9 jul. 2014

“EL VENENO DE ARMINIO”.

“EL VENENO DE ARMINIO”


Existe una gran diversidad de herejías, unas más evidentes que otras, pero el hecho de que una de ellas sea más destacada no hace a la más simple menos dañosa. Las enfermedades del espíritu tienen todas una sola cura, el Espíritu de Dios. Cualquier intento por sanar que deje fuera la actividad de la gracia del Creador conduce a la muerte, y poco importa lo irrelevante de la dolencia en el alma.

Comparativamente, Pelagio es un hereje más fuerte que Arminio. Aquél negaba la existencia del pecado original, de la caída humana en la representación que nos hiciera Adán. Arminio creyó en la contaminación general del espíritu humano, al punto en que asumió que necesitamos de la gracia de Dios para el rescate de nuestra alma. En apariencia este último se nos muestra más noble que el otro, quizás más corregido que aquél. Pero secretamente, Arminio guarda en su bolsillo la navaja punzante con el veneno en la punta, y asesina tantas almas como su predecesor Pelagio.

Si Arminio cree en la caída humana en el Edén, no pretende que el hombre esté totalmente incapacitado para su propia recuperación espiritual. Arminio otorga a la raza humana la virtud de ser partícipe en el proceso salvífico, haciéndola colaboradora de Dios. En otros términos, da pie al adagio popular ayúdate que yo te ayudaré. Esta creencia le devuelve al individuo un amplio sentido de responsabilidad sustentado en la capacidad de su voluntad, exaltándole el orgullo de la coparticipación con Dios. De un ser pasivo, incapacitado y muerto, el hombre pasa a ser ahora activo, capaz y sobreviviente de la caída del Génesis con Adán.

Los Jesuitas fueron formados en un cuerpo regular, hacia mediados del siglo dieciséis. Hacia el fin del mismo siglo Arminio comenzó a infestar las iglesias Protestantes. Las doctrinas asociadas con la predestinación estaban prohibidas, no solo de ser predicadas, sino de ser impresas; y el sentido Arminiano de los Artículos fue estimulado y propagado. Ahora la doctrina de la Sola Gratia es vista como traición o herejía, pues el sartén lo creen tener por el mango y han volteado el cocido. (Mateo 24:4-5). Nuestro llamado es a seguir al verdadero Cristo, al verdadero evangelio, de lo contrario incurriríamos en la maldición o el anatema.

Nosotros conocemos el Cristo del catolicismo romano. Ellos profesan que él es verdadero Dios. El sufrió y murió por el perdón de los pecados. El resucitó, y ascendió a los cielos y viene otra vez. Pero el no es un salvador completo. El Cristo de los católico romanos no puede salvar a los pecadores sin las buenas obras de ellos y la intercesión de los sacerdotes. El no es el Cristo de la Biblia. Nosotros no somos engañados por este Cristo, El es un Cristo falso (Augustus Toplady -1740-1778- El Arminianismo: El Camino a Roma).

Según la Biblia, a mucha gente no se le anuncia el evangelio, a muchos se les llama, pero pocos son los escogidos. De allí que en Mateo 24:24 se nos aclara que se intentaría engañar -si fuere posible- a los escogidos. Sabemos que no es posible, pero la realidad es que nos reunimos en congregaciones mixtas, repletas de llamados -no necesariamente de escogidos. Es allí donde el arminianismo crece y se propaga como la cizaña junto al trigo. Eso genera molestia porque nos gustaría aceptarlos como tal, ya que comparativamente con el resto del mundo que está totalmente fuera de la iglesia éstos se ven más nobles y más parecidos a las ovejas. Es la misma similitud entre las dos herejías mostradas al inicio: la de Pelagio y la de Arminio. Una se ve más peligrosa que la otra, pero ambas son mortales.

¿Dónde se tuercen las Escrituras en la cultura arminiana? ¿Dónde está la diferencia que convierte en herejía la tesis de Arminio y sus seguidores? Es allí donde se construye otro evangelio diferente al enseñado por los apóstoles, por lo cual están bajo el anatema prescrito por Pablo en su autoridad apostólica. He aquí algunos textos de la Biblia que exponen lo que intentamos descifrar: Mucho más amoroso, el otro Dios (otro dios) ama individualmente a todas las personas en el mundo entero, deseando su salvación. Esa benevolencia sin igual lo presenta atractivo para la humanidad en general, negando la historia de la redención que ha sido eficaz y parcial. El Dios de la Biblia pretende y alcanza la salvación de los que han sido escogidos antes de la fundación del mundo, sin miramientos a sus obras. ¿No lo ilustra así Romanos 9, cuando afirma que Dios amó a Jacob y odió (o rechazó) a Esaú antes de que hicieran bien o mal, para que el propósito (de la salvación) se mantuviera por el que llama y no por las obras? (Romanos 9:10-13). Los insensatos no estarán delante de tus ojos; aborreces a todos los que hacen iniquidad (Salmos 5:5). Dios es juez justo, y Dios está airado contra el impío todos los días (Salmos 7:11). Jehová prueba al justo; pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece (Salmos 11:5). Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar (Mateo 11:27). Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos (Juan 17:9-10). Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos (Hechos 2:47). ... y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna (Hechos 13:48). ...según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él... (Efesios 1:4). ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria...? (Romanos 9: 21-23).

Podríamos preguntarnos si un gran celo por la obra de Dios nos hace aceptables ante su presencia a pesar de nuestros errores doctrinales. A fin de cuentas, un Dios inmensamente sabio y amoroso es capaz de entender las vicisitudes de los mortales que le buscan y le alaban, reconociendo su magnificencia y nuestra insignificancia. El punto es que la palabra revelada es la única fuente de verificación que poseemos, y en ella encontramos que los judíos tenían celo de Dios, pero no conforme a ciencia (no conforme a conocimiento) (Romanos 10). Esto trae a nuestra memoria un principio jurídico casi universal, el de que la ignorancia de la ley no nos excusa de su cumplimiento. A la ley y al testimonio, dice Pedro. Sabemos que ese conocimiento no precede a nuestra regeneración, sino que es dado en el paquete de la redención. Todo aquel que es redimido (nacido de nuevo) conoce que su condición previa era la de un muerto en delitos y pecados, de uno que rechazaba en su corazón el fondo de la ley de Dios (pudo amar incluso la letra, pero ella mata), de uno que estaba en enemistad con su Creador, como consecuencia de la caída federal de Adán. El día que de él comiéreis moriréis, le dijo Dios a Adán, pero la serpiente sugirió que Adán y Eva conseguirían el conocimiento del bien y del mal, llegando a ser como dioses. De esa manera creaba un espantapájaros argumentativo, una falacia circunstancial, pues obvió la sentencia de muerte del Creador. Sabemos que Adán y Eva tuvieron muchos hijos después de su caída, que al final de muchos años murieron físicamente. Pero lo que la Biblia nos aclara desde el mismo Génesis con la actitud de Caín (el primer criminal humano, que era del maligno), con la muerte bajo el diluvio universal, y con los dictámenes de su palabra, es que el hombre murió espiritualmente. De esta forma quedó incapacitado para la medicina, para el médico, para la curación. A menos que el Espíritu de Dios opere el nuevo nacimiento (no por voluntad humana, sino de Dios), el hombre continuará muerto en sus delitos y pecados. Nadie viene a mí si el Padre que me envió no le trajere, dijo el Señor. No ruego por el mundo, añadió en otro contexto. Creyeron los que estaban ordenados para vida eterna, según la cita del libro de los Hechos. La bestia fue adorada por todos aquellos cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo (Apocalipsis 13:8 y 17:8).

La falacia arminiana justifica la elección en la cualidad humana. Esa es la ponzoña peligrosa que se esparce en las iglesias reformadas de hoy día. No obstante, sabemos que a los elegidos no podrá engañar, pues no le será posible. Lo que sí consiguen es marchitar la alegría de poder anunciar la palabra abiertamente como ella misma se pronuncia. En los elegidos Dios produce tanto el querer como el hacer, por su buena voluntad (Filipenses 2:13), de manera que hemos sido llamados de las tinieblas a la luz, y nadie nos podrá separar del amor de Dios. Pero denunciamos la mentira arminiana como un gran engaño contemporáneo propagado dentro de la iglesia reformada. El propósito de esta denuncia es que aquellos que son llamados y elegidos salgan de allí: salid de allí, pueblo mío dice el Señor en el libro del Apocalipsis. Ese es el propósito de esta exposición, nunca la de eliminar tal droga propagada desde Roma por la vía de los jesuitas del siglo XVI, pues esas cosas tienen que venir para que se cumpla la Escritura en eso de la apostasía y la cizaña necesaria, de las cabras frente a las ovejas, así como la sentencia de que muchos serán llamados, pero pocos los escogidos.

El veneno de Arminio está en que introduce otro evangelio, con una expiación diferente, no solamente mengua el carácter absoluto de la soberanía de Dios, sino que además adapta las exigencias de la ley de Dios al debilitado poder del hombre (R. B. Kuiper, The Glorious Body of Christ, P. 43-44). El arminianismo argumenta que los decretos de la elección y reprobación son posteriores a nuestras buenas o malas obras, y en consecuencia provienen de ellas, como previstas por Dios desde toda la eternidad. Pero además, el arminianismo cree y pregona que muchos de los que su falso cristo ha salvado se pierden, porque no continúan en la fe. Poco importa que el Cristo de la Biblia da seguridad eterna, pues es un proyecto eterno, una elección inmutable del Padre que no cambia; poco importa que en Romanos 8 leamos que nadie nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús. Su tesis contraría a Juan 5:24; 10:26, 29; Romanos 8:29-30, 35-39; 1 Pedro 1:2-5; Judas 24-25.

En conclusión, estos Cristos son excluyentes. Son semejantes, pero no más que lo que presupone comparar a Lucifer con Jesucristo: Lucifer es llamado ángel de luz, lucero de la mañana. Jesucristo es llamado estrella de la mañana. Lucifer era perfecto, Jesucristo también lo era –sólo que continúa siéndolo. Lucifer es príncipe de este mundo, Jesucristo es Rey de reyes. Lucifer es un espíritu, Jesucristo también lo es, en la medida en que Dios es Espíritu. Lucifer busca que le adoren, Jesucristo dijo que el Padre también busca que le adoren (y Jesucristo y el Padre son uno solo). Jesucristo premia y castiga a los que son suyos, Lucifer hace algo parecido. Solamente que Jesucristo dijo en una ocasión, en que el diablo andaba por ahí acercándosele, que él (Satanás) nada tenía en él, que Satanás es padre de mentira, que ha sido asesino desde el principio.

Este ejercicio mental bastaría para demostrar que las coincidencias no unen, pues basta una diferencia en la esencia para que se manifieste la división y separación definitiva. Asimismo, la comparación entre las doctrinas protestantes (ajustadas a la Biblia) y las doctrinas católico-romanas (contrarias a la luz de las Escrituras) no basta para argumentar que es más lo que nos une que lo que nos separa, pues son excluyentes en su esencia. El Cristo del arminianismo es parte de otro evangelio, por lo tanto es anatema.

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com