God; etc.) tenemos:

-A los Reconstruccionistas;
-A los nuevos apóstoles y profetas;
-A los Reformistas Apostólicos (New Apostolic Reformation);
-A los Restauracionistas (Restoration Movement);
-A los seguidores de la teología del Reemplazo *;
-Al G12 (Gobierno de doce); etc.
* (La llamada teología del Reemplazo es la que enseña que todas las promesas y beneficios de Dios concernientes a Israel pasaron a la Iglesia cuando Israel rechazó al Mesías)

Todos ellos por su cuenta ya están anunciando el establecimiento del Reino para ahora, y la subsiguiente conquista de las naciones.

A. La cuestión del postmilenarismo:
Parte de la enseñanza dominionista “Restauracionista” (entiéndase, Movimiento de la Restauración), englobado en el Kingdom Now, tiene como base que los eventos del libro de Apocalipsis ya han sucedido, que son historia, y que el Reino de Cristo como Rey sobre la tierra es ahora.

Creen que el Reino es ahora, llamado el Milenio (Ap. 20: 2-4). Por lo tanto, las creencias de este “movimiento de la Restauración”, que muchos comparten aunque no sepan que se llama así, tienen su naturaleza en la posición POST-MILENIAL.

B. ¿Qué es el POSTMILENARISMO?
El postmilenarismo es la creencia de que Jesús estableció Su Reino en el momento de su Ascensión a los cielos (Hchs. 1: 9), (algunos dicen que en el momento de nacer de María; o en el inicio de su ministerio), y que ahora está reinando de facto a través de Su Iglesia. Entonces, El no volverá hasta que progrese un periodo significativo de gobierno cristiano en este mundo.

Los que así creen, dicen que hay que cristianizar todo el mundo, accediendo al gobierno de las naciones y de las instituciones, y trayendo paz y prosperidad a la humanidad.

El modismo que emplean comúnmente es el de “dominar para Cristo”.

Los postmilenaristas creen:
-Que la Iglesia reinará triunfante antes del regreso de Cristo (Reino Ahora).
-Que la Iglesia es el instrumento que Dios está usando para hacer que Cristo venga en gloria, en poder universal y gloria.
-Que la apostasía, la Tribulación, el Anticristo y otros, son eventos pasados.
-Que en todo caso, el Anticristo es un espíritu que se mueve, como dicen ellos, en los sectores inmovilistas de la Iglesia (contrarios a sus creencias).
-Que la resurrección y el juicio final ocurrirán con la Venida de Cristo en gloria.
-Muchos, sin ser conscientes ni darse cuenta, son postmilenaristas en su credo.

Esa es la razón por la cual, muchos esperan que en este tiempo ocurran las cosas que sólo ocurrirán a partir de la venida en gloria de Cristo.

Sólo hay que prestar una mínima atención a cómo va este mundo para ver que de ninguna manera estamos en el Reino que Dios prometió a Israel; ni supuestamente a la Iglesia (teología del Reemplazo).

El concepto de victoria universal (a todo nivel) de la Iglesia, y el Reino en el día de hoy, antes de la venida del Rey, no pueden basarse en un entendimiento pre-milenial, esto es, el Reino es a partir de la venida gloriosa del Rey, sino en un entendimiento postmilenarista.

2. RECUENTO HISTÓRICO DEL REINO AHORA.

A. ¿QUE CREIAN LOS PRIMEROS DISCIPULOS?
Además de la evidencia bíblica, lo cual es más que suficiente, no está de menos echar un vistazo a lo que creía la Iglesia primitiva.

La idea de que la Iglesia iba a reinar victoriosa en este mundo antes de la venida del Rey, no existía.

Todos los escritos de los primeros discípulos (siglos I y II; así como la misma Biblia), son de corte PRE-MILENIAL, es decir, que habrá un Reino literal que durará mil años y que comenzará justo con la venida de Cristo en gloria a esta tierra (Ap. 20: 4-7).

Para encontrar la primera doctrina de corte post-milenial, deberemos avanzar a partir de los primeros discípulos en la historia de la Iglesia, e ir hasta el tiempo de Orígenes (alrededor del 200 d.C.; s. III).

Este hombre, estudiante de filosofía pagana, y basándose a la hora de interpretar la Escritura en el sistema alegórico griego, introdujo muchas herejías en el seno de la Iglesia.

Orígenes creía:
-En un tipo de reencarnación de las almas;
-En la eventual salvación del diablo;
-En el conocimiento oculto de la Palabra;
-En una supuesta auto-deidad del hombre.
-Que Jesús estaba subordinado al Padre, como un ser creado.
-No creía que Jesús iba a reinar de forma visible sobre la tierra.
-Orígenes era más bien era un gnóstico; en otras palabras, él podría ser un actual miembro de la Nueva Era.

Este fue el hombre que encasquetó el postmilenarismo a los creyentes.

Contrariamente, los Padres de la Iglesia escribían acerca de su fe en el Retorno de Cristo para establecer Su Reino desde Jerusalén.

Veamos:
Justino Mártir (100-165):
<<Yo, y todos los demás que son verdaderos cristianos, sabemos que habrá una resurrección de los muertos, y mil años en Jerusalén, que será edificado, adornado y engrandecido tal y como los profetas Ezequiel, Isaías y otros declararon. Además de esto, cierto hombre con nosotros, llamado Juan, un Apóstol de Cristo, predijo por una revelación dada a él, que aquellos que creyesen en nuestro Cristo, pasarían mil años en Jerusalén y que después, por decirlo brevemente, la resurrección eterna y el juicio de todos los hombres, se produciría>>

Ireneo (130-200)
<<Cuando ese Anticristo haya devastado todas las cosas de este mundo, reinará durante tres años y seis meses, y se sentará en el templo de Jerusalén. Entonces el Señor vendrá desde el Cielo sobre una nube y en la gloria del Padre, enviando a ese hombre y a aquellos que le siguen al lago de fuego, pero trayendo para los justos los tiempos del Reino; esto es, el Descanso, el Santo Día del Shabbat, y restaurando a Abraham la herencia prometida, en cuyo Reino el Señor declaró que muchos viniendo del este y del oeste, se sentarían con Abraham, Isaac y Jacob>>

Tertuliano (160-220)
<<Pero confesamos que un Reino nos ha sido prometido sobre la tierra, aunque antes que en el Cielo, sólo que en otro estado de existencia, y mucho de ello será después de la resurrección de ellos, durante mil años en la divinamente construida ciudad de Jerusalén>>

Es una realidad el hecho de que no se ha encontrado un escrito que apoye el postmilenarismo antes del tiempo de Orígenes.

Después de él, apenas se halló, hasta que llegamos a Agustín de Hipona (s. IV-V). Este, cambió muchas de las doctrinas de los primeros creyentes, y así abrió camino a los credos del catolicismo romano hasta hoy.


B. EL ERROR DE AGUSTIN DE HIPONA Y SU INFLUENCIA HACIA EL LEVANTAMIENTO DEL ROMANISMO.
Agustín de Hipona (354-430 d. C.) fue un filósofo que se convirtió al cristianismo después de conocer y experimentar diferentes herejías:

-Maniqueísmo, filosofía dualista de Persia;
-Escepticismo, filosofía occidental;
-Neoplatonismo, búsqueda del desarrollo y síntesis de las ideas metafísicas de Platón.

Dice la Enciclopedia Encarta: <<Sus discusiones sobre el conocimiento de la verdad y la existencia de Dios parten de la Biblia y de los antiguos filósofos griegos>>.

Aquí vemos que su enseñanza no fue enteramente escritural.

Por lo tanto, se puede decir que dio a la Iglesia del Estado su base de sacerdocio autoritario y sus rituales sacramentales.

Su visión de la Iglesia como un Reino, definido en su libro “La Ciudad de Dios”, influenció a la Iglesia en un tiempo en el que una enseñanza definida era muy necesaria.

La Iglesia, usó las enseñanzas de Agustín para justificar la idea de:
-Su poder temporal;
-El bautismo de infantes;
-Su riqueza terrenal y poder,
-Su influencia sobre las multitudes en relación con todos los asuntos de la vida, muerte y salvación.

La influencia de Agustín fue esencial para que a lo largo de los siglos el catolicismo romano hubiera rechazado cualquier idea acerca de un futuro Reino Mesiánico, a partir de Israel.

De hecho, cada vez se volvió más antisemita en sus creencias, hasta el punto de apoyar (el Vaticano) a Hitler y a Mussolini en sus esfuerzos de destruir a los judíos.

¡Ninguna doctrina basada en el premilenarismo (el Rey antes que el Reino), hubiera podido ser aceptada o permitida, que pusiera en algún peligro el poder terrenal y la influencia de la “única, santa y eterna indivisible iglesia de Roma”!

Esa es la razón por la cual, el premilenarismo, cuando surgió de nuevo, sólo fue creído por una minoría de creyentes, como los Anabaptistas, los Moravos, y los Irvingitas, aquellos que habían roto con las enseñanzas de la llamada iglesia visible de entonces.

Los judíos siempre entendieron que el Reino era algo literal, futuro; un reino terrenal de Dios que había de venir. Jesús nunca corrigió a los judíos de su día, aunque sí les desafió acerca de otros muchos aspectos de sus creencias.

Nunca jamás asoció Su resurrección con el levantamiento de un Reino judeo-gentil supuestamente llamado Iglesia, y ni tampoco eso estaba en la mente de los primeros cristianos.

El “Oxford Diccionario de la Iglesia Cristiana” (una obra de corte liberal), dice acerca del Reino de Dios:

<<Antes de St. Agustín, la identificación del reino con la Iglesia parece que nunca fue establecida, pero a partir de entonces (alrededor del 400 d.C.), vino a ser general>>.

La idea de que la Iglesia reinaría victoriosa como un Reino en la tierra, antes de la venida en gloria de Cristo, no estaba latente en la Iglesia primitiva, ni tampoco está patente en la Biblia si se es honesto en su interpretación.

Como venimos diciendo, la Biblia misma y todos los escritos de antes de Orígenes, y sobretodo, antes de Agustín de Hipona, son premilenaristas, es decir, enseñan que el Milenio (mil años literales), es decir, el Reino de Dios sobre la tierra, no será sino a partir de que vuelva Cristo en gloria a este mundo, destruyendo a Sus enemigos, reunidos a la sazón en Har Meggido (Armagedón) Ap. 16:13-16; 19: 11-21; 20: 3-6; Dn. 2: 44, 45; 7: 7-14; etc. etc.)

Incluso historiadores liberales y amilenialistas, no tienen otro remedio que admitir que el premilenarismo fue <<observado y creído extensamente por la Iglesia primitiva>> 2.

Uno de los más prestigiosos historiadores de la Iglesia, dijo: <<El punto más chocante en la escatología de la era pre-nicena (antes del año 325), es el prominente Milenarismo; es decir, la creencia del reino visible de Cristo en gloria sobre la tierra con los santos resucitados durante mil años, antes de la resurrección general y el juicio>> 3

Constantino
El error en el que están cayendo todos los proponentes del <<Reino Ahora>>, es exactamente el mismo que aquél de aquellos líderes cristianos del tiempo del emperador Constantino, que confiaron en él.

Siguiendo a Constantino, que dijo haberse convertido al cristianismo (él nunca abandonó el paganismo en realidad), establecieron los principios de lo que luego vino a ser la Iglesia Católico Romana, el fútil intento de teocrizar el mundo entero.

Constantino fue un tipo clarísimo de Anticristo.

C. ¿DE DONDE SURGE EL DOMINIONISMO (REINO AHORA)? / LA GRAN RAMERA.
Cristo nos encomendó la tarea de serle testigo (Hchs. 1: 8), primeramente en Jerusalén, luego en Judea, Samaria, y lo último de la tierra, nunca nos encomendó el establecimiento visible de Su Reino sobre esta tierra.

Ningún ser humano puede levantarse como representante de Jesucristo en esta tierra con el fin de aplicar una Teocracia antes de que Él vuelva.

Esto ya lo ha intentado el papado a lo largo de 1500 años, inspirado por el mismo satanás, y ahora lo están intentando los proponentes del G12.

¿De dónde arranca ese falso entendimiento del Reino Ahora?
No es nada nuevo. Arrancó desde el principio en que empezó la apostasía en la Iglesia, a partir del siglo III mayormente. Veamos la historia grosso modo:

El Reino antes del Rey es “Reino Ahora” (Kingdom Now). Eso es lo que enseña el postmilenarismo, el cual no fue entendido así por los primeros padres de la Iglesia (tales como Justino Mártir, Ireneo, Tertuliano) como ya vimos, y que no apareció sino por mano de Orígenes en el siglo III.

Posteriormente, Agustín de Hipona (s. IV-V) se encargó de establecer esa doctrina al inicio de la iglesia católica y romana.

Démonos cuenta del hilo conductor que arranca de Orígenes y su espíritu alejandrino, apóstata y su enseñanza postmilenarista, y llega hasta nuestros días en la manifestación del dominionismo carismático y ecuménico:

¿Qué vemos que haya en común en toda esa trayectoria?: El espíritu y la obra de la Gran Ramera. De hecho, el catolicismo romano es ese hilo conductor.

D. ¿Cómo PASO DEL CATOLISCISMO A LO EVANGELICO?
Remontémonos un poco en la reciente historia eclesial.
En los Estados Unidos de América, surgió a fines del siglo XIX el bendito Movimiento de Santidad, y de él, el Movimiento Pentecostal.

Cuando surgió el movimiento pentecostal, fue una tremenda amenaza para Roma. No era tanto por su hablar en lenguas, sino por sus enseñanzas en cuanto a separación, y santidad.

Los pastores y los predicadores pentecostales de la santidad, de corte absolutamente premilenarista, denunciaban las mentiras del catolicismo romano pública y abiertamente, especialmente en las conferencias de avivamiento.

Decían claramente y sin tapujos que Roma es la Ramera de Apocalipsis capítulo 17, y todos decían ¡amén! a eso.

Pero el Vaticano, a través de todos sus agentes infiltrados, consiguió que se dejara de predicar la separación para predicar la “unidad” (mensaje jesuita).

Del Movimiento Pentecostal, surgió el Movimiento Carismático, el cual fue aceptado y abanderado por el Catolicismo al poco de surgir.

E. EL MOVIMIENTO CARISMATICO.
El Movimiento Carismático, evolucionó a partir del Movimiento Pentecostal. Así que vemos que algo que fue de Dios, como la predicación de la santidad, y el redescubrimiento de los dones espirituales (1 Co. 12), fue más tarde en parte contaminado por el diablo, y usado para su beneficio gracias a la mala gestión de ciertos siervos de Dios, que por razones diversas, se dejaron seducir por Roma.

El ex jesuita de alto rango, Dr. Alberto Rivera en sus crónicas, dijo lo siguiente:

<<El diablo se está moviendo a través del movimiento carismático para deleite del Vaticano. Hemos sido traicionados por nuestros líderes “cristianos”. En vez de contender por la fe (Judas 3), se han convertido en fariseos, y han comenzado a jugar a la política. Los han puesto sobre pedestales, y han transigido con el diablo. Predican amor y unidad con el Vaticano, en vez de predicar, “…salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor…” (2 Corintios 6: 17)>> 4.

El Movimiento Carismático, tal y como abiertamente lo expuso el Dr. Rivera, lejos de ser un movimiento de renovación espontáneo del Espíritu Santo, desde su concepción, fue una estratagema cuidadosamente planeada por el Vaticano, manipulando a pentecostales engañados, para implementar su plan para establecer un milenio de dominación mundial 5 (Nuevo Orden Mundial).

De esa manera, irán engañando y seduciendo a cuantos pentecostales puedan:

Bajo la bandera:
-Del “amor verdadero” y
-La “unidad de los cristianos”,

Así ir llevándoles de la mano hacia la meta final del diablo: La marca de la Bestia (Ap. 13: 16-18)

Nótese que es el Falso Profeta el que hace esto, y ¿quién será ese personaje sino un hombre muy especial del Vaticano de Roma?

(En mi libro hay más información detallada al respecto)

De ese mover carismático, ya contaminado por el romanismo y su ecumenismo, surge paulatinamente un fuerte sentir dominionista, propio de la Gran Ramera, a partir de la escatología católica, postmilenarista y amilenarista.

El nulo entendimiento de la profecía bíblica, junto con las pretensiones de dominio, fruto de la ambición y codicia de sus profesantes, entre otras cosas, es lo que ha llevado a muchos a ser creyentes de que Ahora es el Reino.

En el siglo XX, el movimiento que destacó desde el principio por su teología dominionista, fue sin duda el Latter Rain; dominionismo en sí mismo.

F. EL DOMINIONISTA LATTER RAIN MOVEMENT.
El dominionismo tuvo su aparición pública en la escena evangélica a través del Latter Rain Movement, que fue un movimiento eminentemente dominionista de los años 40 en Canadá y EUA.

Podríamos decir que surgió como tal en 1948 en North Battleford Saskatchewan, Canadá, a través de George, Earnest Hawtin y de P.G. Hunt, los cuales en 1947 fueron a un servicio conducido por William M. Branham (un indiscutible falso profeta, que recibía instrucciones y poder para ministrar directamente de su ángel, el cual vivía ¡dentro de él!) 6

Luego se les unió George Warnock. En 1951, este varón escribió su muy famoso libro “La Fiesta de los Tabernáculos”, en el cual el estableció una doctrina específica para el Latter Rain Movement, y para aquellos que vendrían después.

El enseñó que la Iglesia estaba a punto de acomodar en sí misma la consumación de los festivales de Dios de Israel a través de la perfección de los santos y su dominio sobre la tierra 7 Evidentemente, ese fue (y sigue siendo) un movimiento absolutamente reemplacista.

Latter Rain aportó la creencia de que uno tiene que tener un conocimiento especial o “gnosis”para alcanzar la plenitud de Dios.
Aquellos que tienen ese “gnosis”, llegarán a ser la “verdadera semilla” que traerá liberación a este mundo y establecerá el reino de Cristo sobre la tierra 8

De este movimiento, surge el de los apóstoles y profetas modernos, de los cuáles se espera de ellos que sean esos paladines que encabezarán el establecimiento del Reino en este mundo.

La raíz de las doctrinas del Latter Rain se encuentran en la vieja herejía del Gnosticismo, que enseña que una élite espiritual posee el “conocimiento oculto” del reino espiritual.

Hoy colocan todas sus revelaciones espirituales, experiencias y nuevas interpretaciones de la Escritura por encima de la interpretación de la Palabra de Dios, tal y como la Iglesia siempre la ha conocido y practicado 9

El dominionismo actual está absolutamente impregnado del espíritu y doctrina del Latter Rain (Lluvia tardía).

Cabe decir que esas doctrinas emanadas de esas revelaciones, profecías, sueños y visiones ajenos a la Palabra, siguen vigentes en muchísimos sectores de la carismatía y del pentecostalismo actual, y en muchos creyentes también, los cuales son desconocedores de su procedencia; todo ello, muy a pesar de que en su momento, las denominaciones pentecostales, rechazaran todas estas cosas.

Al respecto, dice Rev. Robert S. Liichow: <<El 20 de Abril de 1949, las Asambleas de Dios se declararon en contra de esas doctrinas promovidas por el Latter Rain Movement. Su firmeza les costó el que muchas congregaciones y miembros se fueran, pero permanecieron fieles a su declaración de rechazo. En su carta, remitida por la Oficina Ejecutiva del Consejo General, dijeron: “La prueba definitiva de todo movimiento, consiste en si pasará y quedará intacta frente a la luz de la Palabra de Dios” 10

Después de que las Asambleas de Dios denunciaran este Movimiento y llegaran a expulsar a algunos ministros que no querían abandonarlo, dicho Movimiento de Latter Rain, desapareció como tal.

No obstante, sus enseñanzas heréticas nunca fueron abandonadas, y se cimentaron en el llamado Movimiento Carismático de la Renovación de 1967, el Movimiento del Discipulado/Pastoreo (Discipleship/Shepherding Movement), y más tarde en otros movimientos como el de la “Risa Santa” de Toronto (Toronto Blessing), Pensacola, Brownsville, etc. de los años ochenta y noventa, hasta hoy.

Otros grupos, han acogido muchas de esas doctrinas, como el G12 por ejemplo.

Paulatinamente, después del final de la Segunda Guerra Mundial, los maestros en el mundillo pentecostal empezaron a dejar de lado el entendimiento literal pre-milenial de la profecía, y llevados por los “nuevos” aires esotéricos del momento, encabezados por movimientos como el mencionado Latter Rain, más tarde el Restauracionismo, Reconstrucionismo, Nuevo Reformismo Apostólico, etc. y en estos días, el G12 entre otros y toda su doctrina postmilenarista y triunfalista, vinieron a creer el mensaje, que en absoluto es nuevo: “Podemos ser espiritualmente transformados en conocimiento y unción sin límites para así dominar el mundo”.

En realidad, ¿A qué nos recuerda esto último, sino a las palabras del padre de la mentira, Satanás, cuando dijo: <<serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios…>> (Gn. 3: 5)

Uno de los defensores del Restauracionismo (Dominionismo), se pregunta y responde: <<¿Podría Jesús venir hoy? No- ciertas cosas tienen que cumplirse antes de que Jesús pueda volver>> 11

Decir que el Señor Jesús no puede volver aún; y según estos maestros, no puede volver porque la Iglesia todavía no ha terminado su labor de establecer el Reino, es trágico.

No esperan la venida de Cristo, ¡esperan la glorificación de la Iglesia aquí en la tierra sin Cristo presente!

Claramente, los dominionistas lo exponen de esta manera: <<…puedo decir con la autoridad de Dios, que Cristo no puede y no volverá hasta que hayamos manifestado el Evangelio del Reino a las naciones de la tierra. Esa tarea demanda una Iglesia madura, que constituya una alternativa a los reinos del mundo. Eso es el todo acerca de la Iglesia, y el regreso de Jesucristo depende de nosotros>> (Earl Paulk; The Great Escape Theory, p. 14)

Ciertamente la Biblia nos dice que como Iglesia debemos predicar el Evangelio a toda criatura (Mc. 16: 15), y esa es parte de la Gran Comisión, pero extrapolar esto, y decir que tenemos que manifestar una alternativa de poder y gobierno sobre los reinos del mundo para que así pueda regresar el Señor, es otra cosa.

También decir que “el regreso del Señor depende de la Iglesia”, es herejía. El regreso del Señor depende del Padre, y no de la Iglesia.

Es el Padre el que envía al Hijo para desposarse con su novia, la Iglesia. No es la novia la que dice cuándo ha de venir el novio a por ella.

Otro destacado dominionista enseña lo siguiente: <<En esencia, Jesús dijo: “Me vuelvo al Cielo. Voy a ocuparme de la autoridad en el reino celestial, pero os dejo aquí, cuerpo mío... y os doy por delegación mi autoridad en el reino terrenal. Así pues, id y conquistad”. Esta es la manera que Dios ha diseñado el sistema: Nosotros lo controlamos; así que depende de nosotros>> 12

Pero Jesús no dijo eso. El, por el Espíritu Santo, hace la obra de poder en cada uno de nosotros, y a través de nosotros, porque la gloria debe ser para Dios sólo.

No nos ha dejado solos para que nosotros determinemos qué hacer y cómo “conquistar el mundo para Cristo”.

Si nosotros “controlamos”, y si todo “depende de nosotros”, entonces, si todo sale bien, la gloria será para nosotros y no para Dios, pero esto se da de bruces con la Palabra, la cual asegura que: <<Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria…>> (Is. 42: 8)

En los últimos quince años hasta la fecha, sólo el error doctrinal ha progresado de manera mucho más radical y descarada.

Y si alguien llega a pensar que estos movimientos están de capa caída, o que no tienen incidencia real en la Iglesia, es que son ignorantes de la realidad, y les aconsejo que sólo hagan una pequeña labor de investigación al respecto.

Esta es la conclusión a la que llega un ministro, el pastor Robert S. Liichow, que estuvo en ese mover, y del cual salió cuando buscó de veras a Dios :<<Concluyendo, todo lo que quiero decir, es que el Nuevo Orden del Latter Rain está vivo y marchando con éxito. Como mínimo más de un millón de personas suscriben sus doctrinas, y sus iglesias son de entre las más grandes y de crecimiento mayor en el mundo>> 13

3. INFILTRACIÓN, Y MINISTROS COMPRADOS: (Ver Hchs. 20: 29, 30)
El maligno, a través de sus instituciones satanistas, hoy en día y más que nunca, está enviando a hombres y mujeres suyos al seno de las congregaciones y de los foros internacionales cristianos (2 Co. 11: 13-15), así como levantando mucha brujería, y de la peor, contra los verdaderos ministros del Evangelio y sus familias, etc. (Mt. 16: 18b).

El diablo está convocando a los satanistas de muy alto rango, y perfectamente organizados, y a ciertos brujos en muchos lugares del globo para que derramen mucha sangre, no sólo de animales, sino de personas; para que violen niños y cometan los peores pecados, con el fin de obtener mayor poder.

Está derramando ríos contaminados de falsa doctrina y falsa unción desde las plataformas multitudinarias, a los humildes púlpitos (Mt. 24: 24; Ap. 13: 13)

Hoy en día, los satanistas se están introduciendo en las congregaciones cristianas con la meta de destruirlas, y los pastores parece que no nos percatamos de nada de todo esto.

No podemos dudar de esa realidad porque la misma Palabra de Dios nos lo advierte: <<…falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras>> (2 Corintios 11: 13-15)

El ex satanista William Schnoebelen asegura cuando dice lo siguiente:

<<Créame que puede estar seguro de que cualquier iglesia de más de cincuenta miembros, tiene brujos y brujas presentes en su medio, durante cualquier servicio dominical>> (Lucifer destronado) pág. 220.

Según el ex jesuita Dr. Alberto Rivera, muchos ministros del Evangelio, han sido comprados por el Vaticano, o amenazados de alguna manera, y luego en sus sermones ya no ha existido el más ligero matiz de desaprobación, ni alusión al catolicismo romano. —



Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com