11 mar. 2017

EL SOL DETENIDO



EL SOL DETENIDO 
Por: Samuel Vila

«Sol, detente en Gabaón» (Josué 10:12, 14). 

El pasaje citado contiene para los lectores de la Biblia una de las mayores dificultades que ofrecen las Escrituras. «Entonces Josué habló a Jehová, el día que Jehová entregó el Amorreo delante de los hijos de Israel y dijo en presencia de los israelitas: Sol, detente en Gabaón; y tú, Luna, en el valle de Ajalón. Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta tanto que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito en el libro de Jasher? Y el sol se paró en medio del cielo y no se apresuró a ponerse casi un día entero. Y nunca fue tal día, antes ni después de aquél, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel» Dice un científico: «El milagro de Josué es el caso más palpable de la Escritura y la Ciencia reñidas.» 

Los incrédulos y enemigos pronunciados, contra las Escrituras, afirman que no puede ser verdadero este acontecimiento, pues si se detuviera el sol, como dice el texto, quedaría trastornado todo el curso de la naturaleza. Si la afirmación de los incrédulos es verdad o no, nadie lo puede decir. Su opinión es una hipótesis. Pero, ciertamente, Aquel que hizo el sol y la tierra y todo el universo, podría haber mantenido el equilibrio, aun cuando el sol se detuviera, o mejor dicho, aun cuando la tierra se detuviera sobre su eje, y el sol pareciera detenerse. Mediante un estudio cuidadoso del pasaje, descubrimos que no dice que el sol se paró. La palabra hebrea del original significa guardar silencio y retardarse, detenerse. De modo que según el texto, el sol y la luna no pararon absolutamente en su movimiento, sino que se detuvieron o tardaron en desaparecer de la vista humana. 

El cielo consta de dos mitades, la una visible para nosotros, la otra visible al otro lado del globo. Sí es bien considerado: el hecho relatado evidentemente es que tuvo lugar en aquel día en Gabaón, en el valle de Ajalón, un suceso que ocurre cada año, cerca del Polo Norte, a saber, que el sol permaneció visible como un día entero de 24 horas. Cómo se realizó esto, no lo sabemos. Podría ser por reflejo de rayos de luz del sol, visibles no sólo en Ajalón, sino, según parece, en el mundo entero; pero no hubo necesidad ninguna de un descalabro de todo el sistema planetario, como pretenden los incrédulos. Que esto ocurrió realmente como está relatado, es asunto de la historia. La Historia Sagrada lo relata, y es bien digno de recordar que la profana lo confirma. El historiador griego Herodoto nos dice que los sacerdotes de Egipto le enseñaron un relato de un día prolongado. Los escritos chinos afirman que hubo un día así en el reino del emperador Yeo, que se cree contemporáneo de Josué. 

Los mejicanos también conservan el recuerdo del sol que se detuvo un día entero en el año que se supone corresponder exactamente al tiempo de la guerra de Josué en Palestina. Nada hay de valor positivo para probar que no hubo tal día. Así es que, bien considerado, lo que se dice constituir «el caso más palpable de la Escritura y la ciencia reñidas», no constituye de ningún modo tal caso; pues en este punto, ni la Escritura y la ciencia, ni la Escritura y la historia están reñidas. Pero de todos modos, el acontecimiento ese fue un milagro, y nadie que crea en Dios creador del universo entero, y en un Dios que se ha demostrado históricamente resucitó de los muertos a Cristo Jesús, tropieza jamás en el hecho de un milagro. Un Dios sin milagros no es Dios. 

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com