28 ago. 2014

El Plan de Dios

El Plan de Dios
Por: Dr. Félix Muñoz


Verdad central - [Romanos 8:28-39]

Introducción

El cristiano puede descansar seguro en las promesas de Dios. Nada ni nadie puede arrebatar de la mano de Dios a ninguno de sus hijos. Para dar una buena exégesis se debe ver el contexto completo de la carta de Pablo a la Iglesia en Roma, y así tener en cuenta el plan divino de Dios para con los redimidos por medio de las aflicciones. La verdad central estará enfocada en Romanos 8:28-39, pero comenzaremos dando una explicación clave del contexto inmediato desde Romanos 8:18-27.

Esto se peude dividir en dos areas:
  1. Herederos que son conformados (vs. 28-30).
  2. Herederos que no pueden ser separados del amor de Dios (vs. 31-39).

I.  Los sufrimientos de la vida presente forman parte del plan eterno de Dios. (8:18-27).
  • Los sufrimientos de creación forman parte del plan de Dios (8:18-22).
  • El plan de Dios incluye las aflicciones presentes y la gloria futura de la creación (8:18).
  • La creación también será bendecida y liberada de la maldición presente (8:19-21).
  • La creación que ahora se duele disfrutara del reino del Mesías cuando desaparezcan los dolores de parto (8:22).
  • Los sufrimientos de los redimidos forman parte del plan de Dios (8:23-25).
  • Los sufrimientos del creyente terminaran en el día de la resurrección (8:23).
  • Los sufrimientos del creyente cesaran cuando la esperanza se convierta en realidad (8:24).
  • Los sufrimientos del creyente producen paciencia en su vida personal (8:25).
  • La intervención del Espíritu forma parte del plan de Dios (8:26-27).
  • El Espíritu interviene ayudando al creyente en la oración (8:26).
  • El Espíritu interviene intercediendo por los creyentes (8:27).


Los sufrimientos de la vida presente darán paso a una gloria indescriptible (8:28-39).
  • Los sufrimientos de la vida presente darán paso a la glorificación de los redimidos (8:28-30).

  • Porque Dios obra todas las cosas para el bien de los que le aman (8:28).

  • Por que Dios ha predeterminado que los elegidos sean hechos conforme a la imagen de Cristo (8:29).

  • Por que Dios ha determinado glorificar a todos los redimidos (8:30).

  • Los sufrimientos de la vida presente no nos separaran del redentor sino que nos unen mas a El (8:31-36).

  • Porque la presencia y la promesa de Dios son una realidad inquebrantable (8:31-32).

  • Porque el creyente no sufrirá acusación ni condenación delante de Dios (8:33-34).
  • Porque el creyente no sufrirá separación de la presencia de Dios (8:35-36).

  • Los sufrimientos de la vida presente culminara con una victoria rotunda (8:37-39).

  • Por que el creyente ya es mas que vencedor (8:37).

  • Por que el creyente puede estar seguro de que nada lo puede separar del amor de Dios (8:38-39).


El pecado es la causa de los grandes males no tan solo en la raza humana, sino también en el resto de la creación. Todo el universo ha sido afectado por el pecado. No obstante, el plan de Dios ha de consumarse. Viene el día cuando Dios creara nuevos cielos y una nueva tierra y disfrutaremos de esa nueva creación. Eso es posible porque Cristo pago el rescate mediante su muerte expiatoria en la cruz del calvario. Todos los que hemos creído en El gozaremos de la bendita esperanza de estar con El por toda la eternidad.  

Romanos 8 comienza con la declaración de que no hay condenación o juicio para los que están en Cristo Jesús. Es decir, para quienes han puesto su fe en Cristo y han sido identificados con El mediante el bautismo del Espíritu Santo. La encarnación del Hijo y su consecuente muerte expiatoria ha hecho posible que todos los que confían en El sean incluidos en la familia de Dios y tengan las primicias del Espíritu Santo. Los tales, como hijos de Dios, son (guiados [Griego] = controlados) por el Espíritu Santo.

La obra de Cristo ha hecho posible que quienes confían en El tengan la esperanza gloriosa y segura de una absoluta liberación del pecado y sus consecuencias. También la creación material será beneficiada por la obra de Cristo, puesto que ella le aguarda la liberación de la esclavitud a la que esta sometida a causa del pecado. En los versos 28-30, Pablo explica el significado de la elección divina. En dicho pasaje declara que la elección tiene lugar en la eternidad pasada, que es según el propósito o decreto eterno de Dios, que tiene que ver con personas y no con acciones personales, que se proyecta a la eternidad futura, pero que dentro de la esfera del tiempo Dios llama y declara justos a quienes han de formar parte de su familia. Todo eso es motivo de gratitud a Dios porque es un acto de su gracia a través de Cristo. Una vez que el creyente ha sido unido a Cristo no hay nada que pueda separarlo de El.

En los versos 31-39, el apóstol Pablo expone algunos de los resultados de la elección. Dios, quien ha declarado justos a sus elegidos no condenara a quienes ha hecho objeto de su amor (8:32-33). Tampoco habrá condenación para aquellos por quienes Cristo murió (8:34). Finalmente, Pablo declara que no cosa alguna que pueda separar al creyente del amor de Cristo (8:35-39).
La seguridad de la salvación esta garantizada por el hecho de que nada ni nadie puede separar al creyente del amor de Dios que es en Cristo Jesús. No hay amor de Dios en el infierno. Por lo tanto, ningún creyente puede perder su salvación e ir a la condenación eterna porque allí estaría separado del amor de Dios. 

Romanos 8 comienza con la clara declaración de que no hay condenación para los que esta en Cristo Jesús [lo subsiguiente del verso "para los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espiritu" no aparece en los mensajes originales, por lo tanto es un adherido] y termina con otra proclamación no menos clara: nada ni nadie puede separar al creyente del amor de DiosY en esta afirmación podemos descansar ya que por gracia somos salvos (Efe 2:8-10). Todo se origina en la gracia de Dios: El toma la iniciativa para proveer la salvación, la misma es dada a los que totalmente no son dignos  de ella, y la establece sobre la base de la Persona y obra del Hijo en la cruz del calvario. La misma El la da como una posesión presente  (Lc 23:39-43). Los que son salvos pueden saberlo por que el Espíritu Santo da testimonio de que es hijo de Dios aquel que ya le recibe (Rom 8:16).

La manera en que recibimos el don del a vida eterna  es por medio de la fe. La fe significa  que el hombre asume su puesto como pecador perdido y culpable y recibe al Señor Jesús como su única esperanza de salvación. La verdadera fe salvadora es la entrega de una persona a una Persona [Cristo].
Cualquier idea de que el hombre puede ganar o merecer la salvación queda para siempre eliminada con estas palabras que Pablo habla a Éfeso (Efe 2:8). Y esto no proviene de vosotros. Los muertos nada pueden hacer y los pecadores no merecen solo que el castigo.

Pablo enfatiza claramente a la Iglesia en su carta diciendo: es don de Dios, un don, naturalmente, es un presente gratuito e incondicional, es decir un regalo sin esperar nada a cambio. Es solo sobre esta base que Dios ofrece la salvación. El don de Dios, es la salvación por gracia y por medio de la fe. Y es ofrecido a todos en todo lugar. La gracia es el medio, la fe es el vehículo que nos transporta al objeto el cual es Jesús el Cristo, el autor de la salvación.
El plan de Dios no esta basado en nuestras propias obras, así mismo Pablo lo dirige (Efe 2:9), no por obras, es decir, no se trata e algo que usted o yo podamos hacer para ganarnos la salvación mediante la obras supuestamente meritorias. Por ejemplo, no puede ser ganada por:

1. La confirmación
2. El bautismo
3. La membresía de una iglesia
4. La asistencia a una iglesia
5. La santa comunión
6. Tratad de guardar los diez mandamientos
7. Vivir por el sermón del monte
8. Dar a la caridad
9. Ser un buen vecino
10. Vivir una vida moral y respetable……etc.!

Nadie se salva por las obras. Y nadie se salva por la fe mas las obras. La salvación es por medio de la fe y nada más. En el momento en que se añaden obras a la salvación para conseguir la vida eterna entonces la salvación ya no es por gracia (Rom 11:6). El hecho de que las obras no estén incluidas en la salvación es para que no haya jactancia humana ante la presencia de Dios, que le hombre no tenga de que gloriarse ante El y eso es imposible (Rom 3:27). Si alguien se salvase por obras entonces la muerte de Cristo no era necesaria (Gal 2:21), y Dios no es deudor de nadie (Rom 11:35), y esa gloria no la comparte con nadie (Is 42:8). Pero sabemos que la razón por la cual murió es por que todos somos pecadores y necesitamos la salvación de El (Rom 3:235:12), y nosotros no tenemos el poder para auto-salvarnos de la ira de Dios, sino fuera por su gracia estaríamos perdidos.  El plan de Dios para con nosotros consiste en:

Fe -> Salvación -> Buenas Obras -> Recompensa

La fe conduce a la salvación. La salvación resulta en buenas obras. Las buenas obras recibirán recompensa de su parte. No hay otro orden establecido por Dios en la Biblia. El plan de Dios esta establecido, las dificultades producen su vida en nosotros y somos la imagen de Cristo el Hijo de Dios, para así como somos consolados pror El, consolemos a otros (2 Cor 1:3-6) y así tener claro que  nada ni nadie nos puede separar y arrebatar de su amor el cual esta en Cristo Jesús Señor nuestro. Descansemos en su gracia y vivamos una vida fructífera en El.

Apostasia al dia

Autor & Editor

Apostasia al dia

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.



Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos - Jud 1:3 (RVR).

Seguidores

Concordancia

Verso del dia

Copyright © 2014 Apostasía al día . Con tecnología de Blogger.

 
Apostasía al día © 2015 - Designed by Vidayverdad.org