17 nov. 2014

El Corán y el Perdón

El Corán y el Perdón 
por Dave Miller, Ph.D.


El Corán rechaza directamente el rol crucial de la muerte y resurrección de Jesús (Sura4:157-158; 3:55). Por consiguiente, el Corán debe dar la impresión que Dios simplemente puede perdonar a la gente si ellos se arrepienten y se someten (i.e., llegan a ser musulmanes). “Creer” significa aceptar a Alá como el único Dios, y aceptar a Mahoma como el gran mensajero final de Alá. El medio del perdón en el Corán es la resignación y la sumisión de la voluntad personal ante este principio fundacional (lasshahadas), juntamente con las buenas obras en la vida. Considere los siguientes pasajes:
En cuanto a quienes crean y obren bien, Él les remunerará debidamente (Sura 3:57, énfasis añadido).
En cuanto a quienes hayan creído y obrado bien, Él les dará, por favor, Su recompensa y aún más. Pero a quienes hayan tenido a menos servirle y hayan sido altivos, les infligirá un castigo doloroso (Sura 4:173, énfasis añadido). 
¡Creyentes! Si teméis a Alá, Él os concederá un Criterio, borrará vuestras malas obras y os perdonará. Alá es el Dueño del favor inmenso (Sura8:29, énfasis añadido). 
Mientras que a quienes hayan creído y obrado el bien se les introducirá en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos y en los que estarán, con permiso de su Señor, eternamente. Como saludo oirán: «¡Paz!» (Sura14:23, énfasis añadido). 
Di: «¡Siervos que habéis prevaricado en detrimento propio! ¡No desesperéis de la misericordia de Alá! Alá perdona todos los pecados. Él es el Indulgente, el Misericordioso». ¡Volveos a vuestro Señor arrepentidos!¡Someteos a Él antes de que os alcance el castigo, porque luego no seréis auxiliados! (Sura 39:53-54, énfasis añadido).
Estos versículos enfocan la formula coránica para la salvación. Arrepentirse de la incredulidad y volver a Alá es el fundamento específico por el cual Alá puede perdonar los pecados pasados y extender perdón continuo al creyente (cf. Sura 11:3; 26:51; 45:30; 46:31). El Corán no solamente carece de una explicación más profunda por la cual el perdón divino se otorga (i.e., expiación por medio de la sangre), sino también declara que la creencia genuina (i.e. sincera) y las buenas obras rectifican el pecado:
En cambio, borrará las malas obras y mejorará la condición de quienes hayan creído, obrado bien y creído en la revelación hecha a Mahoma, la cual es la Verdad que viene de su Señor (Sura 47:2, énfasis añadido). 
Quien combate por Alá combate, en realidad, en provecho propio. Alá, ciertamente, puede prescindir de las criaturas. A quienes hayan creído y obrado bien les borraremos, sí, sus malas obras y les retribuiremos, sí, con arreglo a sus mejores obras....A quienes hayan creído y obrado bien hemos de hacer que entren a formar parte de los justos (Sura 29:6-7,9, énfasis añadido).
Se ve otro ejemplo en la siguiente pronunciación coránica:
Verás a los impíos temer por lo que han merecido, que recaerá en ellos, mientras que los que hayan creído y obrado bien estarán en los prados de los jardines y tendrán junto a su Señor lo que deseen. ¡Ése es el gran favor! Ésta es la buena nueva que Alá anuncia a Sus siervos, que creen y obran bien. Di: «Yo no os pido salario a cambio, fuera de que améis a los parientes». A quien obre bien, le aumentaremos el valor de su obra. Alá es indulgente, muy agradecido. O dirán: «Se ha inventado una mentira contra Alá». Alá sellará, si quiere, tu corazón. Pero Alá disipa lo falso y hace triunfar la Verdad con Sus palabras. Él sabe bien lo que encierran los pechos. Él es Quien acepta el arrepentimiento de Sus siervos y perdona las malas acciones. Y sabe lo que hacéis. Escucha a quienes creen y obran bien y les da más de Su favor. Los infieles, en cambio, tendrán un castigo severo (Sura 42:22-26, énfasis añadido).
El Corán explica que cuando las advertencias de Alá y las señales finalmente ocurran, “no aprovechará su fe a nadie que antes no haya creído o que, en su fe, no haya hecho bien.... Quien presente una buena obra, recibirá diez veces más” (Sura6:158,160, énfasis añadido). Estos versículos enfatizan el hecho que el medio por el cual Alá puede perdonar los pecados es que los musulmanes realicen buenas obras (cf.Sura 25:70; 39:35; 64:9).

De hecho, las buenas obras deben superar a las malas obras en el Día del Juicio: “Entonces, el autor de obras de peso gozará de una vida agradable, mientras que el autor de obras ligeras tendrá un abismo por morada. Y ¿cómo sabrás qué es? ¡Un fuego ardiente!” (Sura 101:6-11). El Corán incluso declara explícitamente que las obras buenas anulan las obras malas:
Ciertamente, tu Señor remunerará a todos sus obras sin falta. Está bien informado de lo que hacen. Sé recto como se te ha ordenado y lo mismo los que, contigo, se arrepientan. ¡No seáis rebeldes! Él ve bien lo que hacéis....Haz la azalá en las dos horas extremas del día y en las primeras de la noche. Las buenas obras disipan las malas. Ésta es una amonestación para los que recuerdan. ¡Y ten paciencia! Alá no deja de remunerar a quienes hacen el bien (Sura 11:111-112,114-115, énfasis añadido).
De hecho, Alá simplemente pasará por alto las malas obras de aquellos que llegan a ser musulmanes: “Estos son aquéllos de cuyas obras aceptaremos lo mejor y pasaremos por alto sus malas obras. Estarán entre los moradores del Jardín, promesa de verdad que se les hizo” (Sura 46:16, énfasis añadido). Así que según el Corán, el perdón de Alá se funda en y depende del hecho de llegar a ser un musulmán y mantener ese estatus con obras buenas. No es una sorpresa que los terroristas musulmanes del 11 de septiembre de 2001 pudieron visitar un club de strip-tease antes de su misión suicida (Farrington, 2001). Ellos entendieron la enseñanza del Corán que las obras “buenas” hacen que Dios pase por alto las malas.

La Biblia claramente enseña que las obras buenas son necesarias para la salvación (Hechos 10:35; Romanos 2:6). De hecho, la fe misma es una “obra”—una obra que el hombre debe hacer (Juan 6:29). El arrepentimiento, la confesión de la deidad de Jesús y el bautismo son igualmente requisitos necesarios para obtener el perdón de Dios (Hechos 2:38; 17:30; Romanos 10:9-10). Sin embargo, el Nuevo Testamento enseña que la obediencia a las obras especificadas divinamente no hacen que estas obras sean meritorias, i.e., estas obras no nos hacen merecedores de la salvación. Soncondiciones de la salvación—no los fundamentos de la salvación. No borran o rectifican el pecado pasado. Todavía se debe realizar la expiación para todos los pecados cometidos previamente (Isaías 59:1-2).

Una gran parte de la cristiandad ha sido engañada en este punto. Especialmente desde la Reforma Protestante, la tendencia ha cambiado a la opinión extrema y no-bíblica que todo lo que se necesita es “creer”, lo que Martín Lutero calificó como “sola fide” (fe solamente) [cf. Lewis, 1991, pp. 353-358; Butt, 2008]. El Corán sostiene el extremo opuesto igualmente incorrecto de ganar el perdón por las obras humanas meritorias. El Nuevo Testamento realmente revela un enfoque medio entre estos dos extremos al insistir que no se puede perdonar ningún pecado sin la sangre derramada de Jesús. Esta es la gracia del cristianismo: el hecho que Dios hace por la humanidad lo que la humanidad no podía hacer por sí misma, i.e., expiar su propio pecado. Este acto de gracia divina no es merecido o ganado (Efesios 2:8-9). Nada que los humanos hagan puede pagar a Dios por este regalo inefable (2 Corintios 9:15). 

No obstante, para que el pecador acceda a la bendición rica del perdón que se basa en la sangre de Cristo, debe rendir obediencia al Evangelio de Cristo (Romanos 6:16-17; 2 Tesalonicenses 1:8; Hebreos 5:9) a través de la fe, el arrepentimiento, la confesión y el bautismo (Hebreos 11:6; Lucas 13:3; Romanos 10:9-10; 1 Pedro 3:21). Esta respuesta obediente a Cristo no nos hace dignos del perdón; tampoco contrarresta nuestras malas obras pasadas. En cambio, representa la disposición de someterse al prerrequisito mandado divinamente (no humanamente) por el cual se recibe y acepta el regalo de la salvación que Dios ofrece a los que responden adecuadamente. [NOTE: El término del Nuevo Testamento que se traduce como “Evangelio”, que significa “buenas nuevas” (Bruce, 1977, pp. 1et.seq.), hace referencia específicamente al sacrificio de Cristo en la cruz como el único medio para el perdón de los pecados. Increíblemente, el Corán no dice nada en cuanto a la necesidad de expiación y la muerte de Cristo en la cruz, pero habla de manera aprobatoria de “Injil”, i.e., el Evangelio, aparentemente haciendo referencia a la revelación que Mahoma pensó que Jesús dio].



















REFERENCIAS

Bruce, F.F. (1977), La Defensa del Evangelio del Nuevo Testamento [The Defense of the Gospel in the New Testament] (Grand Rapids, MI: Eerdmans), edición revisada.

Butt, Kyle (2008), “Martín Lutero Habla de la ‘Fe Solamente’ y el Bautismo”, [En-línea],URL: http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/3700.

Farrington, Brendan (2001), “FBI Investiga Posibles Enlaces en Florida”, [“FBIInvestigates Possible Fla. Links]”, [En-línea]: URL: http://newsmine.org/archive/9-11/questions/stripbar.htm.

Lewis, Jack (1991), Preguntas que Usted ha Hecho acerca de las Traducciones de la Biblia[Questions You’ve Asked About Bible Translations] (Searcy, AR: Resource Publications).




Derechos de autor © 2008 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.


Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com