8 jul. 2014

El discipulado que Dios desea

El discipulado que Dios desea 
Por: Dr. Félix Muñoz


Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había mandado. Cuando le vieron, le adoraron; pero algunos dudaron. Jesús se acercó a ellos y les habló diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, Vayan y hagan discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que les he mandado. Y he aquí, yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo - Mt 28:18-20 (BMH).

La Palabra Discípulo (mathetes) fue una de las palabras favoritas del Señor Jesús. El término sugiere la idea gráfica de un seguidor que pone sus pies en las huellas que va dejando el maestro y le sigue por doquiera que vaya, pase lo que pase, y cueste lo que cueste. Es también un acompañamiento del discípulo a su maestro y de su maestro con el discípulo. Discípulo también es un partidario, uno que se identifica y compromete plenamente en actitud de vida con su maestro. Pero es un concepto muy lejano de un prosélito religioso o también de un simple alumno. El discípulo se compromete en todo con su maestro, y toda su vida es permeada por las enseñanzas de dicho maestro.

Sin embargo, el concepto de “discipulado” no es propio de la cristiandad, sino una herencia de la cultura griega; no obstante, en el ministerio de Jesús cobró matices diferentes. Por ejemplo, a diferencia de los grandes filósofos griegos y rabinos judíos, Jesús aceptó mujeres como discípulas, modeló las enseñanzas, seleccionó a sus discípulos quienes eran gente sencilla sin mayores privilegios ni jerarquías sociales.

Evidentemente el discipulado es la prioridad y arteria esencial de la vida y ministerio de la iglesia local. El discipulado bíblicamente entendido contempla una evangelización dinámica y permanente. Discipular a los creyentes es una manera de alcanzar a los no alcanzados, porque el discipulado no concluye nunca (2 Tim. 2:2). El enfoque estratégico del discipulado en Mateo son las etnias (ethne) gentiles. El crecimiento numérico ha sido la meta de la iglesia, no obstante, sí es una consecuencia esperada y obvia de la vivencia del reino de Dios (cf. Hech. 6:7). El NT jamás hace una dicotomía entre discipulado y evangelización. El discipulado cristiano tiene un costo alto que demanda la vida misma (Mat. 16:24-27), además de exigir una vida regida por los valores del reino como son presentados, como en ninguna otra parte, en el Sermón del monte (Mat. 5:1-7:29). Así lo certifica el libro de Hechos que es la historia del testimonio cristiano de los mártires/testigos (Hech. 1:8, cf. Apoc. 1:5).

La arenga misional de Jesús está enmarcada en un contexto integral de absolutos. Cuatro veces se menciona el adverbio todo: Toda la autoridad para enseñar a todas las etnias, todo el consejo de Dios confiando en toda la presencia de Jesús. Esto revela que Dios tiene un plan perfecto para toda la creación. Todos los recursos que necesita la iglesia ya le han sido dados: Todo el poder, alcance, contenido y promesa.

Hay problemas de traducción en este versículo. Por ejemplo, id es un participio griego que puede ser traducido como “mientras van” o “yendo”. El verbo griego traducido como “hagan discípulos” es “mathetuo”  (adoctrinar, enseñar, discipular) es el verbo principal de la oración y por tanto céntrico en todo el versículo. Proviene del sustantivo “mathetes” (discípulo), y este a su vez del verbo “manthano” (aprender). El uso transitivo de este verbo (discipular) se encuentra solamente en el NT. La traducción hagan discípulos es en realidad un circunloquio que no transmite la fuerza directa del griego cuando está en imperativo, esto es discípulo. Otras traducciones establecen una connotación directa con el tema, pero indirecta y remotamente con el sujeto. Naciones se podría entender mejor como etnias. Los tres participios griegos traducidos como id, bautizándolas y enseñando podrían convertirse en las estrategias misioneras: mientras van, bautizando y enseñando. Además, es preciso enfatizar en la integralidad del mandato: todas las cosas.

La promesa final de Jesús es un conmovedor eco del inicio del Evangelio de Mateo, pues el relato termina como comenzó, con Emanuel (Dios con nosotros, Mat. 1:23). El presente continuo (yo estoy con ustedes) revela la sobrenatural y permanente presencia de Jesús con sus hijos por medio del Espíritu Santo, hasta que él mismo regrese de nuevo en persona a juzgar al mundo y establecer su reino. Dando a entender que es el Espíritu el cual capacita al maestro como al discípulo, y tanto el maestro como el aprendiz nunca dejaran ser discipulos de Cristo.


Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Verso del dia

Concordancia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.
script type='text/javascript'> /*Mensaje que puedes personalizar*/ var mensajeerror = "Boton derecho deshabilitado ¡Gracias por visitarnos!"; if(document.layers) window.captureEvents(Event.MOUSEDOWN); function bloquear(e){ if (navigator.appName == 'Netscape' && ( e.which == 2 || e.which == 3)) { alert(mensajeerror);return false; } if (navigator.appName == 'Microsoft Internet Explorer' && (event.button == 2 || event.button == 3)) { alert(mensajeerror);return false; }} window.onmousedown=bloquear; document.onmousedown=bloquear;

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com