7 oct. 2017

El pastor: Un gran contraste entre lo eficaz y deficiente




El pastor: Un gran contraste entre lo eficaz y deficiente


“Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria – 1 Pedro 5:1-4 (RVR)”


La conducta de los líderes de la iglesia en tiempos de crisis podía animar o desanimar al rebaño. Los líderes, una vez conocidos, eran los primeros en ser buscados, capturados, torturados y ejecutados. Aproximadamente en el 64. D.C. Pedro escribió animando a los hermanos perseguidos y sufridos, hermanos judíos expulsados de Jerusalén y esparcidos por todo Asia menor. Escrito desde Roma siendo perseguido por el emperador Nerón, fue ejecutado tiempo después, se enfoca a su audiencia en el escrito basándose en el conocimiento personal por experiencia que él tenía de Cristo, mayormente impactado por la transfiguración. Para poder comprender la temática, debemos observar el contexto inmediato.

Pedro organiza una serie de temas los cuales todos están enlazados mano a mano en un orden.

A) El significado de la gracia (1:13-2:10).

1) Santidad (1:13-16).

2) Temor (1:17-21).

3) Amor (1:22-25).

4) Crecimiento y madurez (2:1-10).

B) La inclinación del creyente a su gracia (2:11-3:12).

1) Gobiernos (2:11-17).

2) Amos (2:18-25).

3) Maridos (3:1-7).

4) Recapitulación de todo lo expuesto para el entendimiento de los principios (3:3-12).

C) Beneficios de la gracia (3:13-4:19) 

1) Las razones del sufrir (3:13-4:6).

2) La reacción del creyente ante el sufrimiento (4:7-19).


D) El pastorear en diversas circunstancias (5:1-14).

Pedro dirigió esta carta a creyentes de Bitinia, Ponto, Asia, Galacia, y Capadocia, hermanos de diversas clases sociales. Le exhorta a la sumisión a Dios en todas las áreas: 


1) Relacional (el valor de otros como persona).

2) Recíproca (la humilde cooperación unos con otros).

3) Universal (todos a reconocer el Señorío de Cristo).


Pedro como testigo audible, presencial y ocular de todo, plasmó su conocer para que los creyentes rindieran su vida a Cristo. Ya que conocemos un poco de forma general el contexto literario e inmediato podemos conocer el enfoque de lo siguiente.


“Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: - 1 Pd 5:1”

Primero, hay una palabra para los ancianos. Como sello de autoridad para dar tal mensaje, Pedro se presenta como anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que era también participante de la gloria que ha de ser revelada. «Anciano también con ellos»: ¡Qué lejos de la pretensión de ser «sumo pontífice» de la iglesia! Como testigo, Pedro había visto al Pastor morir por las ovejas, y la memoria de tal amor lo constriñe a cuidar de ellas como fiel sub-pastor. Participante: pronto la gloria amanecerá, Cristo aparecerá, y nosotros apareceremos con Él en gloria (Col. 3:4). Hasta aquel entonces permanece la comisión del Salvador: «Apacienta mis corderos… Pastorea mis ovejas» (Jn. 21:15–17). Ancianos, hombres mayores y más sabios con la capacidad de juzgar casos, gobernaban en la mayoría de las ciudades israelitas en el AT. 


En la época del NT, los ancianos tenían una posición respetable en las sinagogas, de donde las iglesias tomaron esta forma de gobierno. Pedro se encuentra entre ellos como un compañero animándolos. Hay varias palabras importantes y clave en este texto, la primera es “ruego”, la misma viene del gr. “parajaleo” y significa “convocar, llamar cerca, exhortar”. Compuesta de “para” que es “a un lado de” y de “kaleo” que es “llamar, ayudar”, Pedro en si estaba comenzando su exhortación a los hermanos ancianos, ya que ellos serían las primeras presas de la persecución, y en su comunicado les expresa “convoco que me ayuden”. Tal convocación va directa a los “ancianos”, la palabra ancianos viene del gr. “presbiteros” que es un comparativo de “presbus” que traducido es anciano, se le adjudicaba a los miembros del sanedrín israelita. Esta palabra alude “miembros del consejo central” un embajador sabio de edad y con experiencia. Pedro convocó ayuda de aquellos que disfrutaban la misma posición de él como siervo en la obra de Dios, por ello el hace mención de sí mismo como “yo anciano”, de gr. “sumpresbuteros” que significa “coparticipe” alude a un colega. Los anima en su lucha diciendo que él fue testigo vivo de los padecimientos de Cristo y de igual forma que Cristo él era “participante”, la misma viene del gr. “koinonos” y es “asociado, socio/complice” adjetivo de “koinos” que significa “en común”. Pedro los exhorta a permanecer, ya que él mismo no solo fue testigo presencial de los padecimientos de Cristo, también participa de ellos, esos padecimientos traen una “gloria” futura. Gloria del gr. “doxa” significa “honor merecido y dado, algo admirable” alude al brillo externo de una vida interna, al igual que la transfiguración de Cristo, Pedro anima a sus colegas ancianos en la fe, que su participación y gloria es interna, una transformación a la misma imagen del Hijo en cada uno, ese es el propósito de cada situación (Rom 8:28-30). Por esa razón es que luego sigue en su exposición cual debe ser la inclinación de los ancianos.


“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; - 1 Pd 5:2”

Los ancianos son hombres maduros de carácter cristiano que han sido capacitados por el Espíritu Santo para proveer liderazgo espiritual en la asamblea. El NT presupone una pluralidad de ancianos: no un anciano sobre una iglesia o sobre un grupo de iglesias, sino dos o más ancianos en una asamblea (Fil. 1:1). Para los ancianos, se puede ver claramente en 1 Timoteo 3:1–7 y Tito 1:6–9. En la iglesia primitiva, antes que el NT estuviese disponible en forma escrita, los ancianos eran designados por los apóstoles y sus delegados, pero sólo después que hubiese transcurrido el tiempo suficiente en una nueva iglesia para que se hiciese evidente quién cumplía los requisitos. En la actualidad, los cristianos deberían reconocer y obedecer a esos que cumplen los requisitos y llevan a cabo la tarea de ancianos. Pastoread la grey de Dios que está entre vosotros. La grey pertenece a Dios, pero los ancianos han recibido la responsabilidad de servir como sub-pastores. No forzados, sino voluntariamente. La supervisión de la grey de Dios no es una tarea a la que los hombres sean obligados por elección o designación. 


El Espíritu Santo da la carga y la capacidad, y los ancianos deben responder con un corazón bien dispuesto. De modo que leemos en 1 Timoteo 3:1: «Si alguno anhela obispado, buena obra desea». Junto con la capacitación divina, tiene que haber buena disposición humana. No por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto. El beneficio económico no debe ser el motivo para ser anciano. Esto no significa que un anciano no pueda ser sustentado por la iglesia local. La existencia de estos «ancianos a dedicación total» está indicada en 1 Timoteo 5:17-18. Pero sí significa que un espíritu mercenario es incompatible con el verdadero ministerio cristiano. La imagen de un pastor es una abnegada dirección, no la de un gobernante severo, aunque la imagen de pastores se había aplicado a los gobernantes en partes del antiguo Medio Oriente. Acusaciones de ganancias ilícitas se lanzaban frecuentemente contra maestros moralistas en el mundo antiguo, y era importante que los creyentes evitaran aun la apariencia de deshonestidad. 


Al igual que ciertos oficiales en la comunicad judía, estos líderes cristianos distribuían los fondos para los más necesitados. En base a tal costumbre, Pedro sigue en su exhortación diciéndoles “apacentad”, tal palabra viene del gr. “poimaino” y es “alimentar” alude alimentar una manada de ovejas, la misma viene de “poimen” que es “pastor”, en sí es el que cuida para alimentar, la misma directriz le fue dada a Pedro en la resurrección “pastorea a mis ovejas” (Jn 21:15-18). Pastorear llevaba consigo tres cosas fundamentales, 1) dirigir, 2) alimentar y 3) proteger. La dirección es las Escrituras, el alimento es Cristo y la protección que el pastor debe dar abarca tanto lo espiritual (que sea conformado a Cristo), mental (de falsas enseñanzas con la verdad de Cristo) y física (ayudar con sus necesidades). Aún en medio del peligro, los ancianos debían permanecer cumpliendo con sus deberes, así como Cristo hiso. El juego de palabras que pedro utiliza es el de un pastor con sus rebaño y su trabajo diario con el mismo, por ello después de mencionar “apacentar” sigue con la palabra “grey”, la misma viene del gr. “poimnion” que es rebaño, y alude a todo lo mencionado antes, del proceder del pastor con sus ovejas, la identidad del pastor con las mismas y las mismas con su pastor. 


El enfoque sano que Pedro da a los ancianos está basado en el mismo carácter del Señor Jesucristo, por ello no solo pide que apaciente la grey, sino que cuide de ella, la palabra “cuidando” del gr. “episkopeo” significa “supervisor” era quien observaba con cuidado y atención. Examinando el estado de las cosas o algo. Proviene de “episkopos” el que mira de arriba, compuesta de “epi” que es “arriba” y de “skopos” que es “el que vigila”. Aquí esto es una palabra con sentido militar, los vigilantes se encontraban en los muros, y en otros casos torres o montañas para observar que todo estuviera en orden y paz, fuera de peligro, al acercarse el enemigo o algún otro peligro, alertaban y dirigían a los demás para la preparación. El pastor debe cuidar del rebaño de igual forma, sin forzar las cosas en las ovejas, y sin sentirse obligados (por fuerza) sino más bien con gusto no de mala gana, y sin esperar beneficio personal a cambio. Cuando un pastor cuida la oveja sin esperar nada a cambio es uno que no busca “ganancia deshonesta”, “ganancia deshonesta” viene del gr. “asjrokerdos” y es “dinero sucio” como fruto de una inclinación avariciosa, a causa de una vida corrupta, esto alude “cambiar la verdad a causa de un beneficio personal”. Todo lo contrario a Cristo “el buen pastor da su vida por sus ovejas – Jn 10:11” sin esperar nada a cambio, porque sabe que nada podemos dar, de igual forma el buen pastor no busca sustraerle la vida a la oveja para beneficiarse, ese era el mal común en tales tiempos, la conducta de muchos falsos maestros moralistas, y Pedro quería que se evitara. Luego de ello Pedro sigue su expuesto marcando un contraste con esos maestros falsos que rondaban en medio de las persecuciones, luego de enfatizar en la honestidad en la dirección pastoral, enfoca a los ancianos a otro punto importante que también contrasta. 






“no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey – 1 Pd 5:3”.


La tercera fase de la exhortación de Pedro es ésta: Ni como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. Los ancianos deberían ser ejemplos, no dictadores. Deberían estar andando al frente de la grey, no empujándola desde detrás. No deberían tratar a la grey como si les perteneciese. ¡Esto ataca de frente al autoritarismo! Muchos de los abusos en la Cristiandad quedarían eliminados por la simple obediencia a las tres instrucciones dadas en los vv. 2 y 3. La primera aboliría toda desgana. La segunda pondría fin al comercialismo. La tercera sería la muerte del oficialismo en la iglesia. 


Los dirigentes de las escuelas filosóficas griegas y las escuelas judías de derecho, presentaban su vida como modelo a sus estudiantes, pero algunos también ejercitaban un estricto control. Un paralelo bastante cercano a este texto seria los ancianos en las sinagogas de la diáspora, quienes era los responsables por los cultos y dirigían la comunidad judía pero normalmente no ejercían ningún poder oficial más allá de resolver disputas legales internas. Pedro utiliza esos ejemplos para comunicar a los ancianos que su autoridad no es nada más y nada menos que las Escrituras y encaminar a cada oveja a la persona de Cristo. Por ello le dice no teniendo señorío sobre los que están a su “cuidado”, la palabra cuidado del gr. “klenos” significa “pedazos de madera”, puede estar pensando que tiene que ver los pedazos de madera con el cuidado, le explico, esa palabra aludía a partir suerte de herencia, dependiendo el pedazo determinaba su heredad, su porción adecuada de lo poseído, entonces cuidar significa dar a cada quien su porción individualmente. Esto asegura dos cosas: 1) que cada cual recibe su propia parte individualmente en forma personalizada, y 2) asegura el crecimiento en madurez, ya que no todos maduran al mismo tiempo y fluidez. Aquí las Escritura enfoca que el pastor debe ser uno dedicado a cada uno individualmente como responsable ante Dios. Parte del cuidado en dirección es el “ejemplo”, la palabra ejemplo del gr. “tupos” significa “estatua” alude “una semejanza que demuestra el modelo, la marca que muestra la impresión”, en este caso habla de “Doctrina”. El ejemplo máximo es Cristo. “El deber del pastor verdadero es llevar a las ovejas al pastor de pastores, a su ejemplo de palabras y vida, todo mediante las Escrituras, no nutrirlos con conceptos personales lamentablemente nutridos por la descontextualización por falta de preparación, invocando con ello un juego de emociones y no convicciones reales que descansan en la verdad evidenciada.” – Dr. FM. 


“Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria – 1 Pd 5:4”.


La obra de un anciano involucra un enorme dispendio de energía física y emocional. Ha de simpatizar, aconsejar, reprender, amonestar, enseñar, disciplinar y advertir. En ocasiones puede parecer una tarea ingrata. Pero al anciano fiel se le promete una recompensa especial. Cuando aparezca el Príncipe de los pastores, recibirá la corona incorruptible de gloria. Francamente, no sabemos demasiado acerca de las coronas prometidas en las Escrituras: la corona de gozo (1 Ts. 2:19), la corona de justicia (2 Ti. 4:8), la corona de la vida (Stg. 1:12; Ap. 2:10), y la corona de gloria. No sabemos si serán coronas literales que podremos echar a los pies del Salvador; si sencillamente indican el alcance de la responsabilidad que nos será dada durante el reinado de Cristo (Lc. 19:17– 19); o si son facetas del carácter cristiano que llevaremos en la eternidad. Pero sí sabemos que serán amplia recompensa por toda lágrima, prueba y sufrimiento que hayamos experimentado aquí abajo. 

En escritos antiguos un príncipe de pastores era el supervisor de un grupo de otros pastores, aunque usualmente ellos tampoco contaban con todo lo necesario. Las coronas eran guirnaldas otorgadas a los ganadores en las competencias atléticas, benefactores u otros héroes, pero eran perecederas, lo que permanecieran fieles a Cristo recibirían una imperecedera. La misma imagen también se usaba en el judaísmo. Pedro usa esas ideas para darles entender el gran contraste, si los héroes, los atletas y benefactores reciben tales coronas de honor, cuanto más los que hacen lo correcto para Dios. Por ello hace mención sobre el príncipe de los pastores, la palabra “aparezca” del gr. “farenoo” es “poner en evidencia” alude “hacer manifiesto todo aquello que se haga u omita sobre sus órdenes y posesiones” Aquí alerta a los ancianos a ser temerosos de Dios, ya que Él llamará a cuentas a cada cual por sus proceder con su rebaño. El “príncipe de los pastores” del gr. “airjipoimen” es “pastor principal” compuesta de “airj” que es “clase alta” y de “poimen” que es “pastor” alude “el responsable a cargo” en este caso Jesucristo, a quien hay que rendirle cuentas por la administración de los asuntos divinos hacia su rebaño. Es quien aquí es una advertencia razonable y amorosa a la vez, cada maestro dará cuentas a Dios por sus palabras, por ello hay que ser sumamente cautelosos en enseñar exactamente lo que las Escrituras dicen en su contexto propio y no caer en mensaje motivacionales que no llevan a los oyentes a ser como Cristo. Dios dará a cada cual su recompensa. El mal pastor tiene las suyas en su propia corrupción, esa será su ganancia terrenal, y el bueno además de gozar de las bendiciones posicionales del Hijo (Éfe 2:6) recibirá lo “incorruptible”, tal palabra viene del gr. “amarantinos” y es “que no se destiñe” alude algo de alta calidad, con valor. El buen pastor recibe aquello que va conforme al mismo carácter del creador, eterno, sin fines en su presencia y gloria.


Puntos importantes para saber identificar un pastor falso:


· No trabajan en equipo/no aceptan involucrarse con nadie.


· Falta de sabiduría (no tiene discernimiento Bíblico).


· Falta de temor.


· No evidencia el fruto del Espíritu pero si las obras de la carne. (Gál 5:19-24).


· No es cuidadoso en el alimento que da a sus ovejas.


· Es fácil de engañar con doctrinas erradas por su costumbre en descontextualizar las Escrituras.


· Que saben que están mal y aun así siguen en la misma condición sea moral/espiritual/Doctrinal/matrimonial. Etc

· Se cree dueño/señor del rebaño.

· Es demandante por su falta de ejemplo y presiona los demás.

· Cuida de él más no de su prójimo.

· Ama el dinero y solo habla de cómo alcanzarlo.

· Tiene dinero y no ayuda a los necesitados.

· Tiene dinero y aun así por avaricia quiere acumular más.

· Engaña para adquirir algo.

· Ofrecen sanidades/milagros y sus prosélitos siguen igual de enfermos o convalecientes.

· Culpan a sus seguidores de no recibir el milagro/sanidad por su falta de fe.

· Son inmorales.

· Inventan revelaciones extra bíblicas.

· Piensan en crecimiento masivo rápidamente.

· Y muchas más que no pondré porque la verdad terminaría en 99 páginas. 


“El antídoto para toda falsedad siempre es, y siempre será la persona y obra del Hijo revelado en las Escrituras en su perfecto contexto por el Espíritu” – Dr.FM


- Dr. Félix Muñoz


www.vidayverdad.eu

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com