23 jul. 2014

Una defensa razonable

Una defensa razonable
Por: Dr. Félix Muñoz


Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros – 1 Ped 3:15 (RVR)”.



Una actitud correcta ante los opositores puede ser, incluso, que el propio padecimiento resulte en una oportunidad para dar razón (apología) sobre la fuente de nuestra fe y esperanza. No se trata de una apologética arrogante o triunfalista sino desarrollada en un espíritu de mansedumbre y reverencia.



Al Pedro usar la palabra “Estad siempre preparados” del griego (hetoimoi aei). Comunica “siempre estén en la disposición” (Tit. 3:1). La disposición que Pedro comunica es “Para presentar defensa” (pros apologian). Para una apología, en su sentido antiguo, una respuesta razonada y vindicadora, una defensa, como en Hechos 22:1, de (apologeomai), defender, vindicar. Pedro daba a entender con ello que el creyente debe estar dispuesto, preparado y bien enfocado a presentar una defensa verbal adecuada a la verdad del evangelio en conformidad a un bien testimonio “con mansedumbre y reverencia(alla meta prautëtos kai phobou), por así decirlo: “La mejor defensa de la palabra, es la conducta” – Félix Muñoz. Todo esto es por la “Razón de la esperanza que hay en vosotros” (logon peri tës en humin elpidos). Sentido original de logon (acusativo de la cosa con aitounti y humäs, acusativo de la persona), «con respecto a la esperanza» De Dios (2:18; 3:2, 4), no del hombre. Esto comunica que los creyentes deben estar “listos para una defensa oral de la esperanza interior”. Esta actitud demanda una comprensión inteligente de la esperanza, y capacidad para presentarla. En Atenas se esperaba de cada ciudadano que pudiera unirse a la discusión de los asuntos de estado, pero que a la misma vez su contenido comunicativo fuera adecuado, veraz y contundente.

En la última parte del versículo 14 y en este versículo, Pedro cita a Isaías 8:12b-13, que dice: «Ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. A Jehová de los ejércitos, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo». Como alguien ha dicho: «Tememos tan poco a Dios porque tememos demasiado a los hombres». El pasaje de Isaías habla de Jehová de los ejércitos como quien debe ser reverenciado. Citándolo, Pedro dice, por inspiración del Espíritu Santo: santificad a Dios el Señor en vuestros corazones. Reverenciar al Señor significa hacer de Él el Soberano de nuestras vidas. Todo lo que hacemos y decimos debería estar en Su voluntad, para Su agrado y para Su gloria. El señorío de Cristo debería dominar todas las áreas de nuestra vida —nuestras posesiones, ocupaciones, nuestra biblioteca, nuestro matrimonio, nuestro tiempo libre—; no se puede excluir nada.



Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros. Esto se aplica primordialmente a tiempos en los que los cristianos están padeciendo persecución por causa de su fe. La conciencia de la presencia del Señor Cristo debería impartir una santa libertad e inspirar al creyente a dar un buen testimonio. Este versículo es también aplicable a la vida diaria. La mejor manera que el texto comunica que se debe compartir y defender la verdad es en una manera muy natural en la cual el Señor se vea en nuestras vidas.

Deberíamos estar preparados para exponer las grandezas del Señor en conformidad a Su Palabra ante tanta falsedad doctrinal. Este testimonio debería ser dado en todo caso con gentileza y reverencia (temor a Dios). No debería haber ni un rasgo de dureza, amargura, altivez o frivolidad cuando hablemos de nuestro Salvador y Señor, debemos presentar nuestros argumentos bíblicos, con la evidencia correcta manifestada en nuestra vida.


Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Vidayverdad.org