9 jul. 2014

EL MORALISMO NO ES EL EVANGELIO (PERO MUCHOS CRISTIANOS PIENSAN QUE LO ES).


EL MORALISMO NO ES EL EVANGELIO 
(PERO MUCHOS CRISTIANOS PIENSAN QUE LO ES).
POR: ALBERT MOHLER.


Una de las declaraciones más sorprendentes por el apóstol Pablo es su acusación a los cristianos de Galacia por abandonar el Evangelio. “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente,” declaró Pablo. Al decir esto de manera enfática, los gálatas habían fracasado en la prueba crucial de discernir el evangelio auténtico de sus falsificaciones.

Sus palabras no podrían ser más claras: " Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.”"[Gal. 1:8-9]

Esta advertencia del apóstol Pablo, expresada en el lenguaje de la conmoción y el dolor del Apóstol, se dirige no sólo a la iglesia en Galacia, sino a todas las congregaciones en todas las épocas. En nuestros días – y en nuestras propias iglesias – necesitamos desesperadamente escuchar y prestar atención a esta advertencia. En nuestro tiempo, nos enfrentamos a falsos evangelios no menos subversivos y seductores a los encontraron y abrazaron los Gálatas.

En nuestro contexto, uno de los evangelios falsos más seductores es el moralismo. Este evangelio falso puede tomar muchas formas y puede surgir de cualquier número de impulsos políticos y culturales. Sin embargo, la estructura básica del moralismo se reduce a esto – la creencia de que el Evangelio puede ser reducido a mejoras en el comportamiento.

Lamentablemente, este falso evangelio es especialmente atractivo para aquellos que creen ser evangélicos motivados por un impulso bíblico. Son demasiados los creyentes y sus iglesias sucumben a la lógica del moralismo y reducen el Evangelio a un mensaje de mejora moral. En otras palabras, comunicamos a las personas a perder el mensaje de que lo que Dios desea para ellos y exigirles que corrijan sus vidas.

En cierto sentido, hemos nacido para ser moralistas. Creados a imagen de Dios, se nos ha dado la capacidad moral de la conciencia. Desde nuestros primeros días de nuestra conciencia nos grita el conocimiento de nuestra culpa, las deficiencias y las malas conductas. En otras palabras, nuestra conciencia se comunica a nuestra pecaminosidad.

Añada a esto el hecho de que el proceso de crianza de los hijos y la crianza de los hijos tienden a inculcar el moralismo de nuestros primeros años. Muy pronto nos enteramos de que nuestros padres se preocupan por nuestro comportamiento. Los niños bien educados son recompensados con la aprobación de los padres, mientras que el mal comportamiento trae la sanción de los padres. Este mensaje se ve reforzado por otras autoridades en la vida de los jóvenes e impregna la cultura en general.

Escribiendo sobre su propia infancia en Georgia rural, el novelista Ferrol Sams describe la tradición profundamente arraigada-de ser “bien criado.” Según ha explicado, el niño que se “bien criado” agrada a sus padres y otros adultos mediante la adhesión a las convenciones morales y etiqueta social. Una persona joven que está “bien criado” surge como un adulto que obedece a las leyes, respeta a sus vecinos, da al menos servicio de labios a las expectativas religiosas, y se mantiene alejado de escándalo. El punto es claro – esto es lo que los padres esperan, la cultura afirma, y muchas iglesias celebran. Sin embargo, nuestras comunidades están llenas de personas que han sido “bien criados,” pero van rumbo al infierno.

La seducción del moralismo es la esencia de su poder. Somos tan fácilmente seducidos a creer que en realidad podemos obtener toda la aprobación que necesitamos por nuestro comportamiento. Por supuesto, con el fin de participar en esta seducción, debemos negociar un código moral que define un comportamiento aceptable con innumerables lagunas. La mayoría de los moralistas no afirman ser impecables, sino simplemente más allá de escándalo. Eso se considera suficiente.

Los moralistas se pueden categorizar como tanto liberales como conservadores. En cada caso, un conjunto específico de las preocupaciones morales enmarca la expectativa moral. Como generalización, a menudo es cierto que los liberales se centran en un conjunto de expectativas morales relacionadas con la ética social, mientras que los conservadores tienden a centrarse en la ética personal. La esencia del moralismo es evidente en ambos – la creencia de que podemos lograr la justicia por medio de un comportamiento adecuado.

La tentación teológica del moralismo es una que muchos cristianos e iglesias les resulta difícil resistirse. El peligro es que la iglesia comunica por medios directos e indirectos que lo que Dios espera de la humanidad caída es la mejora moral. De este modo, la iglesia subvierte el Evangelio y comunica un falso evangelio a un mundo caído.

La Iglesia de Cristo no tiene más remedio que enseñar la Palabra de Dios, y la Biblia nos revela fielmente la ley de Dios y un código moral integral. Los cristianos entienden que Dios se ha revelado a lo largo de la creación de tal manera que Él ha dotado a toda la humanidad con el poder restrictivo de la ley. Además, Él nos ha hablado en su Palabra con el don de mandamientos específicos y la instrucción moral integral. La Iglesia fiel del Señor Jesucristo tiene que luchar por la justicia de estos mandamientos y la gracia que se nos da en el conocimiento de lo que es bueno y lo que es malo. También tenemos la responsabilidad de dar testimonio de este conocimiento del bien y del mal a nuestros vecinos. El poder restrictivo de la ley es esencial para la comunidad humana y de la civilización.

Del mismo modo que los padres enseñan a sus hijos correctamente a obedecer la instrucción moral, la iglesia también tiene una responsabilidad de enseñar a sus propios los mandamientos morales de Dios y dar testimonio a la sociedad en general de lo que Dios ha declarado que es correcto y bueno para sus criaturas humanas.

Pero estos impulsos, justo y necesarios como son, no son el Evangelio. De hecho, uno de los evangelios falsos más insidiosos es un moralismo que promete el favor de Dios y la satisfacción de la justicia de Dios a los pecadores si sólo se comportarán y se comprometen a mejorar moralmente.

El impulso moralista en la iglesia reduce la Biblia un libro de códigos de la conducta humana y sustituye la instrucción moral por el Evangelio de Jesucristo. Son demasiados los púlpitos evangélicos que dan mensajes moralistas en lugar de la predicación del Evangelio.

El correctivo al moralismo proviene directamente del Apóstol Pablo cuando él insiste en que "el hombre no es justificado por las obras de la ley sino por la fe en Cristo Jesús." La salvación viene a los que están "justificados por la fe en Cristo y no por el obras de la ley; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado.”. [Gal. 2:16; Rom 3:20]

Nosotros pecamos en contra de Cristo y tergiversamos el evangelio cuando le sugerimos a los pecadores que lo que Dios exige de ellos es la mejora moral de conformidad con la ley. El moralismo tiene sentido para los pecadores, porque no es más que una extensión de lo que se nos ha enseñado desde nuestros primeros días. Pero el moralismo no es el Evangelio, y no va a salvar. El único evangelio que salva es el Evangelio de Cristo. Como Pablo recordó a los Gálatas, “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.” [Gal. 4:4-5]

Somos justificados por la fe solamente, salvos por gracia solamente, y redimidos de nuestros pecados por Cristo solamente. El moralismo produce pecadores que (potencialmente) se comportan mejor. El Evangelio de Cristo transforma a los pecadores en hijos e hijas de Dios adoptados.

La Iglesia nunca puede eludir, acomodar, revisar, u ocultar la ley de Dios. De hecho, es la Ley que nos muestra nuestro pecado y deja en claro nuestra insuficiencia y nuestra falta total de justicia. La Ley no puede impartir vida pero, como insiste Pablo, que “ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, para que fuésemos justificados por la fe.” [Gal. 3:24]

El peligro mortal del moralismo ha sido una tentación constante de la iglesia y un suplente siempre conveniente para el Evangelio. Es evidente que millones de nuestros vecinos creen que el moralismo es nuestro mensaje. Nada menos que la predicación audaz del Evangelio será suficiente para corregir esta impresión y llevar a los pecadores a la salvación en Cristo.

El infierno estará altamente poblado con aquellos que fueron "bien criados". Los ciudadanos del cielo serán los que, por la pura gracia y misericordia de Dios, están allí únicamente a causa de la justicia imputada de Jesucristo.

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com