20 feb. 2015

SU SOBERANÍA

SU SOBERANÍA
DIOS REINA

Mas al fin del tiempo yo Nabucodonosor alcé mis ojos al cielo, y mi razón me fue devuelta; y bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre, cuyo dominio es sempiterno, y su reino por todas las edades.
Daniel 4:34

La afirmación de la soberanía absoluta de Dios en la creación, la providencia y la gracia es básica para las creencias y la alabanza bíblicas. La visión de Dios en su trono—esto es, reinando—aparece una y otra vez (1 Reyes 22:19; Isaías 6:1; Ezequiel 1:26; Daniel 7:9; apocalipsis 4:2; cf. Salmos 11:4; 45:6; 47:8–9; Hebreos 12:2; Apocalipsis 3:21), y se nos dice constantemente con términos explícitos que el Señor (Jehová) reina como monarca, y ejerce su dominio sobre las cosas grandes y las pequeñas por igual (Éxodo 15:18; Salmos 47; 93; 96:10; 97; 99:1–5; 146:10; Proverbios 16:33; 21:1; Isaías 24:23; 52:7; Daniel 4:34–35; 5:21–28; 6:26; Mateo 10:29–31). 



El dominio de Dios es total: su voluntad es la que decide, y lleva a cabo todo cuanto decide, y nadie puede detener su mano ni frustrar sus planes. A lo largo de todas las Escrituras aparece con claridad que las criaturas racionales de Dios, tanto angélicas como humanas, poseen libre albedrío (poder para tomar decisiones personales en cuanto a lo que deben hacer); no seríamos seres morales, responsables ante Dios como juez, de no ser así; tampoco sería entonces posible distinguir, como lo hacen las Escrituras, entre las malas intenciones de los agentes humanos y las buenas intenciones de Dios, quien utiliza en su soberanía las acciones humanas, como medio planificado para llegar a sus propias metas (Génesis 50:20; Hechos 2:23; 13:26–39). 



Con todo, la realidad del libre albedrío nos hace enfrentarnos con el misterio, puesto que el control de Dios sobre nuestras actividades libres y decididas por nosotros mismos es tan completo como lo es sobre cualquier otra cosa, y cómo puede ser esto, lo desconocemos. No obstante, Dios ejerce de ordinario su soberanía permitiendo que las cosas tomen su curso, más que a través de intrusiones milagrosas que creen perturbación.



En el Salmo 93 se dice que la realidad del dominio soberano de Dios

(a) garantiza la estabilidad del mundo contra todas las fuerzas del caos (vv. 1b–4),

(b) confirma el hecho de que todo cuanto Dios manifieste u ordene es digno de confianza (v. 5a), y

(c) llama a su pueblo a darle el homenaje de la santidad (v. 5b). Todo este salmo expresa gozo, esperanza y confianza en Dios, y no es de maravillarse. Nos conviene tomarnos muy en serio esta enseñanza.


Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com