14 jul. 2017

¿QUIEN INCITO A DAVID PARA CONTAR A ISRAEL?

¿QUIEN INCITO A DAVID PARA CONTAR A ISRAEL? 



En 2.a Samuel 24:1 leemos: «Y volvió a encenderse el furor de Jehová contra Israel e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, cuenta a Israel a Israel y a Judá» y en 1.a Crónicas 21:1 leemos: «Mas Satanás se levantó contra Israel e incitó a David a que contase a Israel.» ¿Cuál es la narración correcta? ¿Fue Dios o Satanás quien incitó a David? 



Son dos relatos diferentes de un mismo hecho. El caso es que Dios no quería que David se ensoberbeciese por el considerable número de guerreros que tenía a sus órdenes. En cambió Satanás deseaba que David lo hiciese. Sabemos, empero, que todas las cosas que ocurren están bajo el control del Omnisciente y Omnipotente. Si Satanás fue a tentar a David era con permisión divina, del mismo modo que, por permisión de Dios, afligió a Job. En 2.a Corintios 12:7, se nos dice que a Pablo, para que la grandeza de la revelación no lo levantara descomedidamente, le fue dado un aguijón en su carne «un mensajero de Satanás» que lo abofeteara. Puesto que el propósito de este aguijón en la carne (que se supone era alguna enfermedad o inconveniente físico) era saludable en el terreno moral para Pablo, y fue Dios quien le dio el aguijón en su carne, al que Pablo llama «un mensajero de Satanás», del mismo modo Satanás tentó a David con el consentimiento de Jehová. 

El escritor de 2.a Samuel lo puso a su modo para darnos a conocer que nada ocurre que no esté bajo el control de Dios, mientras que el escritor de 1.a Crónicas lo expresa sin ir tan profundamente a la soberanía de Dios, fijando nuestra atención en el instrumento que usó para humillar la soberbia de David, que fue el castigo de la peste. Este castigo provenía de que Dios estaba enojado contra Israel por razones que se dejan entrever, pero no se expresan en el otro pasaje, y permitió que Satanás incitara al rey a cometer aquella acción a fin de que el propio David pudiera descubrir, a través de su fracaso, lo que había en su propio corazón, o sea un sentimiento exagerado de orgullo. 



Dios no castigó al pueblo por el pecado de David, puesto que se nos dice que Dios estaba ya enojado contra Israel por razones que no se explican, y ambos fines se cumplieron mediante aquel castigo: Israel sufrió y sufrió al mismo tiempo que David, al ver el mal que su propio orgullo había causado al pueblo, pues su conciencia le decía que la peste era un castigo a su soberbia. 

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com