22 jul. 2014

Gayo, Diótrefes y Demetrio: un gran contraste


Gayo, Diótrefes y Demetrio: 
un gran contraste
Por: Dr. Félix Muñoz




“He escrito a la iglesia; pero Diótrefes, quien ambiciona ser el primero entre ellos, no nos admite. Por esta causa, si voy allá, haré recordar las obras que hace y cómo nos denigra con palabras maliciosas. No satisfecho con esto, él mismo no admite a los hermanos; además, impide a los que los quieren recibir y los expulsa de la iglesia – 3 Jn 1:9-10 (BMH)”.

Desde luego 3 Juan se dirige a una persona individual, no a una iglesia, aunque no sabemos cuál fuera el Gayo aquí mencionado. Hay tres amigos de Pablo que llevan este nombre: Gayo de Corinto (1 Co. 1:14), Gayo de Macedonia (Hch. 19:29), Gayo de Derbe (Hch. 20:4), pero es improbable que este Gayo de Pérgamo sea ninguno de éstos, aunque las Constituciones Apostólicas lo identifiquen con el Gayo de Derbe. Es posible que en 3 Juan 9 haya una alusión a 2 Juan, y si es así, entonces ambas cartas fueron a individuos en la misma iglesia (una a una mujer leal, la otra a un hombre leal). Hay tres personas acusadamente delineadas en 3 Juan (Gayo, Diótrefes, Demetrio).

Gayo es el laico de fiar en la iglesia, Diótrefes es el oficial dominante, y Demetrio el bondadoso mensajero de Éfeso portador de la carta, una vívida imagen de la primitiva vida de la iglesia y de la primitiva obra misionera. Juan se encuentra en Éfeso, el último de los apóstoles, y con su mirada de águila contempla la obra en Asia Menor. Los mismos engañadores gnósticos están en acción como los que se ven en las otras Epístolas juaninas. Pérgamo es descrita en Apocalipsis 2:13 como el lugar «donde está el trono de Satanás».

Esta carta es una muy personal, y la misma centra su atención en un problema eclesiástico concerniente a maestros itinerantes los cuales Gayo les daba su hospitalidad, mientras que Diótrefres, un autonombrado líder autoritario en la iglesia había rehusado recibir a tales maestros.

Gayo era un hombre nombre, amoroso y hospedador segun los (vv.5-6) "Fielmente procedes" puede traducirse: “has hecho un trabajo fielmente”, “has dado garantía” o “hiciste lo que era seguro”. El texto se refiere a la manera de actuar de una persona, con esto demuestra que Gayo se mantenía en la verdad de la sana doctrina bíblica al proceder de manera correcta como Dios demanda en Su Palabra. Los maestros de la verdad se movilizaban en diversas áreas para compartir la Palabra y era gayo quien les alojaba. Cuando en el (v.7) menciona las palabras "Del Nombre" se refiere a "Jesucristo". La expresión es usada de esta manera en Hechos 5:41.

Llama la atención que es la única carta que no menciona a Cristo por su nombre, lo que no significa que haya una omisión de Jesús. La comunidad cristiana primitiva utilizó el Nombre para referirse a Jesús, siguiendo la tradición hebrea de que el nombre revela la naturaleza del nombrado. 

Juan envió maestros a la iglesia, pero había un problema, "Diótrefes" (v.9), que muchos hay de estos! Tal nombre (Diotrephes, Diosytrephö) traducido al castellano significa "nutrido por Zeus" en la antigüedad el nombre tipificaba el carácter de la persona, Zeus era un dios pagano el cual se creía en la mitología griega que era el rey de los demás dioses y que supervisaba e implantaba su dominio soberano a como dé lugar, su nombre expresaba muy bien su carácter, un hombre dominante que hacia lo que el deseaba. Diótrefes el cual es presentado por Juan como uno "Quien ambiciona ser el primero" (ho philopröteuön autön) literalmente significa “quien gusta ponerse él mismo en el primer lugar, Estar encariñado de ser el primero" o "tener cariño por el reconocimiento del trabajo (posición)". Al parecer, había una lucha por el poder en la iglesia entre Diótrefes y el apóstol Juan, es evidente que Diótrefes quería gobernar toda la iglesia, con su acciones manifestadas en los (v.9) En la cual Juan afirma que El habia escrito anteriormente a la Iglesia (egrapsa ti tëi ekklësiäi). Unos cuantos MSS. Eso es una alusión a una breve carta de recomendación (Hch. 18:27; 2 Co. 3:1; Col. 4:10) enviada con los hermanos mencionados en los (vv.5, 7) o con algunos otros hermanos itinerantes. Diótrefes “Posiblemente destruyo la antigua carta” para que nadie supiera el contenido de la misma. Es muy importante observar que al ir desapareciendo los apóstoles, el gobierno de la iglesia del primer siglo dejaba de estar en manos de quienes fueron discípulos directos de Jesús.

Histórico culturalmente. Diótrefes era sin duda un autonombrado líder en una iglesia casera, el cual rehúsa brindar hospitalidad a los maestros que practicaban y ensenaban la sana doctrina del Señor Jesucristo y que llevaban consigo las cartas de recomendación de Juan. Muchos historiadores han aludido que podía ser a causa de un desacuerdo doctrinal, a causa de alguna desavenencia acerca del liderazgo, o a causa de su malhumorado y desagradable carácter el cual negaba la eficacia de la verdad de Cristo. Se pueden considerar las tres en el mismo contexto y sea cual sea el caso el rehúsa aceptar la autoridad de Juan y sus enviados, y en tales tiempos, rechazar a los enviados o representantes de una persona era ser descortés con aquel que los envió, en otras palabras, rehusar recibir a un representante era negar a la persona misma que los envió.

Diótrefes parece ser un ejemplo de alguien que aprovechaba ese vacío de autoridad para imponerse sin tener autoridad. Aún en la actualidad no ha desaparecido la ambición de ser el primero en la iglesia. La figura de Diótrefes se perfila en cada época y lugar como en la antigüedad. Todo ser humano necesita reconocimiento, y este debe otorgarse a cada quien de acuerdo con su testimonio y servicio en la congregación (1 Tes. 5:12). Sin embargo, cuando este reconocimiento no es recibido naturalmente sino provocado por medio de presiones, mentiras y au­toritarismo se pueden echar a perder los pocos logros que se hubieran alcanzado, y en la memoria de una congregación solo quedarán los tristes recuerdos de quien hizo tanto daño porque demandó el primer lugar a cualquier precio. Quien quiera ser el primero debe seguir la ruta delineada por el ejemplo de Jesús, que vino a servir y a dar su vida por todos.

La verdad queda expuesta al hacer los adecuados análisis hermenéuticos, los cuales demuestran que el carácter de los falsos es una inclinación a la avaricia, y posición personal dominante. Por ello Juan menciona el mensaje de la buena imitación y no de la mala (vv. 11-12) Siguiendo su estilo, hace referencia a Diótrefes para contrastarla con Demetrio. La invitación a no imitar lo malo sino lo bueno se conecta de inmediato con la relación que cada uno tiene con Dios. Lo que nosotros llamamos “bien moral” es aquello que está en armonía con la voluntad de Dios en Su Palabra, y lo contrario tiene su correspondencia con un alejamiento de la voluntad de Dios, es decir apostasía. Esto expresa que el creyente debe ejercitar su discernimiento con la Palabra de Dios y seguir el buen ejemplo dado por esta.






















Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Vidayverdad.org