9 dic. 2014

¿Quién Incitó a David a Censar a Israel?

¿Quién Incitó a David a Censar a Israel? 



Los censos bajo la Ley de Moisés no eran inherentemente malos. De hecho, Dios realmente mandó a Moisés a contar a los soldados israelitas en dos ocasiones diferentes—una vez en el segundo año después de su libertad de la esclavitud egipcia y otra vez alrededor de cuarenta años después, cerca del final de las andanzas de Israel en el desierto (Números 1:1-3,19; 26:2-4). Aunque el libro de Números describe muchas de las experiencias de los israelitas mientras vagaban a través de una tierra estéril, el libro toma su nombre (asignado primeramente por los traductores de la Septuaginta) de estos dos censos de los israelitas. 

En realidad, los censos eran una práctica legítima bajo la ley antigua (cf. Éxodo 30:11-16). Sin embargo, algunas veces los motivos de una persona pueden convertir a las acciones legales en obras pecaminosas (cf. Mateo 6:1-18). Este fue el caso con el Rey David cuando decidió contar a los israelitas en la última parte de su reino. Dios no mandó que se hiciera un censo, ni tampoco David lo instigó por una causa noble. En cambio, la Biblia implica que las intenciones de David (y por ende sus acciones) fueron deshonrosas, imprudentes y pecaminosas (cf. 2 Samuel 24:3,10et.seq.).



Para muchos lectores de la Biblia, los relatos paralelos que describen el censo que David realizó en Israel (en 2 Samuel 24 y 1 Crónicas 21) poseen un problema serio. “¿Por qué 2 Samuel 24:1 declara que Dios ‘incitó’ a David en contra de Israel, mientras 1 Crónicas 21:1 dice que Satanás fue el que “se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel’”? ¿Pueden ser correctos ambos pasajes, o es esta una contradicción?

La palabra hebrea wayyaset, traducida “incitó”, es idéntica en ambos pasajes. Se describe las acciones de Dios y Satanás con la misma palabra. La diferencia yace en el sentido en que se usa la palabra: Satanás incitó (o tentó—cf. 1 Tesalonicenses 3:5) a David más directamente, mientras se dice que Dios incitó a David porque permitió que se realizara esa tentación. Los hebreos a menudo usaban los verbos activos para expresar “no la realización de algo, sino el permiso de algo que se dice que el agente hace” (Bullinger, 2898, p. 823, énfasis en original). A través de la Biblia, los escritores inspirados a menudo describen la permisividad de Dios como algo que el Señor hace.

El libro de Éxodo registra que “Dios endureció el corazón de Faraón” (Éxodo 7:3,13; 9:12; 10:1 et.al.), pero Dios no forzó directamente a Faraón a rechazar Su voluntad. Dios endureció su corazón en el sentido que proveyó las circunstancias y ocasión para que Faraón rechazara Su voluntad. Dios envió a Moisés para anunciar Sus demandas ante Faraón, incluso acompañó a Sus palabras con milagros—para confirmar el origen divino del mensaje (cf. Marcos 16:20). Faraón decidió resistir las demandas de Dios. Dios simplemente proveyó la ocasión para que Faraón demostrara su actitud inflexible. Si Dios no hubiera enviado a Moisés, Faraón no hubiera enfrentado el dilema de liberar o no a los israelitas. Así que Dios fue ciertamente el iniciador de las circunstancias que guiaron al pecado de Faraón, pero Él no fue el autor (o causa directa) del desafío de Faraón.

Otro caso en que se encuentra este lenguaje idiomático es el libro de Job. De hecho, la situación en cuanto a la incitación de Dios y Satanás para que David censara a Israel probablemente se asemeja más a los primeros dos capítulos de Job que a ningún otro pasaje de la Escritura. Satanás entró a la presencia de Dios en dos ocasiones diferentes en Job 1-2. La primera vez, acusó al justo Job de solamente servir a Dios a causa de las bendiciones que Dios le concedía (1:9-11). Dios entonces permitió que Satanás afligiera a Job con sufrimiento, diciendo a Satanás, “He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él” (1:12). Después que Satanás usó agentes humanos y naturales para destruir la riqueza y a todos los hijos de Job (1:13-19), regresó a la presencia del Señor. Note el intercambio de palabras entre Dios y Satanás (en vista del pensamiento idiomático hebreo: se dice que Dios hace lo quepermite).

Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa? Respondiendo Satanás, dijo a Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida. Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza (Job 2:3-7, énfasis añadido).
Aunque Dios sabía que Satanás era la causa directa del sufrimiento de Job (registrado en el capítulo uno), Él dijo a Satanás: “tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa” (2:3, énfasis añadido). Como resultado de la fidelidad de Job durante ese tiempo de sufrimiento, Satanás entonces propuso un nuevo desafío a Dios, diciendo, “Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia (vs. 5). Básicamente, Dios dijo, “Bien, lo haré”, pero Él realmente no lo hizo de una manera directa


Simplemente permitió que Satanás lo hiciera: “He aquí, él [Job—EL] está en tu mano; mas guarda su vida” (vs. 6). Así que Satanás “hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza” (vs. 7). El diálogo de Dios y Satanás en Job capítulo 2 no deja duda que los escritores inspirados a menudo describen lo que Dios permite que pase como algo queDios hace. El autor inspirado del libro de Job incluso reitera este punto cuarenta capítulos después, cuando escribe: “Y vinieron a él [a Job—EL] todos sus hermanos y todas sus hermanas, y todos los que antes le habían conocido, y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él” (42:11, énfasis añadido).

En su comentario sobre 2 Samuel, Burton Coffman mencionó que el mismo principio todavía opera en la dispensación cristiana.
Pablo señaló que Dios realmente incita a la gente que no ama la verdad, sino que se complace en la injusticia, a creer la mentira y ser condenada (2 Tesalonicenses 2:9-12).
“Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados, etc.” (1992, p. 329).

Las personas referidas en 2 Tesalonicenses 2 hicieron la decisión de rechazar la verdad de la Palabra de Dios (cf. vs. 10), y creer la mentira. Dios envía un poder engañoso en el sentido que controla la crisis del mundo.
El problema de cómo un Dios amoroso puede enviar un “poder engañoso” (2 Tesalonicenses 2:11), endurecer el corazón de alguien (Éxodo 9:12) o incitar a alguien a pecar (como en el caso del censo que David hizo en Israel—2 Samuel 24:1), puede compararse a la obra de Dios en la naturaleza. En un sentido, se puede decir que Dios mata a alguien que salta de un edificio de 100 pisos, ya que Dios fue el que estableció la ley de gravedad (pero Él no forzó a la persona a saltar del edificio). Algunos escritores inspirados escribieron desde este punto de vista, lo cual era una costumbre en su cultura.


Ciertamente, así como Faraón endureció su corazón porque Dios proveyó la ocasión para que lo hiciera, y así como Job sufrió porque Dios permitió que Satanás golpeara a Job con calamidades, Dios permitió que Satanás incitara a David a pecar (1 Crónicas 21:1). Israel sufrió como resultado directo de la obra de Satanás en la vida del Rey David, lo cual Dios permitió. Por ende, se puede decir legítimamente que Dios y Satanás habían incitado al rey—pero en maneras diferentes (y por diferentes razones).



















FUENTE: Apologetics Press 

REFERENCIAS
Bullinger, E.W. (1898), Figures of Speech Used in the Bible (Grand Rapids, MI: Baker, reimpresión de 1968).
Butt, Kyle y Dave Miller (2007), “¿Quién Endureció el Corazón de Faraón?” [En-línea],URL: http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/3486.
Coffman, Burton (1992), Commentary on Second Samuel (Abilene, TX: ACU Press).



Derechos de autor © 2007 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.


Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).
Se produjo un error en este gadget.

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Templateism.com