12 jul. 2014

Hacia una sana doctrina

Hacia una sana doctrina
Por: Dr. Félix Muñoz

"Después de una y otra amonestación, rechaza al hombre que causa divisiones, sabiendo que el tal se ha pervertido y peca, habiéndose condenado a sí mismo - Tit 3:10-11 (BMH)".

La iglesia de hoy es llamada a asumir su responsabilidad ante la demanda del contexto inmediato (3:1-8): "buenas obras, cosas buenas y útiles (v. 8)". El interés del apóstol Pablo es que el pueblo fiel de aquella época (y la iglesia de hoy) asuma su deber de obedecer la Palabra (Efe. 2:10; Stg. 1:22). 



Los eruditos pensaban que las repeticiones eran importantes para que el lector pudiera entender la intención última del escritor. En este caso, se espera que esas palabras se cumplan en cada uno de los que componen la iglesia de Cristo; y esta frase se repite unas seis veces a través de esta corta epístola.

Estos versículos del contexto inmediato contienen siete deberes que los cristianos deben aplicar en su vida, ya que tienen doble ciudadanía (Mat. 22:21). Es decir, que a la vez que rinden lealtad a Dios (Hech. 4:19), deben cumplir con sus deberes civiles, sometiéndose a los gobernantes según la ley (Rom. 13:1-71 Tim. 2:2). Además el cristiano tendrá un trato bondadoso con todos sus conciudadanos. En sí, Pablo enumera los vicios característicos de los no salvos (v.3). Porque en otro tiempo… Éramos, es decir, en nuestro estado inconverso (Efe. 2:3).



La palabra desobedientes es "apeithes", literalmente uno que se niega a dejarse persuadir. Los hombres no evitan a Cristo debido a datos insuficientes, sino debido a su corazón soberbio y no arrepentido. Para comprender más claramente según el contexto inmediato el efecto bondadoso de la enseñanza saludable (sana doctrina) Pablo expresa dos vocablos importantes se pueden ver aquí (v.4): Bondad  del griego (chrestotes) que habla de la generosidad de Dios y su interés amoroso por salvar (Juan 3:16). 

El otro es amor (philanthropia) o filantropía, compasión para librar del peligro. Dios ama a toda la humanidad, por eso se ha propuesto un plan de salvación en la persona de Jesucristo. Por ello Pablo nuevamente recalca la salvación (v.7) por gracia (cf. Efe. 2:4-10) para alcanzar el gran privilegio de todo creyente, de ser herederos conforme a la esperanza… (Gál. 4:5-7). Tito es desafiado a mantener la sana doctrina en contraposición a las herejías que procuraban alcanzar a toda la iglesia (cf. 1 Tim. 1:153:1;  4:9;  2 Tim. 2:11).



Pablo habla de un hereje, usa el término griego "airetikos", que es traducido como que "causa divisiones". Esta persona no está dispuesta a someterse a la Palabra o a los líderes piadosos; tal elige qué creer. La misma palabra sustantivada está incluida en las obras de la carne (Gál. 5:19-21). Hoy, como ayer, las iglesias necesitan una sana enseñanza doctrinal. Aquella enseñanza enraizada en las Escrituras, fuente primaria y básica de toda enseñanza (1 Tim. 1:10 b; Tito 1:92:1). La sana doctrina hace referencia a la doctrina correcta para una práctica correcta (la ortodoxia y la ortopraxia, respectivamente).


El mandato bíblico es cultivar la sana doctrina. El apóstol Pablo mostró su preocupación por la sana doctrina en sus cartas pastorales. El calificativo de sana en su significado básico implica que es algo que es saludable y de gran ganancia. Además, es el medio que el Señor ha dejado para preservar y proteger su iglesia de cualquier enseñanza que propenda a que ella misma llegue a ser un elemento inocuo en la sociedad. Para la iglesia que quiere ser fiel a su Señor no ha sido fácil (y nunca lo será) mantener la correcta enseñanza bíblica. Además, existe el peligro de que, por descuido o desidia, pierda su identidad cristiana como pueblo de Cristo y tienda a desaparecer.

En este tercer milenio, que se ha caracterizado por la globalización y el auge del relativismo posmoderno, cada vez más se torna imperiosa la necesidad de que el pueblo del Señor cultive la sana enseñanza doctrinal que surge del estudio de la Palabra. No obstante, en algunos círculos cristianos toda relevancia que se pueda dar a la enseñanza doctrinal les parece que no contribuye a la fraternidad cristiana y a la espiritualidad relacional entre las diversas comunidades. Así se desarrollan grandes eventos evangelizadores para terminar, si es posible, con un discipulado superficial. El fin último para la iglesia de hoy parece ser “evangelizar” al mundo entero sin una correcta y sana doctrina.

Las iglesias deben esforzarse por contar con un liderazgo bien preparado en la sana doctrina y que este, a su vez, instruya a sus comunidades eclesiales. Si esto no se cumple, con toda seguridad significará un alto costo para las convicciones cristianas que han sostenido a través de su historia. En esta época del auge del sentimiento y las emociones, se debe implementar un discipulado que traduzca la sana doctrina en vidas ejemplares. Existen buenas instituciones teológicas para preparar a ese liderazgo pastoral que no claudicará ante la necesidad de hacer frente a los desafíos culturales de la actualidad “…siguiendo la verdad con amor” (Efe. 4:15).





Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com