6 nov. 2015

La buena batalla de la fe

La buena batalla de la fe
Por: Dr. Félix Muñoz





«Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos - 1 Tim 6:12 (RVR)».


Hay una instrucción muy detallada en el texto y es «pelea la buena batalla de la fe [verdadera]». 



El hombre de Dios es un luchador. Es polémico, peleador, guerrero, es un soldado. Debe entender que el ministerio es guerra y que está luchando del lado de la verdad contra el error. Percibir el ministerio como algo menor es perder. Batalla contra el mundo, contra la carne, y contra el diablo y su reino de tinieblas. Batalla en contra del pecado, la herejía, la apatía y el letargo en la iglesia. Pablo percibió que el ministerio claramente es una batalla (2 Tim 2:3-4). Eligio servir a pesar de los adversarios que encontró (1 Cor 16:8-9), y al final de su vida pudo exclamar de forma triunfante que pudo pelear la batalla (2 Tim 4:7). 

Es triste que muchos ministros estén tan involucrados en los asuntos de la vida diaria que no se percatan completamente de la intensidad de la batalla, y otros que estan tan envueltos en los asuntos ajenos que practican una Apologia errada (solo viven atacando sin evidencias) basandose en criterios personales sin apollo biblico, desefocados de la realidad, que la misma no es solo para defender la verdad, sino tambien para alumbrar el entendimiento del ciego espiritual y atraerlo a la verdad y restaurarlo en la fe verdadera. Y otros en si, están luchando la batalla equivocada. Algunos otros se marchan de la batalla, huyendo a otro lugar a la primera señal de problema. El creyente debe aceptar el hecho de que está en una batalla (2 Tim 3:12) y el ministro [verdadero] es blanco especial del enemigo. El hombre de Dios debe estar dispuesto a seguir su Maestro hasta la muerte (Lc 9:23-24).

Según el texto de (1 Tim 6:12), la palabra «pelea» se deriva del termino griego «agn» de donde se deriva el vocablo «agonia». Se usa en contextos militares y en referencia a acontecimientos atléticos incluyendo la lucha libre y el boxeoantigio practicado por los grecos y romanos. Habla de concentración, esfuerzo, y la disciplina requerida para ganar una competencia. En los días de Pablo, el boxeo era un asunto mucho más serio de lo que es hoy en día. En contraste con los guantes llenos de algodón en el boxeo moderno, los de los juegos griegos y romanos eran rellenos con plomo y hierro. Y al perdedor de la pelea se le sacaban los ojos. 

Por lo tanto, las imágenes que usa Pablo para el ministerio como una pelea tenía un sentido muy serio. Al igual que los verbos en 1 Timoteo 6:11, «agonizomai» es un presente imperativo, indicando la naturaleza continua de una lucha. También podemos ver según el contexto de 1 Timoteo 6:12 la palabra «buena» del griego «kalos» se traduce como «excelente o noble»». El mensaje es que se debe experimentar la función de hombre de Dios con un noble compromiso para con la competencia por la verdad.

El hombre de Dios motivado por ser un soldado. No es que se esfuerza por molestar a las personas y hacer enemigos, pero está dispuesto a pelear la batalla por la verdad. Es algo muy triste ver como hoy en día se pelea por la verdad en falta de amor, división e inclinación al odio. Demasiadas personas en la iglesia de hoy están dispuestas a comprometerse teológicamente para evitar conflicto, olvidando la exhortación de Judas (Jud 3). El contenido de la Palabra de Dios, la suma total de la doctrina cristiana es en si la pelea por la fe. Esa es la mayor causa del mundo y el creyente debe luchar por ella sin compromiso alguno con otras cosas. 

En el texto se puede ver una declaración por la cual muchos dudan de su salvación y hasta tachan la perdición del creyente por no pasar tiempo haciendo un buen análisis léxico-sintáctico de la idea transmitida, y la palabra es «echa mano de la vida eterna» lo que quiere decir Pablo con esto es: agarra, la vida eterna. Traduciéndolo en su idea del griego como: “vive a la luz de la eternidad” la misma idea de (Col 3:2, Fil 3:20) lo cual comunica que el hombre debe vivir con los valores eternos en mente. Al hacer eso, no le importara realizar los sacrificios necesarios en su vida.

El hombre de Dios tiene una perspectiva eterna; no está en el ministerio meramente por lo que pueda ganar en esta vida. Vivir y servir a la luz de la eternidad mantiene el enfoque del hombre de Dios en la importancia de la batalla. El hombre de Dios se eleva sobre las luchas por las cosas perecederas e inútiles. Lucha por lo que es eterno: “la verdad de Dios.” Es solo cuando se divorcia de las cosas de este mundo y vive a la luz de la eternidad que puede tener éxito.

«He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe [verdadera] - 2 Tim 4:7 (RVR)».


Bendiciones. Dr. Félix Muñoz

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com