21 ene. 2015

¿Cuán bíblico es “arrebatar” cosas al enemigo?

¿Cuán bíblico es “arrebatar” cosas al enemigo? 
Por Esaú Mejía 

La práctica no bíblica de “arrebatar”, junto con otras más (decretar, declarar, visualizar etc), se ha enseñado y repetido durante tantos años en predicas, congresos, conferencias y oraciones. Esta palabra ya es parte del vocabulario de muchos cristianos, y han terminado aceptándose como “verdad”, una corriente que no encuentra el mínimo sustento en la Biblia. 

No es difícil encontrar una dama orando por sus hijos no cristianos y “arrebatando” sus almas para Cristo, o un padre de familia con una deuda económica “arrebatando” el “bienestar” o la “riqueza” que satanás le ha “robado”. Esto sucede porque sus pastores o líderes le han enseñado que pueden solucionar muchas cosas solo con “arrebatar”. Pare de sufrir y arrebate su milagro Esta doctrina reduce la soberanía de Dios y les enseña a los cristianos que con solo presionar el botón de “arrebatar”, usted tendrá lo que necesita. 

¿Usted desea sanidad, desea dinero, desea un esposo o esposa y felicidad? No tiene que comprar una varita mágica de Harry Potter en Amazon, tan solo pare de sufrir y “arrebata tu milagro”. Como dice en mi país: “más bueno que e’ así!”. En la falsa doctrina de “arrebatar” no cabe decirle a Dios “hágase tu voluntad”. Lo que importa es que se haga realidad tu deseo. Tampoco importa lo que Dios desea enseñarte a través de la escuela de la aflicción, simplemente lo que importa es que me sea devuelta mi “herencia”. Una contradicción directa a Santiago 4:3.
La doctrina de “arrebatar” tiene mil caras: Otros predicadores no siempre usan literalmente el término “arrebatar”. En su lugar usan otras frases y terminologías similares tales como: “quitar”, “poseer lo que te pertenece”, “conquistar lo que es tuyo”, etc. Por ejemplo, un reconocido pastor muy seguido, puso lo siguiente en su cuenta de Facebook: “Si el enemigo no suelta lo nuestro se lo vamos a ir a quitar en el nombre de Jesús”, posteó ese pastor. En esencia, es exactamente lo mismo: “arrebatarle” al diablo las bendiciones que nos ha “robado”. ¿Ahora entiendes la necesidad de que podamos presentar la verdad bíblica sobre este tema? 

5 Razones para no seguir creyendo en la doctrina de “arrebatar” 

1ra RAZÓN: El contexto de Mateo 11:12, no enseña nada sobre arrebatarle cosas al diablo Con el propósito de que llevemos luz a aquellos que están confundidos con esta doctrina de “arrebatar”, vamos a ver en perspectiva el versículo donde muchos se apoyan para esto: “Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mateo 11:12). Si hacemos el ejercicio de tomar la Biblia en serio, entonces, no deberíamos hacer que este pasaje diga cosas que realmente no dice en su lectura más simple: ¿En qué parte de este texto dice que debemos “arrebatarle” al diablo lo que es nuestro y hacerle “guerra espiritual” por lo que nos ha robado? ¿Dónde dice este texto que el reino de Dios tiene que ver solo con bendiciones materiales? ¿Existen otros pasajes que dan más información sobre este texto? ¿El contexto o por lo menos el capítulo completo de Mateo 11, hace alguna referencia a la “guerra espiritual” con el diablo? Este texto ha sido sacado de contexto por muchos cristianos para justificar todo un sistema o doctrina de “guerra espiritual”. Un buen ejercicio hermenéutico para tener una mejor comprensión de este texto, es leer lo que dice Lucas 16:16: “La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él”.
A continuación, abundaré sobre este pasaje de Lucas 16:16, en la 2da razón. 

2da RAZÓN: Tanto en Mateo 11, como Lucas 16, el reino de los cielos está vinculado a la obra redentora de Dios en el hombre En primer lugar, en estos pasajes “el reino de Dios”, significa que Dios mismo ha descendido en la persona de Cristo, se ha acercado a los hombres para darles salvación, para que vivan bajo el dominio y autoridad de Dios y sean trasladados de las tinieblas a la luz del Hijo de Dios”. De hecho, la primera vez que Jesús se refirió al “reino de Dios” en Mateo, fue llamando los hombres al arrepentimiento: “A partir de entonces, Jesús comenzó a predicar: «Arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios, porque el reino del cielo está cerca» (Mt 4:17). La principal tarea de Jesús, fue proclamar el evangelio: “Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino (Mt 4:23)”. 

La urgencia de Jesús era decirles a las personas que la salvación ha llegado y deberían correr a él, para obtenerla. En segundo lugar, en estos pasajes “el reino de Dios”, no se refiere a bendiciones materiales, milagros, sanidades, prosperidad material, ni carro nuevo ni una vida feliz aquí en la tierra. Si leemos Mateo 6, el mismo Jesús, nos ordena que “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? (Mt 6:31)”. La razón es porque son lo que no conocen a Dios, que se preocupan por tener las cosas materiales (Mateo 6:32). En lugar de afanarnos por nuestras necesidades, Jesús nos ordena a “…buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas (Mt 6:33)”. 

Mientras muchos cristianos gastan energías “arrebatando” su salud, dinero y cosas materiales que necesitan, Jesús dice que estas son cosas que “serán añadidas” (Mt 6:33), no vendrán por “ARREBATAMIENTO”, tampoco las tiene el diablo en su poder. Dios tiene cuidado de nuestros cuerpos (salud y alimentación y vestidos) y de cualquier cosas que necesitemos (Mt 6:25; Mt 7:11; Jn 15:7). ¿Si la mano de Dios es quien provee a las aves, por qué razón los hijos de Dios, que valen mucho más que las aves, en lugar de tener fe que recibirán la provisión de las manos de Su Padre celestial, se dirigen a las “manos” de satanás a arrebatarles cosas? Esto no es coherente con la Biblia. Piénsalo. Es lamentable ver que muchos cristianos en sus tiempos de oración y aun en algunas canciones, pasan más tiempo hablando con el diablo que orando a Dios. Y esto hermanos, no pueden seguir así. 

3ra RAZÓN: El llamado de Jesús a ser “violentos” no significa que entremos al “campo” del diablo a “arrebatarle” cosas. Increíblemente, toda esta teología sin profundidad sobre arrebatar, muchos la han sustentado principalmente en la última parte del versículo de Mateo 11:12, que dice: “…el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” Pero, una vez más, cuando leemos Lucas 16:16, Jesús claramente está diciendo que aquellos que responden o responderán al llamado del evangelio “se esfuerzan por entrar en él”. Es cierto que el reino de los cielos es gozo, paz, justicia, salvación, vida eterna, luz, ser heredero de las riquezas de Dios, entre muchas cosas más. Lo mejor de todo es que ha sido ofrecido de forma gratuita para nosotros por el incalculable valor del sacrificio de Cristo. Sin embargo, el pueblo de Israel rechazó “el reino de los cielos”, porque querían un rey con poder político y militar, no un carpintero muriendo vilmente en una cruz. 

La imagen de Jesús, no le garantizaba la estabilidad que estaban buscando. Esto mismo pasa con la generación de hoy, muchos quieren la gloria de Cristo, pero no quieren su cruz. No están dispuestos a padecer la “violencia” que viene cuando aceptamos el reino de los cielos. En su libro “El evangelio del reino”, George E. Ladd, lo explica de esta manera: “El hombre moderno es comúnmente muy despreocupado en materia de religión. A menudo tomará medidas radicales para beneficio de su salud, éxito, poder, pero no le gusta sentirse profundamente conmovido acerca de lo que tenga que ver con su alma. Dice Jesús que tal hombre no puede conocer la vida del reino. Esto pide una respuesta, una decisión radical, una recepción entusiasta”. En el mismo capítulo de Mateo 11, Jesús hace una fuerte advertencia a quellos que no estaban dispuestos a aceptar el mensaje del reino de los cielos: “Entonces comenzó a reconvenir a las ciudades en las cuales había hecho muchos de sus milagros, porque no se habían arrepentido, ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran arrepentido en cilicio y en ceniza. 

Por tanto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para Tiro y para Sidón, que para vosotras” (Mateo 11:20-22). ¿Quieres saber en qué sentido el reino de los cielos representa violencia para los que desean entrar en él? Jesús dijo que “si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno (Mt 5:29)” Seguir a Jesús y la forma de pensar del reino de Dios, significa que podrías perder amistades y hasta familiares que no quieren saber de Cristo. “No penséis que he venido a traer paz a la tierra; no he venido a traer paz, sino espada” (Mateo 10:34). “Una espada es un instrumento de violencia”. “si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer… no puede ser mi discípulo” (Lucas 14:26). “Aborrecer: ésta es una palabra de violencia”. 

Solo mencionaré estos textos para no extenderme más de lo que ya lo he hecho. Pero Jesús, hizo muchas advertencias sobre lo que cuesta seguirle. El reino de los cielos es una “puerta estrecha”. No todos caben, no todos quieren entrar, muchos eligen el camino ancho de sus propios deseos. Pero aquellos que responden al evangelio del reino, tendrán que ser “violentos” o esforzados. Servir a Cristo con todo, sin importar que esto le cueste la vida misma. ¿Te das cuenta, que Mateo 11:12, trata sobre el evangelio de Cristo? No tiene nada que ver con perder el tiempo, “arrebatando” cosas al diablo que realmente nunca nos ha robado.
4ta Razón: Satanás no puede quitarte nada si Dios no se lo permite Pese a que vemos muchos cristianos “peleando” con el diablo para quitarle lo que es de ellos, la Biblia nos enseña que satanás no puede tocar lo que somos y lo que Dios nos ha dado, a menos que Dios se lo permita dentro de su santo propósito: 

1- Lo vemos en la vida de Job. Dios mismo entregó en manos de satanás todas las posesiones de Job (Job 1:11). No vemos a Job, entrando al “campo” del diablo arrebatando ni tampoco vemos a satanás actuando sin el permiso de Dios. 

2- El mismo Cristo le dijo a Pedro “he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo (Lc 22:31)”; Una vez más nos recuerda el cuadro la historia de Job, donde satanás pide permiso a Dios. Piensa en esto: ¿Si Dios, que es soberano, le permite a satanás tocar tu bienestar o posesiones, acaso tú o yo, podremos “arrebatarle” al diablo, lo que Dios mismo le ha entregado en sus manos? La respuesta es no. Por lo tanto, “arrebatar” es una pérdida de tiempo. Mejor invierte el tiempo alabando a Dios y bendiciéndole como hizo Job, y en su momento, si así lo considera, Dios te dará o multiplicará lo que necesitas. 

5ta Razón: Nadie puede separarte de las manos de Cristo En Mateo 6, podemos ver a Cristo, destacando que el cuerpo es mayor que el vestido. Con esto, estaba diciendo que si el poder de Dios hizo nuestros cuerpos, cuánto más puede proveernos el alimento que es menor que el cuerpo. Digo esto porque, Jesús, también dice que a sus ovejas “nadie las arrebatará de mi mano (Jn 10:28)”. Ahora te pregunto: ¿Si Cristo tiene asegurada la salvación de tu alma en sus propias manos y no ha diablo que pueda “arrebatarte” de sus manos, cuánto más tiene el poder de conservar tu salud, familia, trabajo o cosas materiales si así lo desea? Otra vez, vemos que satanás no puede quitarnos por su propia fuerza, lo que realmente Dios nos ha dado. Pero hay mucho más: En el mismo pasaje de Mateo 11, Jesús dice que todas las cosas están en su poder. 

Esto quiere decir, que el diablo no es dueño de nada de lo que Dios nos ha dado en Cristo: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre… (Mt 11:27)”. Si Jesús posee TODAS LAS COSAS, significa que el diablo no posee nada. Finalmente Aquellos que tienen un pensamiento bíblico sobre el reino de Dios, no tratan de manejar a Dios para sus propias bendiciones materiales. Más bien, en todas circunstancias, en abundancia y escasez, en pobreza y en riqueza, en enfermedad y salud, un siervo de Dios, siempre ora: “Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Dios domina, Dios Reina, Dios gobierna, Él es soberano, Él da y Él que quita. Dios tiene en pleno control las cosas que necesitamos. Lo mejor que podemos hacer es enfocarnos en el reino de Dios. Todo lo demás que necesitemos para vivir en esta tierra, es considerado “añadidura”. 


*Escrito originalmente por Esaú Mejía, del ministerio Don Critiano y cristianosaldia.net 

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com