Entrada destacada

Lista de cultos y movimientos no cristianos

Para ver el listado de movimientos no cristianos (HEREJIAS) entre ( Aqui )

21 feb. 2017

John MacArthur – Cómo obtener lo máximo de la palabra de Dios (LIBRO GRATIS)

Autor: John MacArthur
Título: Cómo Obtener Lo Máximo De La Palabra De Dios: Una Guía Diaria Para Enriquecer Su Estudio De La Biblia
Editorial / Editor: Portavoz
Formato: PDF
Tamaño De Archivo: 36.7 MB
Páginas: 202.

¿Se siente confundido al tratar de estudiar la Biblia por su propia cuenta? ¿Le parecen superficiales e insuficientes las ayudas típicas para el estudio bíblico? Este libro llega al corazón de la Palabra de Dios y le lleva a profundidades cada vez mayores en su relación con el Autor de la vida. Con su ayuda usted puede aprender: 

• Cómo está organizada la Biblia
• Qué quiere decir la Biblia 
• Cómo tener crecimiento espiritual
• Cómo le hace productivo la Biblia
• Cómo le prepara para la batalla espiritual
• Cómo la Palabra de Dios le puede hacer libre ¡y mucho más! 

La Palabra de Dios es poderosa y activa, y ahora usted puede aprender a aplicar de manera eficaz sus enseñanzas y principios valiosos a su propia vida, con los consejos y la sabiduría de un hombre de confianza: John MacArthur.

Descargar Por Mediafire

John MacArthur – Cómo obtener lo máximo de la palabra de Dios (LIBRO GRATIS)





¿ES JUSTO QUE DIOS CASTIGUE A LOS HIJOS POR EL PECADO DE LOS PADRES?
Por: Samuel Vila

En Éxodo 20:5, Dios dice, condenando el culto de las imágenes: «Porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen y hago misericordia a los que me aman y guardan mis mandamientos.» En cambio, en Ezequiel 18:20, leemos: «El alma que pecare, ésta morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre el pecado del hijo, la justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él.»



Esta aparente contradicción tiene una explicación bien lógica. En Éxodo 20, Dios habla a los israelitas como Creador, al dar la ley moral de un modo solemne, y desde el punto de vista natural esto es lo que ocurre con el pecado. El sufrir los hijos por los pecados de los padres es meramente una expresión de la ley de causa y efecto, es una ley natural inevitable, ampliamente confirmada por la experiencia. Suponed a un padre borracho; ¿no sufren los inocentes hijos las consecuencias? Asimismo, si el padre es indolente, imprevisor o criminal, la pobreza, miseria y vergüenza del padre no recae dolorosamente sobre sus hijos? Si un padre ha sido un degenerado sexual y arruina su salud, es bien cierto que los hijos heredarán las consecuencias en enfermedades de diversas clases; aun la ceguera, ha sido muchas veces resultado de los pecados de un padre degenerado.



 No puede ser de otra manera si el mundo ha de mantenerse sobre leyes fijas. Dios tendría que estar haciendo continuos milagros para evitar las consecuencias naturales del pecado, y a este procedimiento llamarían los escépticos esclavitud. Dios ha dejado al hombre libre y responsable de sus actos; no está dispuesto a coaccionarle a cada momento mediante milagros, por razón de su proceder. Esto es muy lamentable desde el punto de vista humano, pero no puede ser de otra manera en un mundo que se halla a prueba para que se manifieste lo que da de sí el pecado. Pero Dios está mirando las vidas humanas no desde el punto de vista de la vida temporal, que es a todas luces indeciblemente corta comparada con la eternidad. Un hombre que ha sufrido por culpa de otros acá, puede tener por la misma razón «un más abundante peso de gloria» y viceversa. Un Hitler que ha vivido rodeado de todos los placeres y de la satisfacción que produce la autoridad indiscutible y que murió no en un lecho, sino suicidándose tras de un banquete, creemos que tendrá un castigo terrible en la eternidad.


Esta antigua afirmación bíblica ha quedado demostrada y explicada por los recientes descubrimientos científicos acerca de los cromosomas y los genes en los protozoarios del esperma humano que fecundan el óvulo femenino.  Esto es lo que expresa el apóstol Pablo en 2.a Corintios 4:16-17 y San Pedro en la 1. Pedro 1:7, en cuanto a los fieles y respecto a los impíos; bien claro lo dice Jesús en Lucas 12:47-48 y en Apocalipsis 20:12. Pero Dios, en la revelación progresiva de su voluntad, mientras que por una parte expresa en Éxodo 20 lo que ocurre por ley natural, en Ezequías 10:20 nos da a conocer su voluntad moral, a la vez que su llamamiento para que el impío se vuelva de su mal camino para obtener el perdón y logre consecuencias muy diferentes a las que encontraría si perseverase en él. Asimismo el justo, si se mantiene en el camino del bien y de la piedad. Pero si se desviare del camino y obrare el mal, recibirá las consecuencias de su desvío: Como lo reitera en Hechos 10:38« «Si se retirare no agradará a mi alma.»

¿ES JUSTO QUE DIOS CASTIGUE A LOS HIJOS POR EL PECADO DE LOS PADRES?





ENDURECIMIENTO DE FARAÓN
Por: Samuel Vila

«Empero endureceré su corazón» (Éxodo 4:21).



Dicen los enemigos, que si Dios endureció el corazón de Faraón de suerte que se rebelara contra El en consecuencia de tal endurecimiento, Dios mismo era responsable del pecado de Faraón, y, por consiguiente, Dios obraba injustamente tratándole como responsable y castigándole por sus culpas. Ahora bien, si Dios realmente obró así, como pretende el enemigo, la razón queda de su parte. En otras palabras, si Dios realmente se apodera de una persona que desea conocerle y hacer su voluntad y endurece su corazón inclinándole a un obrar contrario a la divina voluntad, entonces, decimos con toda reverencia, que tal hecho de parte de Dios no se puede justificar.

Pero, ¿acaso es esto lo que Dios hizo con Faraón? No, por cierto. Estudíese toda la narración y se verá la verdad del caso. Se verá que esta narración no principia diciendo que Dios endureció el corazón de Faraón, sino que Faraón mismo endureció su propio corazón. Veamos primero que Éxodo 4:21 no es texto histórico, sino profético, respecto al caso, y que la historia principia en el capítulo 5; al entrar Moisés y Aarón al rey explicando su comisión de parte de Jehová, Faraón contesta altanero, provocando a Jehová: «¿Quién es Jehová para que yo oiga su voz y deje ir a Israel? Yo no conozco a Jehová, ni tampoco dejaré ir a Israel.» Esto aconteció antes de haber Jehová endurecido su corazón. Y para hacer alarde de su desprecio hacia Jehová, se dedicó a martirizar más cruelmente que antes a los israelitas. Después, manifiesta Dios su potencia, mediante Moisés y Aarón a la vista de Faraón, y leemos: Y el corazón de Faraón se endureció (no que Jehová lo endureció), cap. 7:13. Luego siguen las plagas, y al cabo de la primera, leemos: «Y el corazón de Faraón se endureció.» 



Al cabo de la segunda: «Faraón agravó su corazón.» Al cabo de la tercera: «El corazón de Faraón se endureció.» Al cabo de la cuarta: «Faraón agravó aún esta vez su corazón.» Al cabo de la quinta: «El corazón de Faraón se agravó.» Hasta aquí Jehová no había endurecido su corazón. Evidentemente ese rey era un tirano activo, tenaz y bestial, que se había propuesto reventar, como vulgarmente se dice, antes de ceder a nadie, sea al Dios del cielo u hombre suplicante de la tierra. Humanamente hablando, ya se había agotado la paciencia de la justicia divina, y hubo de recoger el fruto de su labor.



Pues acabada la sexta plaga, leemos: «Y Jehová endureció el corazón de Faraón, y no los oyó, como Jehová había dicho (pronosticado) a Moisés. De modo que ¿Dios endureció realmente el corazón de Faraón? Cierto, y esto conforme a su «método universal» de tratar a los hombres rebeldes e impenitentes. Respecto a lo cual la Escritura nos revela que a los que prefieren el error a la verdad, «les envía Dios operación de error para que crean a la mentira»; a los que a pesar de advertencias y amonestaciones persisten en el pecado, Dios al fin «les entrega a la inmundicia, a una mente depravada, para hacer lo que no conviene». Esto parecerá duro, pero es absolutamente justo. 2 Tes. 2:9-12. Rom. 1:24-26, 28. Pero aún nos queda una pregunta: ¿Cómo endureció Dios el corazón de Faraón? No tratándose aquí del corazón físico, sino del asiento de las afecciones, sentimientos y voluntad, podemos comprender que su endurecimiento no fue un acto físico ni un acto de violencia sobre la voluntad. Tan difícilmente se mueve la voluntad por una fuerza física, como un tren de carga por un argumento de lógica. Así es que Dios endureció el corazón de Faraón enviándole una serie de demostraciones palpables de su existencia y de su poder, juntamente con una serie de juicios sobre su persona y su reino. Si Faraón hubiese recibido estas manifestaciones humildes y dócilmente, habrían producido su arrepentimiento y salvación, pero arrostrándolo todo y oponiéndose a Dios voluntaria y orgullosamente, quedó endurecido por lo que podía servirle de eterna salud.


No hay cosa más misericordiosa que Dios nos envíe los juicios sobre nuestros pecados. Si los aceptamos de un modo debido, ablandarán nuestros corazones, nos conducirán al arrepentimiento, a la entrega de nuestro ser al Señor, a la santificación. Pero, por otra parte, si nos rebelamos como Faraón, lo que el Dios de amor intentó para nuestra mayor bendición, resultará en nuestra condenación. Y por supuesto, la culpa no la tiene Dios, ni la tienen sus juicios, sino nosotros mismos. Nos consta en el Nuevo Testamento que el mismo Evangelio resulta a unos «olor de muerte para muerte, y a otros olor de vida para vida» (2.a Cor. 2:15-16). Y la culpa no la tiene el Evangelio, sino los que lo rechazan. «Esta es la condenación, porque la Luz vino al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.» 2 Cor. 2:15, 16; Juan 3:18, 19. 

ENDURECIMIENTO DE FARAÓN

20 feb. 2017



LA CAPACIDAD DEL ARCA
Por: Samuel Vila

«Y de todo lo que vive, de toda carne, dos de cada especie meterás en el arca para que tengan vida contigo: macho y hembra serán», etc. (Gén. 6:19-22)

Cierto escritor calcula las dimensiones del arca y cuenta las especies de animales y no encuentra lugar para tanto animal en el arca. Su intención, por supuesto, es de probar que la Biblia no es fidedigna. «Ya que hay —dice— unas mil setecientas especies de animales, seis mil especies de aves, mil de reptiles y quinientas cincuenta mil de insectos, Noé no podía haber metido en el arca siete de cada especie de animales limpios, dos de los inmundos y siete de cada ave de los cielos.» Cualquiera encontrará dificultad en meter tanta bestia en el arca aun cuando fue una embarcación tan enorme, que admite el científico que medía ciento cincuenta mil pies cuadrados, lo que distribuido entre tres pisos del arca da un suelo de casi cuatro acres (más de 161 áreas). ¿Qué diremos a esto?

Pues, sencillamente, que las distinciones entre tipo, clase y especie son arbitrarias, y lo que un científico llama especie, otro lo llama tipo o clase. Otro científico, doctor y profesor de más conocimiento de causa, responde entre otras cosas como sigue: «¿Qué persona que conoce algo de los estudios actuales de herencia se imagina que se requeriría tan gran número de formas originales para producir las actuales? »¿ Podrá alguna persona inteligente dudar de que nuestras dos "especies" de elefantes modernos nos vienen de una pareja? ¿No podrán haber venido nuestras dos "especies" de tapiros de una misma parentela? Existen en lista unas veinte "especies" de puercos silvestres esparcidos por todo el mundo, a pesar de asegurarnos las más eminentes autoridades en zoología que fueran probablemente capaces de cohabitar libremente todas, en otras palabras, que probarían ser realmente de una especie, en el sentido propio de esta palabra tan abusada. »


Una de las demostraciones que tenemos en contra de la teoría de la evolución es que las verdaderas especies no pueden cruzarse entre sí, y si se consigue que cohabiten el producto es un descendiente estéril, como sucede con la mezcla de caballo y asno, que produce el mulo o mula estériles. Ello demuestra, primero, que el número de verdaderas especies no es tan numeroso como pretende la actual terminología zoológica; por tanto, las verdaderas especies, capaces de engendrar sucesión, no eran tan numerosas que no pudieran caber en el arca. Segundo, que es cierta la afirmación del capítulo 1.° del Génesis de que Dios creó un cierto número de especies originales de las cuales desciende el número mayor de clases, tipos y razas que la ciencia zoológica ha descubierto y clasificado, poniendo arbitrariamente la denominación de especie a muchas que no les corresponde ese nombre. »A la luz de este principio, el número necesario de los sobrevivientes del diluvio universal para principiar de nuevo la población de la tierra queda tan enormemente reducido que no ofrece la menor dificultad el que cupieran en el Arca. »En verdad, como cristianos, debiéramos sentirnos agradecidos al Mendelismo y a la ciencia de generación, no sólo por haber eficazmente abolido la vieja obra de conjeturas del darwinismo, sino habernos proporcionado detalles respecto a las comparativamente pocas especies de animales sobrevivientes del diluvio que bastarían para poblar de nuevo la tierra, y así llegar a ser los progenitores de la agradable variedad de vida que vemos en el mundo actual.» Hasta aquí el profesor G. M. Price. Los científicos, pertenecientes unos a la falsamente llamada ciencia y otros a la verdadera, forzosamente han de contradecirse. Pero Dios no puede contradecirse..

LA CAPACIDAD DEL ARCA



¿DIOS SATISFECHO O ARREPENTIDO?
Por: Samuel Vila

En Génesis 1:31 leemos: «Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera.» En cambio, en Génesis 6:6 encontramos: «Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.» ¿Cómo puede reconciliarse este texto con la declaración de Malaquías 3:6: «Porque yo Jehová no cambio» y la de Santiago 1:17 que dice: «En el cual no hay mudanza ni sombra de variación»?

El primer pasaje declara la satisfacción de Dios en su obra antes de que el mundo quedara contaminado y afeado por el pecado. Cierto, la creación en su prístina pureza es bella y placentera, sobre todo si, como se deduce de Génesis 2:19-20 y Romanos 8:19-20, las mismas razas animales no se atacaban unas a otras, sino que se alimentaban de cuerpos muertos, tal como será en el tiempo del Milenio. (Isaías 11:6 y 65:25.) 

Los que hacen la objeción no se fijan en que Génesis 1:31 es la primera declaración que hace Dios inmediatamente después de haber creado al hombre en su estado de inocencia, y que entre la primera y la segunda habían transcurrido dos mil años, o más, y las circunstancias del mundo eran enteramente diferentes, a causa del pecado.


El mismo argumento es válido en muchos otros pasajes de la Biblia en los que el Dios inmutable parece cambiar, y en efecto, cambia de actitud, no de propósito y de mente, a causa de la actitud de los hombres. No es Dios quien cambia, él es siempre el mismo, justo y recto, pero si el hombre cambia de actitud y de mente, encuentra a Dios diferente; no por ningún cambio de parte de Dios, sino porque el cambio ha ocurrido en el hombre mismo. El segundo pasaje de Santiago copiado de la versión de Reina-Va lera, revisión 1909, es aclarado en la revisión de 1977, ya que el texto original dice: «el Padre de las lumbreras», en el cual no hay fases ni períodos de sombra», correspondiendo mejor, las dos frases de la figura que Santiago emplea.

¿DIOS SATISFECHO O ARREPENTIDO?



¿DEFENDIÓ DIOS A CAIN?
Por: Samuel Vila

En Génesis 9:6 leemos que Dios dijo a Noé: «El que derrame sangre de hombre por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.» En cambio, Caín derramó la sangre de su hermano, y cuando espantado de que alguien vengaría al inocente y pacífico Abel dijo: «Cualquiera que me encuentre me matará», Dios le respondió que el que le matare a él, sería castigado siete veces, y puso señal en Caín para que no le matase cualquiera que le hallare. ¿No hay aquí una contradicción y una injusticia?

Ya hemos indicado en el artículo anterior que los padres de la Iglesia se imaginaban la misma señal como un castigo para Caín, y bien puede ser así, pues ninguna otra marca podía ahuyentar de él los posibles agresores o vengadores de su hermano, si no fuera algo que causara terror de por sí. Los judíos tienen una tradición de que Caín murió asesinado por Lamec, basando esta idea en los versículos 23 y 24 del propio capítulo 4 del Génesis. Pero esta hipótesis no es aceptable porque en este pasaje se dice claramente que Lamec mató a un joven y en el tiempo aquel, Caín debía ser ya un anciano. 

Pero, ¿por qué Lamec cita este pasaje de Caín y la promesa que Dios le hizo para afirmar que quien se atreviera a atacarle a él, sería vengado, no siete, sino setenta veces? El doctor J. E. Sinynque, citado en el libro The Christian Armoury, del doctor V. R. Bradlaugh, dice: «Yo creo que el primer miembro de esta frase es elíptica y el segundo se refiere a Caín mismo, con lo cual se leería así: "Por tanto cualquiera que matare a Caín será castigado; él siete veces", por lo que el castigado con un castigo diferido siete veces, sería el propio Caín.


Esta fue la interpretación de los padres al atribuir la señal a una figura horripilante y una enfermedad penosa. Pero ¿por qué siete veces? ¿Qué significado tiene en tal caso esta expresión? Juntando la interpretación de los padres con la de los judíos, podría deducirse que Caín fue castigado con una vida errante y difícil; pero además que se vería atacado y herido siete veces hasta que un joven atacante terminó con su vida. El mismo joven intentaría matar a Lamec, pero este último lo mató a él. Este hecho provocaría en Lamec el recuerdo de la historia de Caín. 

Lamec habla con vanagloria, más bien que con esperanza, de que Dios le vengaría a él, un homicida y polígamo, setenta veces, o sea diez veces más que a Caín. El no esperaba en la venganza de parte de Dios, sino en su propia valentía, admirando la de su antecesor, Caín, a quien él habría vengado, de paso, al matar al mancebo que le mató; recalcando así, no la venganza de Dios, sino su propia bravura. 

¿DEFENDIÓ DIOS A CAIN?





(CNN) - Estados Unidos desplegó el portaaviones USS Carl Vinson en las disputadas aguas del mar del Sur de China, el sábado, como parte de operaciones marítimas "de rutina".
El Vinson lleva más de 60 aviones, incluyendo aviones de combate F/A-18.

La operación se produce en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China sobre territorio y comercio, y mientras el gobierno de Donald Trump parece que va a adoptar una postura de mayor confrontación hacia Beijing que su predecesor.

Durante su audiencia de confirmación, el nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que China debe ser bloqueado del acceso a las islas artificiales que está construyendo, preparando el escenario para un posible enfrentamiento.

En una conferencia de prensa el miércoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores de China dijo que había oído sobre el despliegue previsto del Vinson, y advirtió a Washington contra desafiar su soberanía.

"China respeta y defiende la libertad de navegación y sobrevuelo en el mar del Sur de China, de la que los países se benefician en virtud del Derecho Internacional, pero se opone firmemente al intento de cualquier país de socavar la soberanía y seguridad de China en nombre de la libertad de navegación y sobrevuelo", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Geng Shuang.


Las controvertidas aguas son una ruta de transporte importante en el centro de una disputa territorial que enfrenta a múltiples países.
China reclama casi todo el mar del Sur de China, incluyendo las islas a casi 1.300 kilómetros de la parte continental de China, a pesar de las objeciones de vecinos como Filipinas, Malasia, Brunei y Vietnam.

Beijing también ha construido islas artificiales en la zona, equipando algunas de ellas con características militares.
Imágenes de satélite de Iniciativa de Transparencia Marítima de Asia, divulgadas en diciembre, mostraron que China ha instalado sistemas de armas en siete islas artificiales.

Aunque EE.UU. no se pronuncia sobre la disputa territorial en el mar del Sur de China, sus buques de guerra han llevado a cabo operaciones de rutina cerca dichas islas, provocando advertencias de Beijing.

Los medios de comunicación chinos reaccionaron rápidamente a la travesía del Vinson.



Un artículo de opinión en el Global Times de China declaró que el despliegue muestra que Estados Unidos quiere "crear provocaciones y abrir una brecha" entre China y otros países que son parte en el mar del Sur de China.

"Esto puede provocar fricciones o incluso enfrentamientos militares entre China y EE.UU.", escribió Li Jie, un experto naval basado en Beijing.

Las operaciones con portaaviones de Estados Unidos en el mar del Sur de China no son inusuales. Hace casi un año, el USS John C. Stennis realizó una travesía similar. Y el Vinson estuvo en el mar del Sur de China en 2015.

El despliegue del Vinson en el mar del Sur de China es el segundo de un buque de la Armada de EE.UU. de alto perfil de este mes.



La semana pasada, la nave de combate USS Coronado, basada temporalmente en Singapur, llevó a cabo operaciones de entrenamiento en el mar del Sur de China, según un comunicado de la Armada.



Portaaviones de EE.UU. inicia patrullaje "de rutina" en disputadas aguas del mar del Sur de China

(CNNMoney) - Bill Gates dice que es tiempo de redirigir parte del dinero que el mundo gasta en armas a prepararnos para una amenaza inminente: terroristas con patógenos.

Él advierte que la amenaza del terrorismo biológico está "junto a la guerra nuclear y al cambio climático".

Gates habló el sábado en la Conferencia de Seguridad de Munich, en Alemania, y una transcripción condensada de su discurso fue publicada por Business Insider.

El multimillonario cofundador de Microsoft ahora filántropo ha invertido fuertemente en iniciativas de salud alrededor del mundo, y ahora habla con la esperanza de estimular mayores inversiones en vacunas e investigaciones médicas.

Dice que ahora es necesario que el mundo se prepare para lo que él considera que es una de las mayores amenazas a la existencia: la próxima pandemia.

"Ya sea que ocurra por un capricho de la naturaleza o a manos de un terrorista, los epidemiólogos dicen que un patógeno que se transmita por el aire rápidamente podría matar a 30 millones de personas en menos de un año", dijo. "Y dicen que hay una posibilidad razonable de que el mundo experimente un brote así en los próximos 10 o 15 años".

La más reciente pandemia fue todavía más mortal, señaló Gates. Un brote de gripe -que ocurrió de forma natural- mató a entre 50 y 100 millones de personas en 1918.

Gates dice que la tecnología actual puede ayudar a prevenir un número de víctimas tan alto. "La buena noticia es que con los avances en biotecnología, nuevas vacunas y medicinas pueden ayudar a prevenir que las epidemias se esparzan sin control", dijo –pero es requiere de fondos para investigación preventiva.
"Soy optimista de que en una década podremos estar mejor preparados para una epidemia letal si somos capaces de poner una fracción de lo que gastamos en presupuestos militares y nuevas armas en la preparación ante epidemias", dijo.

Bill Gates advierte que hay que prepararse para el terrorismo biológico

19 feb. 2017






¿DE QUIEN TUVO TEMOR CAIN?
Por: Samuel Vila

Si Caín y Abel fueron los primeros hijos de Adán y Eva, ¿de quién tuvo temor Caín al decir cualquiera que me hallare me matará?

Desde el punto de vista de los predicadores evolucionistas la respuesta es fácil, ya que suponen que Adán no fue el primer hombre sobre la tierra. Pero nuestra respuesta es desde el punto de vista bíblico, y, en este caso, lo mismo que en la pregunta sobre ¿con quién se casó Caín?, la respuesta es el versículo 5 de este capítulo que dice que Adán tuvo hijos e hijas. Sabemos que habían pasado 130 años desde la creación de Adán, comparando Génesis 4:20 con este pasaje. Si Adán cumplió desde el primer año de su vida la orden divina de «creced y multiplicaos», pudo haber tenido muchos hijos y nietos en más de un siglo. Según este texto, Abel y Caín no fueron los únicos hijos de la primera pareja, como se piensa comúnmente.

La pregunta es, pues: ¿Por qué tenemos la historia de estos dos hijos de Adán con tanto detalle, y no aparecen sino por referencia todos los demás? Ya lo hemos indicado al hablar del Sacrificio Redentor, del que probablemente Dios enteró a Adán con más extensión de lo que parece. Caín y Abel son tipos representativos del hombre que obedece a Dios y del que trata de hacer las cosas a su manera, y por eso tenemos la historia del primer asesinato en el mundo, como un aleccionador ejemplo. En aquel primer siglo es seguro que todos los hijos de Adán se consideraban hermanos y no había habido ningún aten- tado terrorista.



Caín fue el primero en levantar su mano en contra un hermano, y este mismo hecho histórico es suficiente para el detalle con que nos es referido. Hebreos 11:4 nos amplía un poco la visión del carácter de Abel, como un hombre justo y temeroso de Dios, lo que hace más propio que su muerte alevosa haya quedado consignada en las Sagradas Escrituras. Caín temería, pues, de alguno de sus parientes que se habían esparcido sobre la tierra, aunque probablemente no muy lejos de Mesopotamia, y la misma impresión que debía producirle ver a su hermano inerte, tras haberle herido le inducía al temor de que a él le pudiera ocurrir lo mismo.
Acerca de la marca que Dios le puso se han hecho muchas hipótesis. Puesto que los hombres en aquel tiempo no sabían leer, no podía ser una prohibición escrita; por esto los exégetas del texto sagrado opinan que la marca era más bien una señal de una promesa de Dios para la propia seguridad del delincuente, que un mandato a sus contemporáneos. Del mismo modo que el arco-iris era una señal de la promesa de Dios para Noé de que no habría otro diluvio. Pero, ¿en qué consistía la propia señal? Los antiguos padres de la Iglesia dicen que la señal era un continuo temblor en todo su cuerpo, acompañado de un semblante atroz que daba a conocer la agitación de su conciencia. En tal caso la misma señal era un castigo para Caín.
La señal de Caín, fuera lo que fuera, era con todo una seguridad para el propio malhechor de que la sangre de su hermano no sería vengada inmediatamente, así Dios concedía al primer criminal un plazo para un posible arrepentimiento y perdón mediante el prometido Redentor, simbolizado por el mandato de sacrificios sangrientos. Esto sin duda expresa el ver. 7. Muchos exégetas entienden: «El que lleva el pecado» en esta enigmática expresión. Dios no podía decirlo claramente a Caín antes de cometer su crimen para no alentarlo al mismo, pero nos lo da a en- tender a nosotros; que aun para el primer homicida habría habido perdón, como lo ha habido para millares de criminales que se han arrepentido a través de los siglos y se han acogido a la muerte redentora de Jesucristo. Debemos tener en cuenta que en aquellos tiempos los hombres tendrían absoluta fe en que el Ser misterioso que había tratado con el patriarca Adán como una teofanía visible, era poderosísimo y su palabra se cumplía. Pero una cosa es fe y otra obediencia. Todo el relato muestra que Caín tenía fe en Dios, pero como la de los demonios; en cambio, Abel tenía una fe obediente. Por esto, en Hebreos 11, nos es puesto como un ejemplo de fe.


En la Biblia traducida por Petisco-Torres Amat hallamos la siguiente nota: «Los padres creen que esta señal fue un temblor de todo su cuerpo acompañado de un semblante atroz, que daba a conocer la agitación de su conciencia.» (La Sagrada Biblia, pág. 7, nota 15.)

¿DE QUIEN TUVO TEMOR CAIN?

Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Verso del dia

Concordancia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com