7 oct. 2017

La herejía Materialista: La gran exposición moderna













La herejía Materialista: 
La gran exposición moderna






“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales. Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores -1 Timoteo 6:3-10 (RVR)”.


Los herejes estaban usando el evangelio para hacerse ricos, Pablo dice que para un creyente debe bastar la comida y la ropa (1 Tim 6:8) y que no debe buscar más que sus necesidades básicas (cf. Mt 6:25). Esta avaricia era una razón por la cual prohíbe explícitamente que las personas materialistas tengan funciones en la congregación (1 Tim 3:3-8). Algunos filósofos paganos también usaban su filosofía para ganancia personal y esta conducta provocaba la hostilidad y la crítica de los demás. 


El propósito del escrito era alentar e instruir a Timoteo, escrito alrededor del 64 d.C. desde Roma a Macedonia posiblemente desde Filipo antes de ser encarcelado por última vez en Roma. Pablo envió a Timoteo a Éfeso para refutar las falsas enseñanzas que habían surgido allí (1 Tim 1:3-4). El enfoque era darle consejos prácticos mientras éste permanecía allí, en sí es un manual de instrucciones sobre la administración de la iglesia y su disciplina, además de ser una carta personal. Timoteo hijo de padre griego gentil y madre judía devota (Eunice) estaba asociado estrechamente con Pablo desde su segundo viaje misionero. Pablo se enfoca en decirle a él que “milite la buena milicia” y conduzca la casa de Dios, por ello le trae a la temática sobre la ley, la oración, la actividad de las mujeres y su exterior, los obispos y diáconos y sus cualidades, los últimos días, el cuidado de las viudas y el uso del dinero de forma correcta. 


Éfeso era una ciudad muy importante por sus puertos marítimos, de por sí rendían culto a la diosa artemisa, su templo era uno sumamente adornado y bien decorado, ya que le otorgaban a ella el título “diana” y había en tal ciudad sin número de problemáticas doctrinales. Para comprender claramente el mensaje que deseo llevar es importante hacer observación a cada parte particular, ya que vimos el contexto histórico cultural (en resumen), veremos el contexto general/inmediato para poder comprender de manera más clara.


Contexto general e inmediato:


I. SALUTACIÓN (1:1, 2) 


II. EL ENCARGO DE PABLO A TIMOTEO (1:3–20) 


A. Encargo de silenciar a los falsos maestros (1:3–11) 


B. Acción de gracias por la Verdadera Gracia de Dios (1:12–17) 


C. Repetición del encargo a Timoteo (1:18–20) 


III. INSTRUCCIONES TOCANTES A LA VIDA ECLESIAL (2:1–3:16) 


A. Tocante a la oración (2:1–7) 


B. Tocante a varones y mujeres (2:8–15) 


C. Tocante a ancianos y a diáconos (3:1–13) 


D. Tocante a la conducta en la iglesia (3:14–16) 


IV. APOSTASÍA EN LA IGLESIA (4:1–16) 


A. Advertencia contra la inminente apostasía (4:1–5) 


B. Instrucciones positivas en vistas a la inminente apostasía (4:6–16) 


V. INSTRUCCIONES ESPECÍFICAS TOCANTES A VARIAS CLASES DE CREYENTES (5:1–6:2) 


A. Diferentes grupos de edad (5:1–2) 


B. Las viudas (5:3–16) 


C. Los ancianos (5:17–25) 


D. Siervos y amos (6:1–2) 


VI. LOS FALSOS MAESTROS Y EL AMOR AL DINERO (6:3–10)


Luego de comprender el orden en el cual está escrito todo tema en una línea perfectamente expresada podremos comprender el tema expuesto, veamos.






“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad - 1 Tim 6:3”. 


Como bien se puede observar, al decir enseña alguna otra cosa, alude a todo lo mencionado antes en la carta y Pablo dirige ahora su atención a aquellos que pudiesen estar dispuestos a enseñar nuevas y extrañas doctrinas en la iglesia. El que así actúa no se conforma a las sanas palabras. Aquí sanas significa saludables. Así eran las palabras dichas por nuestro Señor Jesucristo cuando estaba aquí en la tierra y que se encuentran en los Evangelios. Así es también todo el conjunto de enseñanza que se encuentra en el NT. Esta es la doctrina que es conforme a la piedad en el sentido de que promueve y alienta a una conducta piadosa. “Sano” significa saludable, los autores griegos y romanos a menudo usaban figuras médicas para describir el estado espiritual del alma o sus creencias. En este caso Pablo alude a la doctrina de Cristo (cf. Mt 6:19-34). Hay varias palabras de suma importancia aquí, primero Pablo expone “enseña otra cosa” del gr. “jeterodidaskaleo” significa: “enseñanza diferente” compuesta de “jeteros” que es “otro tipo” y de “dzugoo” que es “yugo”, en si esa palabra alude: “poner un yugo de forma desigual”, el desequilibrio doctrinal malformado. Otra enseñanza contraria a la verdad es un total desorden, y la misma no se “conforma” tal palabra viene del gr. “proserjomai” y significa “abundar” alude: “venir, acercarse”, es compuesta de: “pros” que significa: “a” (como el énfasis a lo que sigue), y de “erjomai” que es “venir”, en si es: aproximarse. Pablo expone en su retórica la lejanía de las exposiciones falsas a las sanas palabras/doctrina del Mesías, con ello crea un contraste y lo expone con las palabras “nuestro Señor” la gran diferencia en dos cosas, 1. Lo que estaban enseñando (que en sí era, que Jesús no resucitó/no volvería) y 2. La palabra “nuestro” muestra un equilibrio en la inclusión del autor de la carta a ese grupo receptor, la iglesia, dando entender que él era parte de esa comunidad. Entonces hace referencia la gran diferencia que hay entre tales maestros falsos y los creyentes verdaderos, las enseñanzas de ellos con las del Señor Jesús. Por lógica la balanza se inclinará hacia el peso, y no hay nada que pese más que su bondadosa y santa gloria. La diferencia es muy marcada, tanto así que esta de igual forma lejos de la “piedad”, la palabra “piedad” proviene del gr. “eusebia” y significa “devoto” habla sobre la reverencia a Dios, indicando el sentimiento espontaneo del corazón, un temor reverencial a Dios en respeto y adoración.“La falsa enseñanza está infinitamente imposibilitada de producir la expresión viva de Cristo; fuera de la verdad contextual Escritural sólo produce santos enfermos, todo es un desperdicio (Gál 5:16-24)”. – Dr. FM. 


“está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas - 1 Tim 6:4”. 


El que así actúa está envanecido. Profesa tener un conocimiento superior, pero en realidad nada entiende. Como Pablo ha dicho antes, no sabe de lo que habla. Un hombre así delira acerca de cuestiones y crea contiendas con palabras. La palabra delira significa literalmente que está enfermo más adelante hablare de ello con detalle. Los hombres así no están espiritualmente sanos, y en lugar de enseñar palabras saludables, como en el versículo anterior, enseñan palabras que producen santos enfermos. Suscitan varias cuestiones que no son espiritualmente edificantes y contienden sobre palabras. Por cuanto las cosas de que hablan no son cosas de doctrina bíblica, no hay manera de resolverlas de manera decisiva. Como resultado, sus enseñanzas suscitan envidias, pleitos, blasfemias y malas sospechas. En sus discusiones y batallas sobre palabras, el uno envidia al otro por su excelente dialéctica. Hay pendencias al debatir el uno con el otro y contradecirse; luego surgen blasfemias, esto es, denuncias expresadas con palabras sagradas. A los pseudointelectuales les gustaba debatir sobre minucias de palabras más que tratar temas cruciales de suma importancia, normalmente eran temas sobre el cosmos, creencias y medicina y ellos no tenían la capacidad de poder debatir evidencialmente sobre temas superiores, por ello creaban problemas. Pablo utiliza un juego de palabras que está ligado a la lejanía marcada con los falsos que no saben nada, y la verdad, el falso está “envanecido”, tal palabra viene del gr. “tufoo” es un perfecto indicativo pasivo que significa “envolver con humo/cubrir de humo”, alude “arrogancia”, da entender algo que se infla. Ésta palabra deriva de “tufos” que significa “ciego” en sí comunica “una persona ciega por el orgullo”. Por ello sigue expresándose sobre ellos con la palabra “delira”, la misma viene del gr. “noseo” y significa “estar enfermo” puede comprender ahora que es náuseas y como mencioné anteriormente, ésta palabra alude “incapacidad moral/que insiste en deleitar un apetito ansioso”. “Los falsos están tan lejos de la verdad de Cristo y su fruto de piedad, y a causa de su orgullo, están ciegos moralmente viviendo bajo el dominio de un apetito carnalmente ansioso” – Dr. FM. A causa de su ceguera orgullosa e incapaces de vivir moralmente bien nacen de ahí envidias, pleitos, “blasfemias”, me detengo por la razón clara, que las envidias y los pleitos están dirigidos a otro ser humano existente, en este caso la iglesia, pero la blasfemia está ya dirigida a Dios. La palabra blasfemia viene del gr. “blasfemia” que se pronuncia de igual forma en castellano como en el griego, y significa “maldiciones” alude “calumnias”. Los tales usaban la palabra de Dios con su entenebrecido entendimiento y creaban mentiras con la verdad, haciendo de la Palabra de Dios una calumnia ante los ojos de los demás con sus enfermas afirmaciones, es evidente que son como su padre (Gén 3:1-7), eso llevo a pablo a demostrar que sus calumnias son “malas sospechas” la palabra “malas” viene del gr. “poneros” y significa “maligno”, el efecto que causa por influencia “degenerar”, y “sospechas” del gr. “juponoia” que significa “suspicacia” alude “evitar a causa de una idea negativa sobre algo o alguien”. Pablo muestra con esto que los falsos que descontextualizan el orden de Dios son dignos de no oírlos a causa de que sus obras y manifestaciones son contrarias a Cristo en carácter, dice que debemos evitar sus enseñanzas porque hacen daño. Pablo muestra ahora cual es el proceder de ellos y su esencia interna. 






“disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales - 1 Tim 6:5”


Estas constantes rencillas provienen de hombres corruptos de entendimiento, es decir, con mentes enfermas. El estado enfermo de la mente consiste en una corrupción y desintegración —las facultades mentales dejan de funcionar normalmente en el ámbito moral y en el espiritual—. No reaccionan normalmente ante la verdad. Toda realidad y su presentación con verdad debería producir la reacción de aceptación: especialmente las realidades del evangelio salvador deberían tener este efecto. Todas las mentiras, falsedades y perversiones deberían producir rechazo: especialmente las del ámbito moral y espiritual. … Cuando se encuentra con «la verdad», la mente corrompida sólo ve y busca objeciones; cuando encuentra aquello que difiere de la verdad, ve y busca razones para aceptar esta diferencia. Además, esos hombres están privados de la verdad. En un tiempo estuvieron familiarizados con ella, pero debido a su rechazamiento de la luz, han sido privados de aquella verdad que habían tenido. Estos hombres suponen que la piedad es una fuente de ganancias. Aparentemente, decidieron ser maestros religiosos como una profesión en la que son bien pagados por un mínimo de trabajo. «Hacen de la más santa de las vocaciones un medio de ganancia». Eso no sólo nos recuerda a los pastores asalariados que pasan como ministros cristianos, pero sin un verdadero amor por la verdad, sino que nos hace también pensar en el comercialismo que ha venido a ser común en la cristiandad —la venta de indulgencias, las rifas y tómbolas, bazares y ventas, etc—. Apártate de los tales. Estamos llamados a apartarnos de tales enseñantes profanos. Histórico culturalmente, en tales tiempos los judíos a menudo reconocían la riqueza como una señal de bendición de Dios, y muchos maestros gentiles al ver eso enseñaban que aquellos que servían a Dios serían más prósperos. Sin embargo, ésta enseñanza era presentada como un principio general, como dice Proverbios: “quien trabaja más duro gana más”. Pero estos maestros también decían que la riqueza podía ser usada para bien o para mal, y muchos advertían sobre el peligro de la misma e incluso ligaban la piedad a la pobreza. Una ambigüedad similar se encuentra entre los filósofos grecorromanos: muchos decían que la riqueza era aceptable si se la usaba bien, pero otros obviamente sobre todo los cínicos, pensaban que debía ser totalmente rechazada como si fuera una carga. Sin embargo, los filósofos normalmente veían la riqueza como una recompensa por obrar bien. No es claro si los opositores en Éfeso predicaban que la piedad era un medio para la ganancia o que simplemente usaban la religión como un medio de obtenerla. Yo en lo personal me inclino que sí, usaban la religión como medio para alcanzarla, de no ser así no cerraba Pablo con broche de oro “porque raíz de todos los males es el amor al dinero” que más adelante analizaremos. Aquí hay varias palabras importantes, la primera es “disputas necias”, en el verso anterior vimos que dañinas son sus mentiras y el alejamiento que debemos tener a su verborrea, esta es una razón, porque sus argumentos son “disputas necias”, tal palabra viene del gr. “paradiatribe” y significa “entrometiéndose”, alude a una persona que se mete en una conversación con una motivación perversa, está compuesta de “para” que es “cercano”, y de “diatribo” que es “detener”, “gastar el tiempo”. Prestar oído a las afirmaciones herejes de tales maestros es una pérdida de tiempo. Ahora con otra palabra Pablo pasa exponer la raíz de su palabrería que hace perder tiempo, es porque son hombres “corruptos de entendimiento”, proviene del gr. “nupto” y significa “cubrir con un velo”, lo cual aludía que tenía compromiso, pertenecía a otro, en sí comunica una joven que el novio la compromete, al ponerle el velo quedaba público que ya pertenecía a otro. “Los falsos maestros; su mente está tan ocupada en la maldad, que la expresión de sus palabras y acciones son el reflejo de su compromiso con ella” – Dr. FM. La mente de los falsos está comprometida con el mal. Por ello están privados, mejor dicho, al otro extremo de la “verdad”, la palabra verdad es un participio perfecto pasivo del gr. “aletheia” que significa “lo que no está oculto”, “lo conocido”, habla de la demostración de la realidad por sus evidencias. Ellos carecían de evidencias de la verdad (testimonio) lo cual da entender que no eran nacidos de nuevo, ya que cada creyente recibe el poder capacitador de Dios por su Espíritu en la regeneración para vivir evidenciando una vida plena en lo moral y social (Hch Caps. 1-2). Toman la piedad como fuente de…., la palabra “piedad” del gr. “eusebia” es “devoción temor a Dios”, como bien antes se mencionó en el v.3. De los que no tienen temor de Dios “apártate de los tales”, es un presente imperativo de gr. “afistemi” que significa “evitar/remover”. En su sentido estricto significa ponerse uno mismo lejos de, o alejarse de alguien. No significa removerse o alejarse de algo en específico, pero si a evitar. Este alejamiento de algo o alguien no significaba un total acuerdo o desacuerdo, sino más bien la separación que se hace con el propósito de no incurrir en los peligros de esa asociación, ya que en esos días había un gran número de personas que se asociaban con creyentes pero no necesariamente eran creyentes, y cuando surgía persecución contra los cristianos ellos se apartaban de su asociación porque temían ser considerados simpatizantes y ser perseguidos. 


“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; - 1 Tim 6:6”. 






Así como el anterior versículo daba una definición de una falsa ganancia, así este nos da el verdadero sentido de la palabra. La combinación de piedad acompañada de contentamiento es gran fuente de ganancia. La piedad sin contentamiento daría un testimonio unilateral. El contentamiento sin piedad no sería distintivamente cristiano en absoluto. Pero tener una verdadera piedad y a la vez estar satisfecho con las circunstancias personales es más que lo que el dinero pueda conseguir. A veces, los moralistas usaban “ganancia” en forma figurada como un contraste a la riqueza actual como algo despreciable en comparación con la verdadera riqueza del mundo por venir, que es lo que realmente importa. Una de las doctrinas más comunes de los filósofos y de quienes estaban influenciados por ellos era el contentamiento; las personas debían ser autosuficientes, reconociendo que no necesitaban más de lo que les había dado la naturaleza. Por ello Pablo sigue exponiendo para evitar el afán y ansiedad:


“porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar - 1 Tim 6:7”. 


Este capítulo tiene una estrecha semejanza con las enseñanzas del Señor Jesús en el Sermón del Monte. El versículo 7 nos recuerda Su instrucción de que deberíamos confiar en nuestro Padre celestial para la provisión de nuestras necesidades. Hay tres ocasiones en la vida en que tenemos manos vacías: al nacer, cuando acudimos a Jesús, y en la muerte. Este versículo nos recuerda la primera y la última: Nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Antes de morir, Alejandro Magno dijo: «Cuando esté muerto, sacadme sobre mis parihuelas, con mis manos no envueltas en el lienzo, sino fuera, para que todos puedan ver que están vacías». Bates comenta acerca de esto: Sí, aquellas manos que antes habían sostenido el más orgulloso cetro del mundo, que habían sostenido la más victoriosa espada, que habían estado llenas de plata y oro, que habían tenido el poder de salvar o de sentenciar a muerte, estaban ahora VACÍAS. Aquí Pablo cita un principio moral, expresado en forma similar en Job en el AT (Jb 1:21) y por Cicerón; la literatura judía de la diáspora y otros autores grecorromanos lo citaban. Hay dos palabras importantes aquí que van con la forma contextual, estas son “mundo” y “sacar”, la palabra “mundo” del gr. “kosmos” habla de “la esfera y todo lo que en ella habita”. No importa cuánto una persona se afane en su vida, no trajo nada de lo que aquí habita, y de igual forma no se podrá “sacar”, del gr. “ekfero” que es “producir” compuesta de “ec” que denota “origen” y de “fero” que es “cargar”, esto da entender un trabajador agrícola que se extrae beneficios de la tierra para su morada. Pablo usa esta ilustración para dar entender que a donde vamos, nos iremos de igual forma como vinimos, sin nada.


“Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto - 1 Tim 6:8” 


El contentamiento reside en estar satisfecho con las necesidades básicas de la vida. Nuestro Padre celestial sabe que necesitamos alimento y abrigo y ha prometido suplir lo uno y lo otro (cf. Mt 6:19-34). La mayor parte de la vida del incrédulo gira alrededor de la obtención de alimento y vestido. El cristiano debería buscar primero el reino de Dios y Su justicia (Mt 6:33), y Dios se cuidará de que no le falten las cosas básicas de la vida. La palabra traducida abrigo aquí significa cubierta y puede incluir un lugar donde vivir además de ropa para vestir. Deberíamos sentirnos contentos con tener sustento o comida, y abrigo, esto es, vestido y un lugar donde vivir. La literatura antigua usualmente reconocía el alimento y la ropa como las necesidades básicas, que aun los cínicos y los campesinos más pobres requerían, los cuales solo tenían una capa (o manto) cada uno. Aquí el contentamiento es igual que en el v.6. “Al estar contentos con Dios como la el centro de nuestra necesidad personal, lo demás en el sentido económico y material es visto como nada” – Dr. FM. Totalmente contrario a los ansiosos por más.


“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; - 1 Tim 6:9” 






Aquí habla de modo directo acerca de aquellos que tienen un insaciable deseo de enriquecerse (contextualmente aplaudió lo contrario). Su pecado no reside en ser ricos, sino en desear serlo. Los que quieren enriquecerse son los que no se contentan con el alimento, el vestido y el alojamiento, sino que están decididos a tener más. Desear enriquecerse conduce a los hombres a la tentación. Para llegar a este fin, se sienten seducidos a emplear métodos deshonestos y a menudo violentos. Estos métodos incluyen el juego, la especulación, el fraude, el perjurio, el robo e incluso el homicidio. Un hombre así cae también en un lazo o trampa. El deseo se vuelve tan intenso que no se puede librar de él. Quizá se promete que cuando llegue a una cierta cantidad en la cuenta bancaria, se detendrá. Pero no puede. Cuando llega a aquella meta, desea más. El anhelo de conseguir dinero también trae consigo ansiedades y temores, que atan el alma. La gente que se decide a enriquecerse cae en muchas codicias necias. Hay el deseo de «ser como los vecinos». Para mantener un nivel social en la comunidad, se ven llevados a sacrificar algunos de los valores realmente valiosos de la vida. También caen en codicias dañosas. La codicia por el dinero lleva a los hombres a poner su salud en peligro, y a arriesgar sus almas. En realidad, es a ese fin al que se dirigen sin darse cuenta. Se hunden hasta tal punto en su obsesión por las cosas materiales que se sumergen… en ruina y perdición. En su incesante búsqueda del oro, descuidan sus almas inmortales. La destrucción es completa. Hay una ruina total de la felicidad, de la virtud, de la reputación y del alma. El deseo dominante de ser rico lleva a una sucesión de insensateces que arruina todo en el presente y en el más allá. Esta es la raíz de las motivaciones y finalidad de los falsos. En la clase media de algunos países occidentales, la idea de riqueza se entiende de manera muy diferente de cómo lo entenderían los primeros lectores de Pablo; en la difundida pobreza del Mediterráneo de la antigüedad, la mayoría de la gente hubiera considerado que el actual estilo de vida de la clase media de algunos países es de ricos. Como muchos escritores de su tiempo, Pablo se dirige a los que buscan acumular riquezas (Prov 28:20) más bien que a quienes ya son ricos por herencia o laboriosidad (1 Tim 6:17). Hay un jugo de palabras que Pablo utiliza para explicar el camino y fin de tales, primero comienza usando la palabra “tentación” del gr. “peirasmos” que significa “poner a prueba” es una experiencia adversa para bien o para mal. En este caso, caen, no aprueban el examen. Todo por su “codicia” la misma viene del gr. “ephitumia” esto es un deseo desenfrenado, un apetito inmoral y desordenado. Ese apetito enfermizo es un lazo que los ata a ese deseo insaciable y es manifiesto con acciones “necias”, tal palabra del gr. “anoetos” significa “sin inteligencia/sin razonamiento”, alude “alguien que carece de discernimiento”. Proviene del gr. “noeio” que es “ejercitar la mente/percibir”. Expone una persona que no ejercita su facultad de razón, el hombre “anthropos”. Es inundado por la mentira, la cual tiene como fin dos cosas destruir y perder, de igual forma está destinado el creador de la misma, destruido y perdido (Is 14:12-21) “Destrucción” del gr. “oletheros” de “ollomi” habla de “ruina”. Alude a la falta de existencia animada, en su esencia son muertos, su actual estado es el reflejo de su estado eterno, muerto sin fin. Es catalogado por las mismas escrituras como “perdición” del gr. “apoleia” que es “perecedero en su camino”, se refiere a desperdicio, “algo podrido por la corrupción”. Todo esto es causado por o antes mencionado, y la raíz de todo eso se explica en:


“porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores - 1 Tim 6:10”. 


La raíz de todos los males es el amor al dinero. No todo el mal en el universo surge del amor al dinero. Pero sí que del amor al dinero surge toda clase de males. Por ejemplo, lleva a la envidia, a las pendencias, al robo, a la falta de honradez, a la intemperancia, a olvidar a Dios, al egoísmo, al fraude, etc. No es el dinero en sí lo que se está aquí señalando, sino el amor al dinero. El dinero puede ser empleado en el servicio del Señor en una variedad de formas en las que sólo el bien puede resultar. Pero aquí es un deseo desordenado de dinero que lleva al pecado y a la ignominia. Ahora se menciona un mal particular del amor al dinero, que es un apartamiento de la fe cristiana. En su loca carrera en pos del oro, los hombres descuidan los temas y las cosas espirituales, y se hace muy difícil distinguir si realmente alguna vez fueron salvos. 


No sólo perdieron su sujeción de los valores espirituales, sino que se traspasaron a sí mismos con muchos dolores. ¡Pensemos en los dolores relacionados con la codicia por las riquezas! Hay la tragedia de una vida malgastada. Hay el dolor de perder a los hijos al mundo. Hay el dolor de ver las riquezas esfumarse de la noche a la mañana. Hay el temor de encontrarse con Dios, sin salvación, o como mínimo con las manos vacías. El Obispo J. C. Ryle recapitula de este modo: El dinero, en realidad, es una de las posesiones menos satisfactorias. Indudablemente, quita algunas ansiedades, pero introduce tantas como quita. Hay aflicción en su consecución. Hay ansiedad en su conservación. Hay tentaciones en su utilización. Hay culpa en su abuso. Hay dolor en su pérdida. Hay perplejidad en su empleo. Dos terceras partes de todas las luchas, peleas y pleitos en el mundo surgen de una sola causa: ¡el dinero! 


El hombre más rico del mundo llegó a poseer pozos petrolíferos, refinerías, barcos petroleros y oleoductos; también hoteles, una compañía de seguros de vida, una compañía financiera y compañías de aviación. Pero había rodeado su finca de trescientas cincuenta hectáreas de guardaespaldas, fieros perros guardianes, barras de acero, focos, campanas y sirenas. Además de tener miedo a ir en avión y barco y a los chiflados, tenía miedo a las enfermedades, a la vejez, a la invalidez y a la muerte. Se sentía lleno de soledad y de melancolía, y reconoció que el dinero no podía comprar la felicidad. La raíz es solo el comienzo, aquello que alimenta lo que les espera al final mencionado en el v.9, muerte. Aquí pablo cita un antiguo proverbio muy usado en cuanto a que el amor al dinero es la fuente de varios males. La idea era aún más común que el dicho, pero el dicho mismo circulaba entre los filósofos y quienes los respetaban, este dicho causo respeto porque permitía tener un equilibrio en la vida de aquel que lo practicaba, un gran contraste con los falsos maestros que hacen todo lo contrario al perfecto ejemplo de Cristo expresado en las Escrituras.


Claves para identificar un falso maestro: 
Por lo que enseñan. 
Por cómo viven. 
Por los resultados que dejan a su paso. 
Por las palabras contrarias a las de Cristo. 
Por su caracter contrario al de Cristo. 
Por sus vanas palabrerias carentes de razón. 
Por su falta de preparación e incredulidad. 
Observando el resultado de lo que enseñan en la vida de quienes siguen/escuchan. 
Por la forma que descontextualizan lo Escrito a su favor e intereses. 
Por su caracter orgulloso y peleonero. 
Por su desenfoque de lo celestial a lo terrenal. 
por su afan y amor al poder y dinero. 
Porque desean gobernar las vidas de sus proselitos y no desean que Dios las gobierne. 
Porque prefieren tener a su público en ignorancia para manipularlo a su pleno antojo y placer. 
Porque buscan su propio bien y no el del projimo. 
Por su falta de reverencia divina. 
Por su vida desorganizada. 


“Toda enseñanza saludable está conformada al caracter de Cristo (Lc 24:44-45)” - Dr. FM


Bendiciones en Cristo Jesús.


- Dr. Félix Muñoz 



Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com