15 jul. 2014

La vida plena en Cristo: el antídoto contra el error doctrinal

La vida plena en Cristo: 
el antídoto contra el error doctrinal
Por: Dr. Félix Muñoz


"Por tanto, de la manera que han recibido a Cristo Jesús el Señor, así anden en él, firmemente arraigados y sobreedificados en él, y confirmados por la fe así como han sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Miren que nadie los lleve cautivos por medio de filosofías y vanas sutilezas, conforme a la tradición de hombres, conforme a los principios elementales del mundo, y no conforme a Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad;  y ustedes están completos en él, quien es la cabeza de todo principado y autoridad - Col 2:6-10 (BMH)".

“La evidencia de una doctrina sana se encuentra en la manifestación plena de la vida de Cristo producida por el Espíritu en aquel que la práctica” - Félix Muñoz

Aparentemente para muchos hay una contradicción entre andar y estar arraigados. Pero esta es la tarea del creyente: Su comportamiento (es decir el andar) debe ser dinámico y multifacético en las nuevas realidades diarias de la sociedad; este andar logra su fidelidad al reino solo cuando se halla profundamente enraizado, cimentado en Cristo, y al mismo tiempo en un permanente crecimiento (sobreedificados) y con certeza completa de quién es él.

Al hacer su respectivo análisis léxico sintáctico, podemos hallar que al Pablo utilizar las palabras "por tanto, de la manera que recibisteis" del Griego  (hös oun parelabete). Comunica el mismo sentido que en (1 Tesalonicenses 4:1; Filipenses 4:9) el cual es “aprender de Su ejemplo” (Col 1:7). “Al Señor Jesucristo” (ton Christon Iësoun ton Kurion). Por ello, está claro que Pablo se está enfrentando aquí a las dos formas de herejía gnóstica acerca de la Persona de Cristo (el reconocimiento del Jesús histórico en su humanidad real frente a los gnósticos docetistas, la identidad de Cristo o Mesías con este Jesús histórico frente a los gnósticos cerintios, y el reconocimiento del mismo como Señor). Dando a entender: «Así como por tanto recibieron al Cristo (el Mesías), Jesús el Señor.» Recibieron una enseñanza correcta. Debe ser su responsabilidad “Andad así en Él” (en autöi peripateite). Comunica: «Proseguid andando con Él» es decir: “Aférrense a las primeras lecciones en Cristo”.

Por ello sigue en su expuesto usando la palabra “Arraigados” (errizömenoi). Con ello, Pablo cambia la figura de andar a un árbol en crecimiento. Enfatizando en “Sobreedificados en él” (epoikodomoumenoi en autöi). El cual expresa: “establecerse para quedar así” “edificar sobre”, como en 1 Corintios 3:10, 12. La metáfora vuelve a cambiar a un edificio como en continuo crecimiento (en un tiempo presente). Solo así se puede “hacer firme o estable”. “En la fe” (tëi pistei), o por “vuestra fe”, también tiene buen sentido, expresa que en base al depósito de su fe en Cristo es que se recibe tal crecimiento. Así como fuisteis enseñados (kathös edidachthëte). De “didaskö”, Doctrinados. La doctrina sana da un crecimiento de igual forma, sano, centrado en la persona y obra de Cristo. “Las acciones de gracias” eran aplacadas al ceder a las suaves palabras de los maestros gnósticos. Por ello tanto el énfasis en la doctrina. Por tal razón, Pablo sigue en su expuesto afirmando “Mirad” (blepete). Comunicando «Cuidado», «Prestad atención» o «Fíjese bien». “Que no haya nadie” (më tis estai). Al igual que en 2 Corintios 12:6. “Que os esté llevando cautivos” (ho sulagögön). Proveniente de (sulë), “botín”, y (agö), “conducir, acarrear”, llevarse fuera como botín a una cautiva, esclava, doncella. EN tales tiempos, había algún líder destacado que estaba haciendo la mayor parte del daño en extraviar a la gente. Por medio de filosofías (día tës philosophias). Esta palabra fue empleada por Pablo debido a que los gnósticos tenían predilección por ella. Una palabra antigua proveniente de philosophos (philos, sophos, uno dedicado al seguimiento de la sabiduría) Con esto, Pablo no condena el conocimiento ni la sabiduría “sino sólo esta falsa filosofía”, «la falsamente llamada ciencia» (pseudönumos gnösis, 1 Ti. 6:20), y explicado aquí por las siguientes palabras. Y huecas sutilezas (kai kenës apatës). Un antiguo término para “truco, engaño”, como el de las riquezas (Mt. 13:22). Descriptivo de la filosofía de los gnósticos.

Tales filosofías huecas eran impartidas por “Tradición” (paradosin). La tradición puede ser buena (2 Ts. 2:15; 3:6) o mala (Mr. 7:3). Pero aquí es “indigna y dañina”, meramente las insensatas teorías de los gnósticos. Las cuales eran “Principios elementales” (stoicheia). Vieja palabra para cualquier cosa en serie (stoichos) como las letras del alfabeto, los materiales del universo (2 P. 3:10, 12), enseñanzas elementales (He. 5:12), elementos de la instrucción ceremonial judaica (Hch. 15:10; Gá. 4:3, 9), los capciosos argumentos de los filósofos gnósticos, y como aquí, con sus eones (Eón: En el gnosticismo, cada una de las inteligencias o entidades divinas y eternas de uno u otro sexo emanadas de la divinidad suprema) y reglas de vida. Y “no según Cristo” (kai ou kata Christon). Cristo es la pauta por la que aquilatar la filosofía y todas las fases del conocimiento humano. Los gnósticos estaban midiendo a Cristo por medio de su filosofía, como tantos están haciéndolo actualmente. Lo hacen al revés. Cristo es la medida para todo el conocimiento humano, por cuanto Él es el Creador y Sustentador del universo.

Como Cristo es la pauta que aplaca toda falsa filosofía y enseñanza, es que Pablo expresa “Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (hoti en autöi katoikei pän to plëröma tës theotëtos sömatikös). En esta oración, dada como la razón (debido a que) para la anterior declaración de Cristo como la medida del conocimiento humano, Pablo expone el corazón de su mensaje acerca de la Persona de Cristo. Ahí mora (en el propio hogar) en Cristo no uno o más aspectos de la Deidad, sino la misma esencia de Dios (de theos, deitas), y que no debe ser confundido con theiotes en Romanos 1:20 (de theios, la cualidad de Dios, divinitas). La palabra corporalmente (somatikos) significa, en el contexto “una forma concentrada, como si fuera visible y tangible”. Jesucristo es desde la eternidad la imagen del Dios invisible (Col. 1:15). No hay nada que justifique la búsqueda de algo más que a Jesucristo mismo.

La distinción es observada en toda la “plenitud” «plëröma», no sólo ciertos aspectos, mora en Cristo y en forma corporal, mora ahora en Cristo en su humanidad glorificada (Fil. 2:9–11), «el cuerpo de su gloria».  La plenitud de la Deidad estaba en Cristo antes de la Encarnación (Jn. 1:14, 18; 1 Jn. 1:1–3). Fue el Hijo de Dios que vino en la semejanza de los hombres (Fil. 2:7). Pablo refuta aquí la teoría docetista de que Jesús no poseyera cuerpo humano, así como de la separación que hacían los cerintios entre el hombre Jesús y el eón Cristo. Pablo afirma así claramente la deidad y la humanidad de Jesucristo en forma corpórea. ¿Porque es tan importante conocer correctamente a Cristo según las Escrituras? Porque al conocer de el conforme la biblia, le conoceremos a Él en una experiencia personal, por ello Pablo añade “Vosotros estáis completos” (peplërömenoi), de (plëroö), Con esto comunica que “Cristo es nuestra plenitud”, de la que todos nosotros participamos (Jn. 1:16; Ef. 1:23), y nuestra meta es llegar a tener la plenitud de Dios en Cristo (Ef. 3:19). «En Cristo ellos encuentran la satisfacción de todo anhelo espiritual» (Peake). La cabeza (hë kephalë). No puede haber otro puesto para Cristo.

Exegesis

Estos versículos ocupan un lugar central en la carta sirviendo como una clase de bisagra. Resumen lo que ya ha sido escrito y proveen la base de ataque contra las falsas doctrinas (Col 2:8-23). Cristo Jesús, a quien los colosenses habían recibido como Señor cuando se convirtieron, es el Señor de la creación y de la redención (Col 1:15-20), y está en el centro del misterio de Dios (Col 1:27). Recibido es un término técnico que significa “recibir una tradición” y aquí indica que ellos han recibido tanto a la persona como a la enseñanza autoritativa acerca de ella. La vida cristiana demanda que continúen como han comenzado y así los lectores son instados: andad (lit. “caminad”, cf. Col 1:10; Gál 5:16) en él. Doctrina y conducta, teología y ética, van juntas.

Para animarlos en su desarrollo cristiano deben recordar que Dios los ha arraigado firmemente en Cristo, y que continúa edificándolos en él (1 Cor 3:6-11) y fortaleciéndolos por la fe, habiendo sido enseñados. Dios ya está actuando poderosamente y, mientras vivan bajo el señorío de Cristo, deben estar abundando en acciones de gracias. Jesucristo es más que suficiente para encarar los peligros de la falsa doctrina. Ellos debían asegurarse que su forma de vivir y pensar se conformaría continuamente a su enseñanza.

Pablo anuncia aquí la primera de varias advertencias (v.8), y luego expone una explicación positiva de la obra de Dios en Cristo y de la unión de los colosenses con él en su muerte, sepultura y resurrección (vv. 9-15). Los colosenses debían estar atentos para no ser arrastrados de la verdad a la esclavitud del error (al igual que todo creyente en todo espacio de tiempo). Que nadie os lleve cautivos, que nadie os “rapte”, y el método que estos falsos maestros usarían es su clase de filosofía (como antes mencionado en el análisis léxico sintáctico) que era seductiva y engañosa. Como la tradición tenía la apariencia de dignidad, autoridad y revelación, pero Pablo rechaza cualquier sugerencia de origen divino: sencillamente es humano. Esto demuestra  que tales maestros eran dominados por esas fuerzas personales y demoníacas que oprimen a hombres y mujeres. Lo peor de todo es que esta enseñanza se erige en oposición de Cristo. El legalismo de hoy, la justificación por obras o cualquier enseñanza que devalúe la obra salvífica de Cristo en la cruz, pueden ser usados por los poderes de las tinieblas para retener a hombres y mujeres en la esclavitud espiritual.

Hay dos razones por las que esta filosofía se opone a Cristo. Primera, en Cristo habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y la falsa enseñanza no reconoce esto. El tema de la plenitud fue probablemente la consigna de los falsos maestros para describir al Dios eterno que podría ser alcanzado sólo por mediadores. En el pensamiento gnóstico tardío (basado en el “conocimiento interior”) Cristo se ve como el último de una línea de mediadores. Sin embargo, Pablo declara que toda la plenitud del ser divino o deidad se encarna directamente en Cristo y que esta encarnación es permanente. La expresión habita corporalmente (lo cual podría significar “actualmente” o “en realidad concreta”, como opuesto a una mera apariencia) puede entenderse mejor como “tomando forma corporal” y refiriéndose a la encarnación. La plenitud sólo puede encontrarse en Cristo, no en temblar ante “elementos del universo” o en practicar sus reglas.

Segunda, esta falsa enseñanza se opone a Cristo porque los lectores ya están completos en él, es Decir, en su unión con Cristo ellos han recibido la plenitud de la salvación. Por lo tanto, no necesitan inclinarse ante algún poder espiritual del universo ni guardar sus reglas para alcanzar esta plenitud, tal como indicaban los falsos maestros. El único en quien los creyentes están completos es en Cristo, la cabeza, es decir, el que gobierna sobre todo principado y autoridad (Col 1:18). Con esto, la plenitud de Cristo es exaltada sobre cualquier astro. 

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com