6 jun. 2014

La responsabilidad del Predicador

La responsabilidad del Predicador



"Esfuérzate para poder presentarte delante de Dios y recibir su aprobación. Sé un buen obrero, alguien que no tiene de qué avergonzarse y que explica correctamente la palabra de verdad - 2 Tim 2:15 (NTV)."

*La responsabilidad y obligación que posee todo aquel que predica la palabra de Dios es bastante grande. 

Todos los seres humanos miran con indignación al abogado o juez que, a raíz de la búsqueda de riquezas, distorcionan la verdad al atacar la reputación y posesiones personales de la gente, a medida que los reducen a la pobreza. Tambien se responde con indignación parecida ante el médico farsante que, por incompetente, pone en peligro la salud y vida de otro por la busqueda de ganancias financieras. Tales personas según el pensamiento coherente del hombre merecen ser concideradas como criminales; el dolor y pérdida de las víctimas les atribulle a ellos justamente tal nombre.



Todo aquel que se ofrese a si mismo como consejero o sanador para ocuparse de alguien durante un tiempo de crisis, y luego, por negligencia, incapacidad o codicia egoísta destruír sus vidas, es algo que revela falta de razón. Las asociaciones médicas y legales han establecido medidas para intentar prevenir tal negligencia.

Pero, ¿y que del predicar como suministrador de la verdad de Dios? ¿Acaso no es responsable ante Dios por cualquier perversión de la verdad, independientemente de cuén tonta sea, y también por su negligencia e incapacidad? Que asociación terrenal le regula? ¿Acaso no es cierto que todo aquel que predica la Palabra de Dios, confronta una corte mayor que el foro legal o cualquier tribunal médico? "Amados hermanos, no muchos deberían llegar a ser maestros en la iglesia, porque los que enseñamos seremos juzgados de una manera más estricta - Stg 3:1 (NTV)."

Ninguna profeción tiene un potencial tan alto de responsabilidad como la del predicador de la Palabra de Dios. Este juzgará a cualquier predicador en base a la precisión y a la certeza de su predicación. Cualquier falla como vocero de Dios no sólo ocasiona verguenza sino juicio. El Espíritu Santo por Su Palabra deja claramente dicho que todo pastor del rebaño de Dios debe "dar cuenta" (Heb 3:17). Vendrá el día en el cual el predicador tenga rendir cuentas. Entonces sólo una cierta clase de hombre tiene derecho a ser conciderado como abogado, juez o médico.  El patrón es significativamente mayor para el predicador.



¿Qué es lo que equipa a un hombre a fin de calificar para la responsabilidad de la predicación? 

Elementos Necesarios y Esenciales del predicador en su deber responzable:

1- Reverencia a Dios.
2- Respeto a la dignidad del deber Divino (Pastor, Maestro, Etc!).
3- Buen sentido.
4- Sano Juicio.
5- Una manera de pensar clara y profunda.
6- Amor por la lectura.
7- Dedicación diligente al estudio y meditación de la Palabra.
8- Buena memoria.
9- Buen dominio de las palabras.
10- Saber como piensa la sociedad.
11- Un talento poco común y mucho esfuerzo para explicar los pasajes oscuros de la Biblia.
12- Resolver las complicadas aplicaciones de la Palabra a las vidas.
13- Saber defender la Verdad en contra de sus opositores.

Una cantidad minima de conocimiento y habilidad jamás capacitarán al predicador para enseñar doctrina, exponer las cosas profundas de Dios, convencer la mente terca, capturar los afectos y la voluntad o iluminar las realidades oscuras para eliminar las sombras de confusión, ignorancia, las objeciones, el prejuicio, l atentación y el engaño.

Por encima de todo, y a travéz de todo, el predicador debe ser hábil en el uso de la Palabra de Dios para detectar los errores de aquellos que le escuchan, para liberar hombres de sus fortalezas de ignorancia, convencer sus conciencias, tapar sus bocas y cumplir su responsabilidad de proclamar poderosamente el consejo de Dios. La Palabra es la única arma del predicador, la poderosa espada de doble filo que es la única que corta hasta lo mas profundo del alma y espíritu (Heb 4:12).

Si se cree que Dios ha preparado al expositor con la capacidad mental, a disciplina diligente y el don del Espíritu para predicar, el éxito todavía requiere un conocimiento profundo y una proclamación fiel de la Palabra. Sobre todo el prpedicador debe llegar a ser así "Así fue porque Esdras había decidido estudiar y obedecer la ley del Señor y enseñar sus decretos y ordenanzas al pueblo de Israel- Esd 7:10 (NTV)" y así "Mientras tanto, un judío llamado Apolos —un orador elocuente que conocía bien las Escrituras— llegó a Éfeso desde la ciudad de Alejandría, en Egipto - Hch 18:24 (NTV)." es decir, tener el deseo profundo de estudiar la Palabra y conocerla.



La Biblia afirma claramente el llamado a la capacidad para exponer la Palabra de Dios: "En presencia de Dios y de Cristo Jesús —quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer su reino— te pido encarecidamente: predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza.  Llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. Rechazarán la verdad e irán tras de mitos - 2 Tim 4:1-4 (NTV)."

Hay cuatro principios importantes en este pasaje:

1)- La Seriedad:  La comisión del predicador es bastante seria y se expresa en el verso 1: "En presencia de Dios y de Cristo Jesús —quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer su reino— te pido encarecidamente." Pablo el gran experimentado hombre de Dios habla a su hijo en la fe Timoteo sobre el sentido de tal responsabilidad. Un vivo ejemplo lo fue John Knox, cuando fue obligado a predicar la Palabra, y en anticipo a ello, se encerró en un cuarto y lloró por días porque temía a la seriedad de ese deber. ¿Es es el sentido de responsabilidad que hoy en día tienne los predicadores sobre la seriedad de la proclamación de la Palabra? Al oirles se notará si es así o no. El juez perfecto juzgará perfectamente la calidad, la precisión, el celo y el esfuerzo del predicador. El asunto es complacer a Dios y a Jesucristo, no agradar a los hombres. El juicio de estos es imperfecto y eternamente inconsecuente. El de Dios, perfecto y eternamente consecuente, es el único veredicto que importa.

 2)- El Tema: La comisión del predicador se expresa en el verso 2: "predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza" La predicación es el mandato. No sólo se ha de retener la sólida Palabra (2 Tim 1:13), para usarla de forma precisa (2 Tim 2:15), para guardarla (2 Tim 1:14), sino para proclamarla. Colosenses 1:24-25 dice: "Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios (RV60)." La predicación de la Palabra de Dios es la expresión exacta de la voluntad del Soberano, que deja que sea Dios quien hable, no el hombre. La misma conserva los pensamientos del Espíritu y lleva al predicador a un contacto directo ycontinuo con la mente del Espíritu Santo, el autor de la Escritura. Libera al expositor para que proclame toda la revelación de Dios, produciendo un ministerio saludable e integro. Promueve el conocimiento Bíblico y produce un abundante conocimiento de las verdades redentoras. Implica la autoridad divina definitiva, comunicando la voz misma de Dios. Y transforma al predicador, lo cual a su vez lleva a congregaciones transformadas.

3)- Su Alcance:  "Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza" El predicador debe estar listo siempre a predicar, sea conveniente o no hacerlo. está ansioso de exponer el pecado y promover el comportamiento justo. Lo hace con pasiencia y no con irritación, amargura o desaliento. Su predicación siempre es doctrina sólida que le muestra al pueblo el verdadero patrón de Dios.

4)- La Urgencia:  La comisión del predicador se expresa en los versos 3 y 4: "Llegará el tiempo en que la gente no escuchará más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos se mueren por oír. Rechazarán la verdad e irán tras de mitos" Los pecadores no toleran las verdades inquitantes. Eso es de esperarse. Por otra parte, querrán escuchar mentiras agradables. Ellos podrán buscar lo sensacional, lo entretenido, lo que les enfoque y edifique el ego, que no los amenace y que los haga populares. Pero lo que el verdadero predicador habla como el dictado Divino hará lo contrario, ya que se hablará no por la gente, sino por Dios. 

El predicador lleva el mensaje que el pueblo más necesita escuchar casi siempre será el que menos les guste escuchar. Pero cualquier cosa menor que el compromiso del predicador para con la predicación verdadera reducirá sus obejas a un rebaño débil, vulnerable y sin conocimiento real. 

Todo aquel que desee predicar la Palabra de forma precisa y poderosa primeramente tendrá que comprender la responsabilidad que carga la misma, todo aquel que desee enfrentar al juez el día del juicio y experimentar el agrado del Señor por su esfuerzo; y que desea con ansias predicar la Palabra y permitir que Dios hable mendiante si de una manera poderosa y edificante, así como El la dio; para que todo aquel que desee ver a las parsonas transformadas radicalmente y llevando vidas consagradas, solo existe una cosa, predicar la verdad como Dios demanda, ¿como se logra?, educandose, conociendola, y expresandola. 

Si desea ser uno de esos predicadores que anhelan el corazón de Dios, que alimentarán los oidores con conocimiento Divino dle entendimiento espiritual mediante la exposición Bíblica, La responsabilidad, dedicación, estudio, entrega, y compromiso con Dios de hablar lo que El desea que se hable será el factor dominante que lleve a las visas a la Verdad. 

La autenticidad de la predicación bíblica se empaña de modo significativo debido a que los comunicadores contemporáneos están más preocupados de la relevancia personal que de la revelación Divina. La Escritura inequivocamente requiere una proclamación centrada en la voluntad de Dios y en la obligación que tiene la humanidad de obedecerle a El. Los ministros han de imitar a Dios y realizar su mejor esfuerzo para instruir al pueblo en los misterios de la santidad y enseñarles que creer y practicar, para entonces conducirlos a obrar, de que practiquen lo que se les enseñó. De otra manera es posible que su labor sea en vano. El no hacer esto es una de las razones principales por las cuales muchos hombres caen en tantos errores como lo hacen en estos días.

"El error de ustedes es que no conocen las Escrituras y no conocen el poder de Dios - Mt 22:29 (NTV)."

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Verso del dia

Concordancia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.
script type='text/javascript'> /*Mensaje que puedes personalizar*/ var mensajeerror = "Boton derecho deshabilitado ¡Gracias por visitarnos!"; if(document.layers) window.captureEvents(Event.MOUSEDOWN); function bloquear(e){ if (navigator.appName == 'Netscape' && ( e.which == 2 || e.which == 3)) { alert(mensajeerror);return false; } if (navigator.appName == 'Microsoft Internet Explorer' && (event.button == 2 || event.button == 3)) { alert(mensajeerror);return false; }} window.onmousedown=bloquear; document.onmousedown=bloquear;

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com