30 sep. 2015

Evangelio gratuito

Evangelio gratuito
Por: Dr. Félix Muñoz

"¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio - 1 Cor 1:9 (RVR)".

Contextualmente. Pablo menciona en 1 Corintios 5:9 que previamente a esta carta había escrito otra carta a los creyentes de Corinto: “Les he escrito por carta que no se asocien con inmorales sexuales”. Es una lástima que no se conserve esta epístola la cual ha sido llamada “Carta Anterior”. Es probable que se escribiera en el verano del año 53 d. C. en respuesta a la información que Pablo recibió cuando estaba en Éfeso, probablemente por medio de Apolos, acerca de la situación que imperaba en la iglesia de Corinto.

Si bien es muy difícil saber qué fue lo que motivó a Pablo a escribir la Carta Anterior, podemos por lo menos estar seguros de que trataba con ciertos problemas relacionados con la inmoralidad sexual. Les instruyó a que no se asociaran con fornicarios, con lo que quiso decir que no intimaran con hermanos que se comportaran de ese modo. Es probable que, además de los fornicarios, mencionara también a los avaros, los ladrones y los idólatras, ya que 1 Corintios tiene mucho más sentido si suponemos que Pablo ya había aludido a estos asuntos en la Carta Anterior.

 Si en verdad la Carta Anterior tocó al menos estos dos puntos (la fornicación y la idolatría), entonces podemos inferir con cierta seguridad que fue escrita como un tipo de respuesta a la situación que imperaba en la iglesia de Corinto. A partir de 1 Corintios 5 es evidente que los corintios no solo habían malentendido la carta (5:9-11), sino que es probable que hicieran caso omiso de ella, ya que hasta la fecha la iglesia no había hecho nada para corregir a este individuo (5:2, 6). Pablo se encuentra en 1 Corintios con algunas dificultades, ya que debe reafirmar su autoridad la cual se ha erosionado gravemente.

Entonces, si no podía jactarse del hecho de que predicaba el evangelio, ¿de qué otra cosa podía jactarse? De algo que era su propia decisión, es decir, de presentar gratuitamente el evangelio de Cristo. Esto es algo que podía decidir hacer. Predicaría el evangelio a los corintios, ganándose a la vez la vida por sí mismo, para no emplear plenamente sus derechos para ser mantenido en el evangelio. Para recapitular el argumento del apóstol aquí, él está haciendo una distinción entre lo que era obligatorio y lo que era optativo. No hay pensamiento alguno de desgana en cuanto a predicar el evangelio. Lo hacía con todo deseo. Pero, en sentido muy real, era una solemne obligación que reposaba sobre él. Por ello, en el cumplimiento de esta obligación no había razón para jactarse. 

Al predicar el evangelio podría haber insistido en su derecho al sostenimiento económico, pero no lo hacía; más bien, decidió dar gratuitamente el evangelio a los corintios. Por cuanto esto era cosa de su propia voluntad, en esto se gloriaría. Como hemos sugerido, los oponentes de Pablo afirmaban que su propio trabajo como fabricante de tiendas indicaba que no se consideraba un verdadero apóstol. Aquí él transforma su propio autosostenimiento de tal modo que demuestra que su apostolado era sin embargo real; de hecho, era de un carácter muy elevado y noble.

En los versículos 19–22, Pablo cita su ejemplo de dejar a un lado sus legítimos derechos por causa del evangelio. Al estudiar esta sección, es importante recordar que Pablo no significa haber jamás sacrificado ningún principio importante de la Escritura. No creía que el fin justificase los medios. En estos versículos se está refiriendo a cosas moralmente indiferentes. Se acomodaba a las costumbres y a los hábitos de las gentes con las que trabajaba a fin de poder conseguir que le oyesen bien dispuestos al comunicarles el evangelio. Pero nunca hizo nada que pudiese comprometer la verdad del evangelio.

Hitorico y culturalmente. Los filosofos estoicos (El estoicismo es uno de los movimientos filosóficos que, dentro del periodo helenístico, adquirió mayor importancia y difusión. Fundado por Zenón de Citio en el 301 a. C., adquirió gran difusión por todo el mundo grecorromano, gozando de especial popularidad entre las élites romanas.) deian que el destino imponia su voluntad ya fuera que uno la aceptara o no; de ahi que uno haria mejor en aceptarla. El AT esena que uno debe someterse al llamamiento de Dios, incluso si (como el caso de Moises, Gedeon, Isaias y Jeremias) uno no se siente preparado o adecuado paea ello. Pablo no argumenta, que no se sentia preparado, (Claro que lo estaba), sino mas bien que a pesar de su conocer y autoridad, no hacia uso de ello para lucrarse. 

Exegeticamente por ello expreso ¿Cuál, pues, es mi mercer? O “recompensa”.
La respuesta está en el v. 19, a saber: que predicando el evangelio sin cobrar, cuando hubiera podido reclamar con justicia suerecho a la manutención, pudo ganar a más.” Que … ponga el evangelio de Cristo de balde. Los manuscritos más antiguos omiten estas palabras. para no usarlas mal. Más bienPablo quiso comunicar: “para no aprovecharme plenamente demi derecho.” Esta era la base de su “gloria”; pero la “recompensa” final que él anhelaba era ganar a cuantos más le fuese posible (v. 19). Lo primero, que incluye también esto, viene a ser la respuesta a la pregunta: “¿Cuál es mi mercer (galardón)?” Pero en realidad, la “merced” o “recompensa” era la finalidad principal de su predicación gratuita, a saber: para ganar a más. Con este propósito, y no por tener de que gloriarse, rehusaba la remuneración. Siendo libre para con todos. Esto es, libre del poder de todos los hombres. me he hecho siervo de todos por ganar a más—lit., “a los más,” a cuantos más me sea posible. “Ganar” es una expresión propia por tratarse de una “recompensa” (1 Tes 2:19, 20); por lo tanto, la repite frecuentemente en los (v. 20–22). Con esto Pablo da un ejemplo vivo de lo que es la abnegacion, al igual que Cristo.

Todo lo contrario a los predicadores modernos, que solo buscan ganar mas para ellos y nada para Cristo. Su galardón, es el dinero y su recompenza esta servida a la mesa.

"Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición - 2 Ped 2:12 RVR)".

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Verso del dia

Concordancia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com