18 ene. 2019




Video: El hombre de Dios ¿como concerlo?



Video: Como ser preservado del error



Video: Hija de Ricardo Montaner graba pagano


Video: Marcos Vidal reprende a predicadores que se lucran con el evangelio





Los pastores advierten que los cristianos deben ser luz del mundo y no "estrellas de la iglesia". "El principal peligro de la vanidad humana está en el ego", defiende líder evangélico


Conforme a lo informado por Gospel Prime, durante una entrevista al programa Bate Papo, de la Red Super, los pastores Leandro Jahel, Inmaculada Alvino y Leonardo Arcoverde advierten del hecho de que algunos cristianos se destacan en los medios y dejan de ser "luz del mundo" para convertirse en "estrellas de la iglesia".



"Hacer algo para nuestra propia gloria y hacerse conocido es lo mismo que querer tomar el lugar de Dios, deseando la gloria que es de él. Y Dios no divide la gloria con nadie", inició Arcoverde.


Muchas personas quieren ser reconocidas por lo que hacen. "Ellos terminan convirtiéndose en 'estrella gospel' y la iglesia no es lugar para eso. El único nombre que debe ser reconocido es el nombre de Jesús. Necesitamos volver a los orígenes", continuó.

Para la pastora de la Iglesia Bautista de la Lagoinha (BH) "estamos llamados a servir". Ella apunta al ego humano como principal problema de la actual era de las vanidades. "Muchas veces, cuando Dios opera milagros y hace cosas a través de las personas, el ego empieza a inflamarse", puntualiza.

Vale recordar que "somos sólo instrumentos en las manos del Señor", dijo. "Ser utilizado no significa ser aprobado. Pablo dejó esa alerta procura presentarte a Dios aprobado, no como estrella aplaudida", concluye.




VIDEO: CRISTIANOS DEBEN SER LUZ EN EL MUNDO, NO ESTRELLAS DE LA IGLESIA

14 ene. 2019





"Jesús nunca le dijo a César cómo gobernar Roma"

Una de las distorsiones bíblicas que he visto últimamente se da con la llamada Teonomía. Esta palabra viene de las palabras "Theos" (Dios) y nomos (ley), trayendo la idea de una forma de gobierno en que la sociedad sería gobernada por la "ley divina", un tipo de teocracia cristiana, como dice David W. Jones.

Para los adeptos de esta visión de mundo, la Palabra de Dios, incluyendo las leyes judiciales del Antiguo Testamento, deben ser cumplidas por las sociedades modernas. Es decir, la Teonomía es una visión ética cristiana que afirma que la Ley de Dios revelada en la Escritura, tanto en el Nuevo como en el Antiguo Testamento, es el único patrón de autoridad, verdad y justicia. La cosmovisión teóricamente presenta la Biblia como el único estándar aceptable para juzgar lo que es correcto y lo que es erróneo en relación a la realidad creada.

En este contexto, a mi juicio, el ascenso de gobiernos como el de Trump o de Bolsonaro, por haber contado con el apoyo bastante sustancial del electorado evangélico, ayudaron a crear, aunque no fuera ésta la intención, en la cabeza de algunos religiosos, una una especie de triunfalismo, donde habría prácticamente una fusión entre la política tradicional y la fe cristiana, que fue bastante atacada y ridiculizada en los recientes gobiernos.

Así, es como si gobiernos, como el de Trump o Bolsonaro, en el imaginario de algunos, representasen la retomada del lugar de destaque en la política por determinados segmentos religiosos. Sin embargo, pienso como el director de la Liberty University, la mayor universidad cristiana del mundo, el pastor Jerry Falwell Jr., que recientemente se pronunció en el sentido de que lo ideal es que el gobierno sea "libre de cualquier asociación religiosa."



Y invocando el famoso discurso de Jesús, en Mateo 22:21, Falweel Jr., dijo que "Jesús nunca le dijo a César cómo gobernar Roma", dejando al Maestro bien claro, incluso, que su Reino no era terreno y que Él anunciaba Reino de Dios como algo espiritual.

En este contexto, la cosa se vuelve más problemática aún cuando eventualmente religiosos ascienden al poder o poseen eminencia en un gobierno y pasan a querer imponer, por la ley y por la coerción estatal, sus valores a individuos de la sociedad que no comulgan de aquellos valores.

Es, con las debidas reservas, algo que no desata mucho de lo que hacen algunas dictaduras islámicas que buscan imponer en la marra la sharía a sus súbditos.

En cambio, creo que el cristiano debe buscar en cualquier ambiente, incluso en la política, si decide participar de ella, los valores del Reino de Dios que son la verdad, la justicia, la paz, la fraternidad, el perdón, la libertad, la alegría y la alegría, la dignidad de la persona humana.

Desgraciadamente, en muchos casos hemos visto varias noticias que involucran a parlamentarios evangélicos más preocupados sólo en conseguir poder, prestigio y ventajas para su segmento social o usando su mandato, sólo para defender dogmas de su fe, lo que contrasta, en mi punto de vista con lo que se espera de un político, que es el bienestar de toda una colectividad y no de su grupito social.

No puedo entender, por ejemplo, en qué el Reino de Dios está siendo engrandecido cuando un parlamentario presenta un proyecto de ley para eximir a iglesias de albaranes de construcciones que son exigidos de todos.



O cuando busca ampliar beneficios tributarios y fiscales para aumentar la renta de sus denominaciones, a pesar de que toda la población es gravada.

Concluyendo, tenemos que entender que la única "imposición" que el Evangelio nos coloca es amar a nuestro semejante, y no buscar castigarlo o excluirlo socialmente, simplemente porque él tiene la libertad de pensar diferente de mí. A Dios, cabe el juicio. Que así sea.

Fuente: Gospel Prime


Teonomía y la política actual



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Vidayverdad.org