11 jul. 2014

La falsedad del culto vano

La falsedad del culto vano
Por: Dr. Félix Muñoz

“El que mata un toro es como el que mata a un hombre; el que sacrifica una oveja es como el que desnuca un perro; el que presenta ofrenda vegetal es como el que presenta sangre de cerdo; el que hace una ofrenda de incienso es como si bendijera a un ídolo. Así como ellos escogieron sus propios caminos y sus almas se complacieron en sus abominaciones, yo también escogeré tratarlos con penurias y traeré sobre ellos lo que temen. Por cuanto llamé, y nadie respondió; hablé, y no escucharon. Más bien, hicieron lo malo ante mis ojos y escogieron lo que no me agrada - Is 66:3-4 (BMH)”.

Todo aquello, sea ritual religioso o servicio,  que no este acompañado de reverencia, justicia y sinceridad no es bien visto ante aquel que va dirigido tal culto.

Históricamente. El templo se construyó en el año 516 a. C. pero su mera construcción en sí no traería la salvación. La presencia de Dios se descentraliza y no se limita al templo o espacios sagrados, sino que se expande (1 Rey. 8:22). Dios mora con quienes no practican ritos huecos (Is 1:15, ss.), con las personas que son conscientes de pecado (Is 57:15), que son humildes y que tiemblan ante la revelación de Dios, o sea muestran un profundo respeto (cf. Is 50:4-10). Los sacrificios que se ofrecieron tan celosamente fueron declarados en este verso (v.3) como abominables a Dios, así como si ofrecieran sacrificio humano, perros, o cerdos, y se dice que su culto es tan ofensivo como si fuera ofrecido a un ídolo.

Un hombre educado por Satanás como ministro de justicia, en todas las épocas ha tenido éxito en corromper la revelación y ordenanzas Divinas. Esto es muy aparente a la Iglesia moderna, hasta que los cultos y ceremonias religiosas, son muy hermosas al criterio humano y tienen atracción para sus sentimientos religiosos, son declarados por Dios como abominable. ¿La razón? Simplemente porque el objeto de la fe es algo además que Cristo y Su obra en la cruz, fuera de ese objetivo Dios no tolera (1 Cor 1:17-18, 23, 2:2).

¿Son todas las expresiones religiosas aceptadas por Dios? El libro de Isaías termina como empieza (Is 1:16, ss.), con una condena de los ritos religiosos. Una vez más el libro acierta que no toda expresión religiosa es válida: tanto la religión marcada por la injusticia y el robo dentro de la comunidad del retorno (Hech. 5) como las prácticas sincretistas de los paganos. Las prácticas condenadas en el siglo octavo a.C se vuelven a condenar cientos de años después. Esto nos señala que la fe bíblica no evoluciona tras la historia hacia la tolerancia para otros dioses o religiones. Ni entonces ni ahora podrán otros dioses ocupar el trono del SEÑOR: sus pies no llegan hasta el suelo (Isa. 66:1; cf. 1 Cor. 8:6, ss.).  El rechazo de Israel a Cristo en Su primera venida es marcado en la historia así como el rechazo de Israel a la Verdad en este texto (v.4), por así decirlo, tomaron la misma actitud. El encogimiento y deleite de los líderes religiosos se contrasta con el encogimiento y deleite del Señor.

El verdadero culto a Dios se basa en Su voluntad, Su deleite y Su Palabra, no en las expectativas, deseos o conceptos personales.

En sí, ¿el texto comunica algo en especial?, claro que sí: "El ritual sin un cambio de corazón (arrepentimiento - v.2) es tan abominable a Dios como el homicidio o la ofrenda de animales inmundos". Si el objeto de culto no se basa en lo que Dios estableció, no hay agrado que valga a Sus ojos.



Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com