14 ago. 2015

El Jesucristo de los testigos de Jehová

El Jesucristo de los testigos de Jehová 
por Juan Valles 

El tema de la Biblia es totalmente cristocéntrico, es decir, que Jesucristo es el tema de la Biblia. El mismo Jesús dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí…” Cuando se desea tener un análisis crítico sobre un credo o doctrina en particular es preciso preguntarse el lugar que ocupa el Señor Jesús dentro de una teología. Por lo general, las sectas suelen etiquetarse como “cristianas”, pero es imposible ser cristiano sin Cristo, o con un Cristo a medias, adaptado a las necesidades doctrinales. Jesús mismo dijo que quien no le honra tampoco honra al Padre que le envió. Por ello, es imprescindible determinar el lugar de Cristo dentro de determinada doctrina.

Una de las formas de reconocer a toda secta en general es mediante el concepto que tenga sobre el Señor Jesucristo. Nadie puede llamarse cristiano si el concepto que tiene de Cristo es muy bajo. Los testigos de Jehová han sido enseñados a creer que el Señor Jesús es poco más que un hombre perfecto y menos que Dios.



Recordemos que nuestro Señor preguntó a sus discípulos: “y vosotros, ¿quien decís que soy…?” (Marcos 8:29) Y estas palabras deben resonar como un eco cada vez que alguien no le da el lugar que le corresponde a nuestro Señor. En una de sus publicaciones titulada “¿Debería creer usted en la Trinidad?”, leemos lo siguiente acerca de Jesucristo:
“No, pues la Biblia dice claramente que Jesús, en la existencia que tuvo antes de ser humano, era un ser celestial creado, tal como los ángeles son seres celestiales creados por Dios”



Cosas como éstas dice y sostiene la watchtower, y todo testigo de Jehová ha sido debidamente adoctrinado a pensar así, de tal modo que cada literatura de los testigos incluida su Biblia sirve como medio de enseñanza de una teología herética y diabólica donde el Señor Jesucristo no es sino un ángel creado.

Como todo cristiano sabe, nuestro Señor es Dios, siempre ha sido Dios y siempre lo será. Se despojó de su gloria para venir al mundo, humillándose y haciéndose semejante a los hombres. Ahora bien, cuando estuvo en la tierra debido a su kénosis compartió dos naturalezas, a lo que se le ha denominado naturaleza hipostática, donde Cristo era totalmente hombre, y totalmente Dios. Luego muere y resucita, obteniendo un cuerpo totalmente nuevo y que disfrutaremos nosotros juntamente con Cristo cuando seamos arrebatados con él en el aire. Nuestro Dios está a la derecha del Padre, cuya posición no debe considerarse inferior sino de absoluta igualdad. Ahora bien, veamos más consideraciones de los testigos en torno al Señor Jesucristo.
“La vida de Jesús podría dividirse en tres etapas. La primera empezó mucho antes de su nacimiento en la Tierra. En Miqueas 5:2 se dice que el origen del Mesías era de “tiempos tempranos, desde los días del tiempo indefinido… Jesús fue llamado el “Hijo Unigénito” de Dios porque Jehová lo creó directamente sin ningún intermediario… posteriormente Dios utilizó a Jesús, “el primogénito de toda la creación”, para crear todas las demás cosas.”


Siguiendo el mismo tema de las etapas en la vida del Señor Jesucristo, los testigos afirman en otra publicación:
“Antes de su venida a la tierra, a Jesús se le llamaba el Verbo o la Palabra de Dios. Este título muestra que en el cielo él servía como el vocero de Dios. También se le llama el “Primogénito” de Dios, así como su Hijo “Unigénito”… Esto significa que su creación tuvo lugar antes de la de todos los demás hijos celestiales de Dios, y que él es el único que fue creado directamente por Dios.”

Según las enseñanzas de la Watchtower, Jesucristo cuando estuvo en la tierra no fue más que un hombre perfecto, a semejanza de Adán para revertir los efectos del pecado de Adán. Una cita destaca lo siguiente:
“La segunda etapa de la vida de Jesús transcurrió aquí en la tierra. Él aceptó de buen grado que Dios transfiriera su vida del cielo a la matriz de una devota virgen judía llamada María”.

Jesús es Dios, y de eso no puede haber la menor duda. En innumerables ocasiones Cristo ha dejado ver su Deidad e igualdad con el Todopoderoso, y sabemos que esta verdad es de mucha relevancia para nuestra salvación.

Los miembros del ruselismo, o mal llamados “testigos de Jehová”, han suprimido la Deidad de Cristo, de tal modo que la niegan rotundamente, formulando doctrinas de demonios cuyo objetivo no puede ser otro que la pérdida de la humanidad.

No hay nada que cause mayor celo al cristiano que las absurdas y heréticas doctrinas acerca de la no Deidad de Cristo, pues los testigos de Jehová disminuyen a Jesucristo a poco más que un hombre, argumentando inclusive que Cristo es el mismo Arcángel Miguel.

Entonces, si Jesús no es Dios, ¿es un ángel? ¿un hombre común y corriente? No hay posibilidad alguna que Jesús sea un hombre común y corriente o un simple ángel. Ni aun por equivocación! Jesús dejó entrever su Deidad por doquier. Jesús comparte títulos que sólo son propios de Dios. A Jesús se le llama el Alfa y la Omega,; se dice que es el Salvador; La Roca; La Luz; es quien recibe nuestras oraciones; es el Pastor; es quien resucita muertos; es Dios.

Jesús es el tema principal de la Biblia. Todo el antiguo testamento habla de un pueblo a quien se le ha hecho una promesa sublime de que el mismo Dios estaría con ellos. Esa promesa es cumplida fielmente a través de la persona de Jesucristo. Pablo dice que Cristo existió en forma de Dios, y que no se aferró a ello sino que se humilló hasta la condición de hombre, y no obstante con ello se dejó crucificar.

Los testigos de Jehová han alterado la Biblia para que diga lo que ellos quieren que diga, pero tal traducción (la llamada Traducción Nuevo Mundo) es malévola y diabólica. Afirman que Jesús es un ser creado, la primera creación de Dios; dicen que Jesús existió antes de venir en la tierra como el “Arcángel Miguel”, y que además fue un hombre común y corriente cuando estuvo en la tierra, argumentando que quien murió en la cruz fue un hombre nada más, semejante a Adán para que revirtiera los efectos del pecado de Adán. ¡Vaya pecado más vil! ¡Atreverse a disminuir y a insultar de tal modo al mismo Hijo de Dios!

Jesucristo Es Dios, y para suprimir eso de las Escrituras hace falta suprimirla toda, desde Génesis hasta Apocalipsis. Pues la Biblia enteramente da testimonio de Jesús. Recordemos que el mismo Jesús dijo: “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí…”

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com